Este genial dibujo, con el que me siento muy identificada, es obra del genial ilustrador y artista Jordi Labanda.

lunes, 28 de enero de 2013

Traumas de mi madurez: la ducha con productos Mercadona

Hoy vengo con una desilusión tremenda...

Después de todos vuestros comentarios megapositivos sobre Mercadona en esta entrada, me propuse convertirme en fanS total de este supermercado.

Reconozco que ya había picado alguna vez con sus productos de droguería, pero... he sufrido una decepción terrible.

Estos son los dos productos culpables:

- Monogotas de vainilla (1,50 Eur):



Este ya lo tengo desde hace tiempo. Para empezar, no huele a vainilla, sino a caramelo de toffee.
Igualmente huele genial, y cumple con su función. Si su función fuera simplemente limpiar la piel, claro...
Pero, ¿qué ocurre?
Que cuando le damos la vuelta al envase, leemos lo que ocurrirá cuando lo usemos:



"Una tentadora provocación convertida en un sensual y delicado gel de baño. Su cálida y dulce fragancia juega de forma traviesa con el delicioso aroma de la vainilla haciendo del momento del baño un ritual de relajación y bienestar. Disfruta con el placer de un intenso perfume combinado con una textura cremosa y nutritiva".

Que tú lo lees y piensas que por uno cincuenta bien vale la pena intentarlo... y que intuyes de dónde tomó la inspiración la autora de las sombra de Grey... ¡de aquí! Seguro que se estaba duchando con el gel del Mercadona y le entró hasta calentón leyendo esto de Juega de forma traviesa... ¡ay, ay, ay!

Y claro, una se crea esas expectativas y se lleva un chasco. Para empezar, a Padre no le gusta el olor, que le da asco, dice... Como para pensar en jugar de forma traviesa...
Para continuar, no es un delicioso aroma de la vainilla, ¡coño! ¡que es toffee!
Y para seguir... yo quiero mi ritual de relajación y bienestar, en lugar de bañarme con una niña de 3 años y jugar con Pocoyó mientras me pregunta por qué tengo pelos en CiertaParteDeMiCuerpoYHastaAquíPuedoLeer.

Me devuelvan mi euro cincuenta, por favor.

- Mascarilla oro líquido (2,40 Eur).



De nuevo un producto con olor peculiar. Es un olor especiado, como de Oriente, que, sin embargo, no resulta empalagoso y no permanece con mucha intensidad en el pelo.
También me gusta y me deja las puntas muy hidratadas.

Pero de nuevo... el mismo chasco.



"Su cálida y exótica fragancia crea una atmósfera de misterio y sofisticación, que convierte el cuidado de tu cabello en un ritual único y exclusivo".

Total, que cuando una lo lee se imagina en un hamman turco, rodeada de sirvientas que te zambullen en una bañera con leche de burra, como la mismísima Cleopatra... Hasta me llegué a imaginar con pinta de Liz Taylor, por aquello de la atmósfera de misterio y sofisticación.

Y claro, lo mejor es cuando te hablan de que si usas esta mascarilla vas a tener un ritual único y exclusivo... AmosNoMeJodas... tan exclusivo como los millones de clientes de Mercadona que tienen esta mascarilla en su casa...

Así que yo, de mayor, quiero trabajar en Mercadona y ser la que escribe los textos de los envases de la sección de Perfumería... porque está claro que el que se los inventa se fuma algo. Algo realmente bueno...

¿Habéis probado alguno de estos productos? ¿Os teletransportan a lugares exóticos y sofisticados?

NOTA: Fuera de coñas, estoy encantada con la mascarilla.




viernes, 25 de enero de 2013

Cosas con las que no estoy de acuerdo: tanatorios y viudas coñazo


Si alguno se pregunta cómo pasé el primer día del año, os contesto rápido: en el tanatorio.

Sí, sí, como lo oís.



Dentro de la cantidad de cosas que me suelen ocurrir (y siguiendo con la idea de que soy un poco gafe), el día 1 comencé el año yendo a un tanatorio.
Un amigo de la infancia de mi padre falleció el día 31. Una muerte siempre es algo triste, pero era un señor ya con 80 y tantos que llevaba enfermo muchos años, con el marrrrrdito bicho en el cuerpo, y finalmente no pudo superar la enfermedad y murió en Nochevieja.
Os cuento esto para que veáis que no era una muerte de alguien joven y sano, que siempre impresionan más. Por supuesto, su familia estaba triste, pero os pongo en antecedentes para que veáis que lo que siguió a continuación no fue ni medio normal.

Bendita Abuela necesitaba que la llevase en coche porque estaba con fiebre y  me pidió que fuera con ella. Temprano.
Temprano para mi madre significa a las 8 de la mañana, 9 por ser un tanatorio, pero conseguí retrasarlo hasta las 10.
Vamos, que allá iba yo con mi coche por Madrid, el día 1 de enero, atravesando calles desiertas o llenas de borrachuzos, que no sé qué es peor.

El concepto tanatorio, para empezar, no me gusta. Una sala fría, llena de plañideras, con ese horrible cristal para ver al muerto (me parece de lo más tétrico y morboso) rodeado de coronas de flores… Ambiente frío, sillones de piel sintética, perdonadme, pero no es para mí. Yo quiero un funeral rollo Love Actually, con gente que se descojone mientras visionan un vídeo gracioso (o leen alguna entrada de mi blog). Y por supuesto… a mí no me va a ver nadie muerta y maquillada ¡Los RePaVas me los hago yo, oiga! Y ese día no voy a estar para mucho rimmel… PerdonenQueNoMeLevante.

Pero ya me estoy dispersando… y esto es España. Spain is different y nos molan los tanatorios, el cristal destapado y el muerto en la caja, para diversión de todos. Los comentarios del tipo “míral@ qué guap@, si parece que está dormidit@”... Ains, los pelos como escarpias, señores. Y todavía hay algún familiar que te pregunta si le quieres ver… Pues no, oiga, mire, prefiero quedarme a este lado de la sala, que no me aporta nada verle así… No se lo tome a mal, pero lo de ver muertos en mis ratos libres lo estoy dejando…

Llegamos allí y saludamos a la pobre viuda, que estaba triste, pero entera. Y ahí fue cuando empezó el espectáculo. Porque las viudas que estaban a su alrededor no querían verla entera… querían su porción de espectáculo, querían ver cómo lloraba y regodearse en su pérdida. Porque si uno no llora y monta el teatro, es que no lo siente… Y como la viuda no quería comenzarlo, ya empezaron ellas:

- Sí, sí, hoy estás muy bien, pero ya verás cuando pasen unos días…

- Me lo vas a decir a mí… que no hay día que no llore al recordar a mi Manolo.

- Ya verás cuando entres en la casa y estés tú solica…

- 17 años hace que mi Pepe se murió y todavía estoy tomando las pastillas para la depresión (las pastillas de los nervios, en mi tierra).

- Ay, hija mía, con lo bueno que era tu Antonio… ya verás… esto es el principio, pero ya verás… Nunca va a ser igual…

Sí, sí, sigan así, señoras… eso es justo lo que una viuda reciente necesita… ¡No te jode! A ver si a golpe de repetirlo, la pobre mujer acaba por creérselo y se coge una depresión de las buenas.
Os juro que mientras escuchaba a las viudas alegres me empezó a entrar la risa, por lo surrealista del asunto… Me contuve, pero me dieron ganas de empezar a repartir Lexatines (o collejas) y decirles 4 cosas bien dichas.
Y siempre son mujeres, ¿eh? Nunca he escuchado a un viudo hablar en esos términos.

Para empezar… ¿a qué coño va esta gente allí? ¿A animar o a deprimir?
¿Por qué a determinadas personas les cuesta tanto no ser tóxicas?
No es cuestión de ponerse a contar chistes (o sí), pero ese afán por quejarse, esa capacidad de depresión, esa negatividad… ¡Señores, las viudas españolas de más de 60 años son insoportables!

Así que allí estuve, 15 minutos nada más, alucinada entre los comentarios de las plañideras y la entereza de la familia, apuntando los detalles en mi cabeza, para tener claro que yo, perdonen mi originalidad, no quiero un velatorio.

¿Cómo lo veis? 

Muchísimas gracias por toooooodos los comentarios y ánimos del post anterior. Sois los más mejores. Releyendo un poco todo, me he dado cuenta de que igual he transmitido más negatividad y peor estado de ánimo del que tengo ahora mismo. Estoy muy bien, de verdad, o al menos, ¡mucho mejor que el año pasado!

miércoles, 23 de enero de 2013

Elemento tocafolicular de la semana: cómo afrontar la infertilidad cuando ya tienes hijos.


No me gusta demasiado hablar de este tema, ya que siempre que lo toco, me entra un poco de miedo, desesperanza y sentimiento de incomprensión.
Pero tras casi 4 años de búsqueda de bebé y no habiendo encontrado en la red ningún testimonio o información sobre el tema, me decido a contar cómo lo he vivido/lo vivo yo. En primera persona. Esta es mi visión PERSONAL del asunto, con las consideraciones personales que me afectan a mí. No pretendo dar lecciones a nadie.



Los que lleváis mucho tiempo por aquí ya sabéis que tengo una hija preciosa, conocida como Criatura, o “la rubia”, que me ha llenado el corazón y la vida.
Nunca fui una persona con instinto maternal.
Nunca tuve claro si quería hijos o no. Hasta que un día, el chip interno me cambió y me decidí/nos decidimos a aumentar nuestra familia de 2.
Criatura llegó el segundo mes de búsqueda (y el primero casi no lo cuento porque la regla me bajó a los 15 días de dejar de tomarme la píldora).
Fue un regalo. O un milagro, ahora lo tengo claro.

Los primeros meses fueron duros. No hablo de la falta de sueño, ni del cansancio. Hablo de mi pérdida de individualidad. Ya he comentado muchas veces en el blog que me resultó difícil acoplar mi vida a la de esa personita que me necesitaba y que dependía de mí todo el tiempo. Aunque, afortunadamente, esa sensación fue mitigándose con el paso de los meses, y ya hoy ha desaparecido por completo.
Sin embargo, nuestro deseo era tener más hijos. Siempre dije que no tendría un hijo único. Que, o bien no tenía ninguno (algo que no me parecía para nada horrible), o bien tenía más de uno.
Así que, nos pusimos manos a la obra pasada la cuarentena. Como lo oís.
Nos parecía buena idea que los niños no se llevasen mucho tiempo. Los criaríamos a la vez, y veíamos más ventajas que inconvenientes en ello.
Como con Criatura fue tan fácil la concepción, esperábamos formar una familia numerosa en un par de años. Como mucho. ¡Ja!

Los meses pasaban y el ansiado positivo no llegaba.
A los 9 meses de comenzar a intentarlo, fui a mi ginecóloga de entonces planteándole mis dudas. La enfermera y ella se rieron en mi cara (literalmente) y me acusaron de ser una impaciente. ¡Si había tenido una hija sin ningún problema! ¡Cómo iba a tener problemas de fertilidad!
Me hicieron unas analíticas hormonales y me dijeron que todo estaba OK. Por entonces, mi FSH ya era alta y, mirándola con un poco de cariño, podrían haber visto que eso indicaba que mi reserva ovárica no era grande. Pero me ignoraron.

Al año de comenzar a intentarlo, a mi padre le diagnosticaron un cáncer terminal que hizo que postergase aún más mi visita al ginecólogo.

Al año y medio volví a preguntar, esta vez cambiándome de ginecólogo.
Este segundo gine, me confirmó mis sospechas. Mis óvulos eran pocos y malos. Padre estaba OK. Comencé un tratamiento con Omifín y nos recomendó una Inseminación Artificial (IA). Tuve mucha suerte y me quedé embarazada a la primera. No podía creerlo.
Ese embarazo, sin embargo, se paró a las 8 semanas (y me lo diagnosticaron a las 10). La ginecóloga que me vio en urgencias cuando comencé a manchar y no me mandó reposo absoluto (a pesar de mis preguntas y de mis miedos) tiene mi odio más sincero. Nunca sabré qué habría pasado si me hubiera quedado en casa reposando.

Tras el aborto y el legrado, cambié de ginecólogo y encontré a uno que me dio mucha confianza. Eso sí, a base de talonario. Pero yo tranquila.
En la primera eco me vio dos quistes gigantes, con toda la pinta de ser endometriosis.
Me operó y me los quitó (pasé por quirófano dos veces en dos meses, mientras mi padre, ingresado en otro hospital, agonizaba). De paso aprovechó para ver el estado de mis trompas. Todo más o menos bien, una mejor que otra, pero nada grave ni ninguna obstrucción importante.

Un mes más tarde, mi padre murió.

Comenzamos con tratamientos anti-endometriosis. Con anticonceptivos durante pocos meses para ver si de forma natural conseguíamos el positivo.NADA.
Después vinieron las IA’s en su consulta. 5 ciclos en total.
3 se cancelaron porque a pesar de las mierdas que me pinchaba, mis folículos no crecían.
Las otras 2 que llevamos a término no funcionaron.

Y después de todo esto… ¿cómo lo llevo yo? ¿Qué conclusiones he sacado?

Lo llevo mal. Me encantaría decir que he conseguido relajarme y no pensar en ello. Mentira cochina. Cada maldito mes, cada vez que me baja la regla, me sobreviene una sensación horrible de frustración y desesperanza.

- Poca gente lo entiende. Primero, porque ya soy madre y, por tanto, una afortunada. Sé que hay gente que no ha podido experimentar la maternidad. Y sé que eso es mucho peor que “lo mío”. Pero no os voy a mentir. Mi angustia y mi ansiedad es real, como la de ellas. El factor “ser hija única”, en mi caso tampoco ayuda. El hecho de que Criatura esté creciendo sin hermanos me angustia tanto o más que mi propia infertilidad. Siempre he echado de menos tener hermanos, y aunque sé de sobra que estoy proyectando esta frustración en la vida de mi hija, pensando que ella también lo va a pasar mal por no tenerlos, no puedo evitar agobiarme cada vez que la veo cumplir años sin tener hermanos.

La infertilidad no se lleva igual siendo mujer que siendo hombre. Como en todo, habrá excepciones. Pero no es lo mismo. La mujer es la que visita 10 veces al día el baño, comprobando si las bragas siguen blancas o si has comenzado a manchar. Es la mujer la que lleva todo el peso psicológico, y también físico. La que se pincha miles de hormonas, la que engorda, la que intenta preparar su cuerpo tomando las vitaminas que haga falta. La que todos los meses, sin excepción, busca síntomas en su cuerpo que le indiquen que este, sí, ha podido ser EL MES. La que acude al ginecólogo cada dos días, a ver si sus folículos han respondido o no a las inyecciones. La que ve un bebé y siente cómo se le saltan las lágrimas.

-  Hay dos situaciones que me inquietan extraordinariamente:

o   El momento en que Criatura me pregunte por qué ella no tiene hermanos y el resto de niños sí. Aún no ha llegado ese momento, pero ya ha ido haciendo indagaciones al respecto y eso me genera tanta ansiedad… Sé que los niños aceptan bien las cosas cuando se les explica con normalidad y de una forma sincera, pero… lo que temo es ponerme a llorar como una loca y ser incapaz de pronunciar palabra.

o   El momento en que alguien cercano te anuncia embarazo. Lo siento, algunas de mis amigas que me leen están embarazadas. Sé que no es justo. Sé que me alegro de que nadie a quien quiero tenga que pasar por ello… pero es horroroso. Cuando sé que alguna está a la búsqueda, me aterra pensar que me van a comunicar su embarazo. Tener que sonreír mientras piensas que llevas 4 años intentándolo con todas tus fuerzas, sin conseguirlo… Notar las lágrimas en la garganta, ese nudo que se forma y que no baja, no baja. Pensar ¿por qué yo no? ¿Por qué la vida es tan injusta conmigo? Recuerdo cuando un par de meses después de mi legrado, una persona muy cercana a nosotros nos anunció su embarazo en casa. Puse mi mejor sonrisa y me fui a la cocina “a preparar la merienda” mientras lloraba de forma incontrolada durante media hora. No es que no me alegre por ellos, es que me da pena por mí.

He cambiado de opinión mil veces. He pasado por todos los estadios anímicos. Desesperanza, ilusión, cambio de táctica, cambio de planteamiento… sin ningún éxito, por cierto. He pasado de pensar que la FIV es una aberración a pensar que igual es la solución, he pasado de pensar que la ovodonación en mi caso sería una locura, a pensar que no me importaría recurrir a ella si se diera el caso.

- Me he dado cuenta de que si la adopción en este país fuera más fácil, muchas parejas iríamos por ese camino sin pensarlo. Desgraciadamente, hay pocos países en los que sea fácil adoptar y la lista de adopción nacional de bebés sanos está cerrada. No entiendo por qué si eres ciudadano francés o estadounidense lo tienes mucho más fácil que si eres español. ¿Somos desgraciados también para esto?

Los comentarios sobre la relajación para conseguir un embarazo, no funcionan. Por favor, aquellas que tenemos un problema de fertilidad diagnosticado no somos gilipollas o enfermas mentales. No es que no nos quedemos embarazadas porque no estemos relajadas… ¡es que no nos relajamos porque no nos quedamos!

No se pregunta a las personas por qué no tienen más hijos, para cuándo la parejita o por qué no le das hermanos a tu hija. Nunca se saben las razones. Por favor, absteneos de preguntar eso a la gente de vuestro alrededor. Incluso aunque tengan hijos. Que tengan uno no significa que puedan tener más.

-Y por favor, cuando haga el tremendo esfuerzo de ir a ver a tu niño recién nacido… no me obligues a cogerlo. Para mí es duro pensar que a lo mejor nunca más podré tener un bebé propio en brazos.

Por último, permitidme un briconsejo. Sólo uno.
No demoréis en exceso la maternidad. Es cierto que mucha gente de 30 y tantos ó 40 no tiene problemas para quedarse embarazada. Pero muchas otras sí. No lo dejéis pasar. Si tenéis claro que la maternidad entra dentro de vuestros planes… cuanto antes. Nunca se dan las circunstancias ideales. Nunca se está preparada. Nunca se tiene un trabajo suficientemente bueno o estable. O una casa suficientemente grande.
Y aunque emocional y físicamente nos encontremos de puta madre con 30 años… nuestros óvulos van por libre.

(Perdonadme el tocho y la parte lacrimógena del asunto. Para mí es duro hablar de este tema, pero creo que el no hablarlo entre nosotras, es aún peor).

lunes, 21 de enero de 2013

Políticamente incorrecta: Madres solteras por elección

Si algo he aprendido cumpliendo años, es que, en determinados temas, no tengo una opinión cerrada.

No sé si llamarlo flexibilidad o falta de criterio. Si soy muy tolerante, o medio lela, vamos.
Sobre todo cuando el tema en sí es moral, o emocional.
Intento practicar la empatía y siempre, siempre, ponerme en el lugar del otro.

Como ya sabréis todos a estas alturas, la hermanísima de Pe está embarazada. Y ha confesado que ha sido a través de una IA y gracias a un donante.
Si queréis leerlo de primera mano, encontraréis aquí su "confesión" pública.

(De la misma forma, todos conocemos a otros famosos que, siendo hombres, han recurrido a la paternidad mediante un vientre de alquiler, pero hoy me quería centrar en las mujeres).

Si queréis que os diga la verdad, nunca he sentido demasiada curiosidad por esta chica, aunque siempre me cayó mejor que su hermana (y a la que veo infinitamente más guapa). No he seguido nunca sus andanzas profesionales, ni tampoco personales. No sabía si estaba embarazada de su novio o del Espíritu Santo hasta que un blog de maternidad me llevó a su post.



Lo primero que he de decir es que... me parece valiente que lo admita, que lo hable y que lo haga público.
Lo segundo es... que no sé si estoy de acuerdo con que alguien sea madre en solitario de esta forma. No es que no quiera mojarme (que sabéis que me encanta hacerlo), es que... ¡no lo sé!

- Por un lado creo que es una decisión valiente. Valiente, sí, porque una vez que eres madre y sabes lo "cansado" que es criar a un hijo (incluso teniendo una pareja implicadísima en la crianza), te imaginas lo que debe ser hacerlo sola.
Y porque no quiero imaginarme el momentazo que debe ser explicarle a tu hijo su origen biológico.

- Por otro lado, me da un poco de pena condenar a un niño a crecer sin padre, así, por principio. Sé que hay muchos niños que se crían sin un padre (bien porque ha muerto, bien porque ha dejado a su familia) y que lo hacen de forma sana, correcta y sin traumas porque tienen un núcleo familiar extenso y/o una madre que les da todo lo que necesitan. Pero para mí no es el mismo caso, y privar a un niño desde su concepción a tener un padre... me daría miedo.

- También está el tema de la adopción. Para los que, lamentablemente, hemos tenido que investigar opciones alternativas, está claro que tienes que esperar tantos años y gastar tanto dinero, que en este momento, en este país, es un camino complicado y poco esperanzador.

- Y por último está el deseo que como mujer tiene todo el derecho a sentir, de querer experimentar un embarazo. Con sus molestias y sus consecuencias físicas (tetas caídas, episiotomías, cambios de peso y talla), pero con sus milagros (esa sensación de notar a tu bebé dentro, esa responsabilidad de alimentarle y cuidarle desde que es un conjunto de células, el hecho de parirle). Para mí, una es madre de un niño, le haya parido o no, no quiero dar a entender que se es más madre por parir, pero... tampoco puedo culpar a alguien por querer sentir y experimentar un embarazo.

Lo que no sé es, si yo, en las mismas circunstancias lo descartaría. O me tiraría a la piscina.
Sé lo que es tener unas ganas tremendas de ser madre. Sé lo que es angustiarte porque los meses pasan y tus óvulos cada vez son peores. Y supongo que cuando todo eso lo pasas sin pareja y el reloj biológico te atenaza la garganta, debes pararte y tomar una decisión.
Pasar por un embarazo en soledad es horrible. Imagina ir a clases de preparación al parto y ser la única que no va con su pareja. Y esto es sólo anecdótico. Lo peor viene con la crianza...
Pero el objetivo, bien merece la pena. ¿O no?

Si algo me ha enseñado la vida (y la infertilidad) es que nunca se puede decir que no harías algo. Es fácil opinar de este tema sin haber pasado por él. De todo lo que descarté al principio de mi andadura con tratamientos y médicos, hay muchas cosas en las que he reculado.
Otras no. Algunas por mí. Otras por Padre. Sé que en todo esto, muchas personas verán un poso de egoísmo. Pero seguro que esas personas no han pasado por la infertilidad femenina.
Ser mujer y no poder tener hijos es algo horrible. No te mata. Pero te genera una tristeza infinita con la que es muy difícil lidiar.
Y lo digo yo, que, afortunadamente he podido experimentar un embarazo a término. No puedo imaginar lo que debe ser pasar por ello y no conseguirlo.

Pienso en si ahora mismo estuviese sola... pienso en si me lanzaría a ir a un banco de semen e inseminarme. Pienso en lo complicado que es todo... y lo mejor es que no me sale una respuesta única. No sé si en sus circunstancias haría lo mismo.

En mi empresa hay un caso igual. No se habla abiertamente del tema (jamás se me ocurriría preguntarlo), pero ella lo ha comentado a quien ha sido tan indiscreto de plantearle la pregunta. Una mamá en solitario que harta de esperar a la pareja adecuada y deseando ser mamá, se inseminó al cumplir los 40. Ella está encantada, su bebé es ideal y la maternidad le ha cambiado hasta la forma de ser...a mejor.

Sé que muchos de los que me leéis y comentáis tenéis una idea clara y opuesta a este método. Y otros estaréis de acuerdo.

Contadme... ¿cómo lo veis? ¿Sois contrarios a esta forma de traer un hijo al mundo? ¿Sois o conocéis a alguna madre soltera por elección? ¿Cómo se le cuenta a un niño engendrado de esta forma quién es su papá?

sábado, 19 de enero de 2013

Variedades: de besos y maleteros

Hace pocos días tuve la suerte de desvirtualizar a una bloguera y fiel comentarista por cosas de la vida.
Fue poco rato y Criatura me acompañó. Obviamente nos dimos un par de besos al conocernos y al despedirnos.
La rubia estuvo súper callada los 15 minutos que duró el breve encuentro.
Sin embargo, al montarnos en el coche, me suelta:

- ¿Esa chica es amiga tuya de la oficina?
- No, cariño, la acabo de conocer.
- Ah, ¿y entonces por qué os dabais tantos besos?

(Demasiadas muestras de amor para la rubia...que lo de ser una raspa le vino de serie)


******************************************

De nuevo en el coche... ayer mismo. Debe ser que, como dice Baballa, las conversaciones ahí dan para mucho.

Íbamos a hacer la compra y como yo soy muy despistada y ella se acuerda de todo, le pedí que cuando llegásemos al parking, me recordase que cogiese las bolsas del maletero del coche.
La conversación fue como sigue:

- Vale, mami, yo te lo recuerdo.
- Es que como yo soy muy despistada y tú siempre te acuerdas de todo...
- Vale, me lo meto en mi cabeza.
- ¿Cómo dices?
- Sí, es que mi cabeza está llena de maleteros donde meto cosas.
- ¿Ah, sí?
- Sí, meto todas las cosas de las que me tengo que acordar. Tengo un maletero en los mofletes, otro en la nariz, otro en la frente.
- Ahhhhhh...
- Y también tengo un cubo de basura en la cabeza.
- ¿Cómo que un cubo de basura?
- Sí, ahí meto las cosas de mi cabeza que ya no me sirven.
- ¡No me digas! ¿Y qué cosas metes en la basura, por ejemplo?
- ¡Pues las listas de cosas que tenía que hacer y que ya he hecho y no necesito!


¿Es o no es una descripción perfecta del cerebro y la memoria?

No me digáis que no tiene cosas un poco frikis... y no me digáis que no es para comérsela...

*********************************************


Por cierto... hoy es el cumple de Padre. 36 castañicas de ná.
Darling... ya te lo he dicho... pero te lo repito de nuevo: ¡Estás ahora mucho más guapo que cuando te conocí!

Muchas felicidades. Y muchas gracias (ya sabes por qué).





-

martes, 15 de enero de 2013

Traumas de mi madurez: Manolete, Manolete, si no sabes torear p’a qué te metes.


Como a pesar de ser mujer, o precisamente por eso, soy contradictoria, os tengo que confesar algo.

He dejado de lado mi política de austeridad y pedí a los RRMM un móvil nuevo. En mi descarga, confesaré que mi zapatomóvil era una patata. Se apagaba en medio de una conversación, pasaba de tener la batería llena a tenerla vacía en 5 segundos, no me dejaba entrar en internet cuando lo necesitaba… En fin, que necesitaba otro tipo de móvil.

Pero lo que no necesitaba era un IPhone. Y es ése el que finalmente pedí a sus Majestades. No sé por qué fue, tengo varias teorías de mi arranque de gilipollez supina:

1.       Los restos de las hormonas que me pinché el ciclo anterior me jugaron una mala pasada.
2.       Las Navidades, que ya sabéis que despiertan lo peor de mí.
3.       El hecho de saber que no iba a tener los botines.

El caso es que fui directita a por el Iphone. Y no fue porque tuviera unas prestaciones de la leche. O por el diseño. O por la memoria.
No, fue porque me mola cómo se maneja con el dedito. Como veis, hice un estudio de mercado concienzudo para decidirme…

El 5 era carísimo, y el 4 no tanto, así que, como la mujer cutre que vive en mí a veces hace de las suyas… me pedí el 4S de 16GB.

Llega el día de Reyes. Abro emocionada el paquetito cuadrado que sé que alberga mi Iphone… Abro mi cacamóvil y me dispongo a traspasar la tarjeta al Iphone… primer problema. La tarjeta es demasiado grande para el chupimóvil… Joder, joder, joder…
Padre me dice que tengo que ir a una tienda y pedir la microsim o como puñetas se llame… pero yo… que Dios me dio muchas virtudes, pero no la paciencia, me niego.

Me meto en google y pongo “pasar de una sim a una microsim” y, claro, veo las puertas del cielo abiertas. Hay miles de tutoriales en los que se explica cómo recortar (sí, sí, recortar con unas tijeras) la tarjeta sim para poder pasarla al Iphone.  Y yo pienso “si ellos pueden, yo también”. Primer error.

Recorto la tarjeta y la meto en el Iphone.

No ha introducido ninguna tarjeta SIM, me suelta el cabrón del Iphone.

Ay, ay, ay. Que me da.

Reviso las instrucciones del tutorial y compruebo, con esta cara de horror, que he recortado la esquina incorrecta.



De perdidos al río. Voy a cortar la esquina correcta. Total, si ya no funciona… si la cago del todo, no va a funcionar tampoco.

Ahora tengo una microsim con dos esquinitas recortadas, pero esta vez parece que funciona.

Empiezo a mirar todos los iconitos. ¿Qué coño es eso? Miro el libro de instrucciones, guía rápida se llama… ¿Guía rápida? ¡Pero si no te cuenta nada!
¡Si ni siquiera pone cómo bloquear el móvil!
Total, que cada vez que quiero bloquearlo, le miro con ojos fijos (y básicamente espero a que pase el minuto de rigor para que se bloquee). Lamentable, lo sé. Después de unas 4 horas, Padre se apiada (hasta entonces sé que se estaba descojonando) y me dice cómo bloquearlo.

A las 7 de la tarde, después de varias horas con el Iphone, había conseguido:

a)  Saber encender el móvil (esto sí venía en la Guía rápida).
b) Saber bloquearlo (porque Padre me lo confesó).
c) Tener una microsim con 2 esquinitas menos (esto conseguí hacerlo yo solita).
d) Tener guardados a todos mis contactos (básicamente fui uno por uno).

Afortunadamente, pasamos la tarde del día de Reyes con mis cuñados, que son usuarios experimentados de Iphone y les pedí unos cuantos truquitos, sintiéndome, claro, la más inútil del planeta.

Ahora cuando alguien me dice que el Iphone es sencillo de usar, me pregunto en qué puñetero mundo vivo yo, si es que soy ya tan inútil como mi pobre madre, o si es que el gen de la tecnología no me vino de serie.  Porque yo veo cómo lo maneja la rubia sin que nadie le haya enseñado y me entra un complejo de inferioridad tremendo.

Y vosotros… confesadme… ¿tenéis un Iphone? ¿Creéis que es intuitivo? ¿Me pasáis algún truqui?

sábado, 12 de enero de 2013

SOS: Criatura se ha enamorado

Ay, ay, ay.

Sucedió ayer. Quedamos para pasar la tarde en casa de mi amiga Jelen Flower (conocida en otros ambientes como Mari Pili). Jelen tiene 3 criaturos y mucha paciencia. Su criatura number 2 es una niña de la misma edad que la mía, Lola. El mayor, Nicolás, tiene casi 7 años, y el pequeño, Pablito, no ha cumplido aún los 2.
La Jilton también se acercó con su criatura, que también es otra niña de la misma edad, María, con la que le gusta mucho jugar a la rubia.

Muy precavida yo, avisé a la rubia con poca antelación. Ya se sabe que las esperas, si no, pueden resultar eternas.

El primer diálogo me tenía que haber puesto sobre aviso...

- Mañana iremos a casa de mi amiga JelenFlo para que puedas jugar con Lola, ¿te apetece?

- ¡Sí! ¡Bien! Y también estará su hermano Nicolás.

- Ehhh, sí, bueno, y también vendrá la Jilton con María, para que podáis jugar ¡las 3 juntas!

- Ehhhh, vale, pero va a estar Nicolás, ¿no?

- Cariño, Nicolás tiene casi 7 años y a lo mejor se va a jugar con sus amiguitos al fútbol.

- No, seguro que quiere jugar con nosotras...

- No lo sé, pero el que seguro que estará jugando será el pequeño Pablito...

- Ya, pero es que yo quiero que Nico me enseñe su habitación y sus juguetes...

Ayer era el día. Después de recogerla del cole, nos acercamos a casa de JelenFlo. La rubia iba feliz cual perdiz. Nada más entrar se fue corriendo con Lola y yo respiré aliviada. Pero todo cambió cuando Nico se fue con sus amigos a jugar al fútbol.
La rubia palideció (si es que eso puede suceder, teniendo en cuenta lo blanca que es) y comenzó la fase de preguntas a su futura suegra:

- Jelen, ¿cuándo va a venir Nico?

- Jelen, ¿falta mucho para que Nico suba?

- Jelen, ¿ese timbre que ha sonado es Nico que ya vuelve?

Cuando Nico subió, al fin, Criatura se puso contenta... ¡y hasta nerviosa! Si él la hablaba, la rubia le ponía ojitos. ¡Juro que hasta la vi sonrojarse una vez! La pillamos varias veces con sentada, con la mano apoyada en la barbilla y absolutamente obnubilada mientras le contemplaba... La Jilton y Jelen Flo se descojonaban por lo evidente del asunto.

Nico, además, fue de lo más encantador con ella, Jugó a perseguirla, hizo cocinitas... y hasta la llamaba por su nombre. La rubia no pudo estar más contenta. Se quedó un poco chafada en el último momento porque su enamorado no bajó con nosotros en el ascensor, eso sí. Ella quería una despedida un poco más romántica.



Os prometo que nunca he sido de esas madres que hablan a los niños de novios/novias... siempre he pasado de esos temas, pero es que ayer lo vi taaaaaaaaaaaaan claro.

Vi la adolescencia que me espera, las caras de atontada, los nervios, el sonrojo, la actitud de "lo quiero y voy a por él"... porque la rubia en eso ha salido a mí. Disimula fatal. Es transparente.

En su descarga, debo decir que ha elegido muy bien su objetivo. Nico es guapísimo, alto, atlético y un niño muy educado.

Así que Jelen, querida... nuestros planes para ser consuegras, empiezan a materializarse.

¿Es normal que tengan ya síntomas de enamoramiento siendo tan pequeños? ¿Os ha pasado?



NOTA: los nombres de los niños no son reales.

jueves, 10 de enero de 2013

Cosas de la maternidad que intuyo que no voy a poder soportar: la Cabalgata de Reyes

Día 5 de enero en Madrid.
Operación Cabalgata.

La familia MadreYMasera decide en un comité de urgencia el lugar exacto en el que intentará aposentar sus pies para ver a sus Majestades.

Una vez decidida la ubicación, el plan se desarrolla más o menos de la siguiente forma:

12:00 PM: Elección de vestimenta para pasar unas cuantas horas expuestos al frío invernal. Toda la familia se coloca mallas térmicas bajo el pantalón. Calcetines polares, varias camisetas, jerseys de lana, botas, gorros, guantes, bufandas y abrigos, sin preocuparnos de si los colores pegan entre sí. Si hubiéramos ido de expedición a la Antártida, nos habríamos vestido igual.
Somos un cruce entre cualquier indigente vestido de invierno en pleno verano y los ingleses que veranean en Benidorm.

12:30 PM: Preparación de mochila con víveres, agua, entretenimientos infantiles varios, chuches, cámaras...

13:00 PM: Cogemos la cascarria el coche pequeño (el grande tiene el maletero repleto de los juguetes que los RRMM le traerán esa misma noche a Criatura, ejem) y nos dirigimos al barrio en el que vamos a ver la cabalgata, con la intención de comer por allí y dirigirnos al punto de visionado.

13:50 PM: Tras un aparcamiento de coña, nos vamos al VIPS más cercano a comer. La cola llega a la calle. Parece que no hemos sido los únicos que han elegido el mismo sitio. El encargado (un señor de unos 50 años), que va como una moto, pero que es rápido, MUY eficaz y a la vez agradable, nos anuncia que nos quedan unos 45 minutos de espera, si queremos comer allí. Decidimos esperar y a la media hora ya estamos sentados.
Criatura se come un pedazo de plato de macarrones con salchichas y queso que no me lo hubiera comido ni yo. Parece que la magia de los RRMM está surtiendo efecto. De postre se pimpla un batido de chocolate, aproximadamente, en 2 minutos.

16:10 PM: Nos dirigimos a la zona elegida para el visionado. Tras hacer cola unos 15 minutos por si nos toca asiento en la zona de gradas y ver que no, nos ponemos en la zona de pie. No hemos pillado primera fila, pero estamos cómodos, en una discreta segunda fila. Nos hemos llevado el carro para que Criatura no tenga que estar de pie tantas horas de espera.

16:40 PM: Llega la familia Telerín-Morrín, de unos 10 miembros, que se planta a nuestro lado y que serán parte activa en esta historia.

17:00 PM: Criatura y yo nos sentamos en el césped cercano y empezamos a jugar para entretenernos un poco. La temperatura ese día en Madrid es de casi 20 grados. Por las piernas me corren chorros de sudor.
Padre y el carro siguen en la segunda fila, estáticos.
Algunos de los integrantes de la familia Telerín-Morrín también se han sentado en el césped mientras comen pipas y depositan sus cáscaras (aproximadamente un kilo de ellas) en el césped donde estamos sentados. Muy cívico todo, pero oye, al menos nos ofrecen pipas...

17:30 PM: Criatura empieza a estar harta de la espera, y MadreYMás también. Un niño se da una leche con las gradas, se abre el labio y empieza a sangrar. Gracias a la típica madre morbosa que lo anuncia a gritos (y no hablo de la madre del pobre niño, sino de una que estaba allí esperando), Criatura sigue todo el incidente con cara descompuesta y la tengo entretenida 10 minutos más.

17: 45 PM: Pasamos al plan B: sacar un juego que le ha traído Papá Noel a Criatura. 15 minutos más de entretenimiento hasta que el niño de la mamá morbosa (un destroyer en toda regla) se acerca a Criatura para jugar con ella.

18:00 PM: Criatura me ha preguntado ya 37 veces (contadas, 37 veces contadas) que cuándo van a venir los RRMM. Paso al plan C: Sacar los gusanitos.

18:15 PM: La familia Telerón-Morrín ya se ha hecho hueco en la primera fila gracias a la pericia de algunos de sus miembros. Los otros permanenen en la segunda fila y depositan sus mochilas sobre los pies de Padre, que se mantiene estático. Criatura permanece sentada en el carrito viendo piernas por todas partes y yo ya estoy en la tercera fila.

18:30 PM: Comienza la cabalgata.

18:45 PM: Comenzamos a ver, a lo lejos, algo luminoso. Retiro el carro hacia atrás, donde no hay gente,  Padre coge a Criatura y sigue firme en la segunda fila, a pesar de que dos mochilas gigantes le impiden mover los pies. Yo ya estoy detrás de ellos. No le puedo hablar porque no puede girarse a causa del peso de las mochilas y no me escucha. Mientras tanto, un grupo de energúmenos coge-caramelos se han puesto a mi lado y amenazan seriamente mi salud mental (y física).

19:00 PM: Comienza el paso de cabalgatas... ¡guau! Me encantan los disfraces. ¡Qué bonito todo! Criatura está emocionada. Yo entro en pánico cada vez que alguien lanza caramelos desde las carrozas. Me da un miedo horrible que me den a mí o a ella en el ojo. Así que me pongo las manos sobre la cabeza en un gesto de lo más elegante, que conjunta muy bien con mi atuendo.
A lo lejos alguien grita desde las gradas. Media grada está abroncando a un tipo que se está fumando un porro delante de sus hijos y ahumando al resto de niños de la grada.

19:15 PM: La tipeja coge-caramelos lleva una neverita portáil que coloca encima de mi cabeza para ver si pilla caramelos mientras grita en mi oído "VAYA RATAS ESTE AÑOOOOOOOOOOOO, TIRAD MÁS CARAMELOS, COÑOOOOOOOOOOOOOOOOO".
En uno de sus saltos con la neverita portátil casi tira a un miembro de la familia Telerín-Morrín que lleva una niña encima y vivimos momentos de crisis (yo estoy literalmente en medio de los dos). Me veo saliendo en las noticias.

19:30 PM: Las mochilas apiñadas alrededor de las piernas de Padre hacen de soporte y evitan que se pueda caer a pesar de los empujones. Se acaba de convertir en un tótem.
Todo va bien hasta que empiezo a oler a culo. Huele mucho a culo, ¡joder!
En ese momento la cabalgata se detiene y nos toca delante una zancuda disfrazada de bruja. Muy bien disfrazada, por cierto, como todos los integrantes de la cabalgata. Criatura se pone a gritar de miedo.

19:40 PM: Las carrozas de los RRMM comienzan a pasar por delante. ¡Son preciosas! Primero Melchor, que es el mío, luego Gaspar, y por último, Baltasar, que es el del Tótem-Padre y el de Criatura.
Criatura tiene una cara de felicidad que bien merece la pena...

20:00 PM: Fin. Salimos del infierno y nos encontramos (nosotros y nuestras pintas) con un compañero de trabajo (lo sabía!!!!) , todos ellos guapos y elegantes, muy de SomosssDelBarrioDeSalamancaSabessss...
Cogemos el coche y llegamos a casa más rápido de lo esperado.




Por favor, desde aquí pido al personal:

1. Si tu idea de ver la cabalgata de Reyes incluye fumar porros, hazlo en tu casa.
2. Las cáscaras de las pipas, aunque sean biodegradables, no se tiran al suelo.
3. Los caramelos de la cabalgata son gratis. No por eso el Ayuntamiento está obligado a tirarlos a kilos. Si los necesitas tanto, te doy 5 euros y te vas a comprarlos a una tienda, pero por favor, no lleves paraguas abiertos al revés, neveras portátiles o a todos tus sobrinos para que se tiren por el suelo a cogértelos.

La cabalgata de Madrid a mí me ha encantado. Es cierto que debido a la crisis ha habido menos carrozas que otros años, pero los disfraces estaban súper conseguidos, las carrozas de sus majestades eran preciosas y no ha habido el tufillo cutre que he visto otras veces. Aún así, escuché muchas críticas. Repito que a mí me ha gustado.
Aunque sigo sin entender cómo hay gente que, sin niños, se da el palizón de ir a verla... anda que si yo me pudiera librar...

sábado, 5 de enero de 2013

Variedades navideñas (o de cómo mi niña es una friki)

Después de cantarme una canción y hacerme la coreografía pertinente, se ve que no le he hecho demasiado caso y me suelta con cara de perdonarme la vida:
- Pero apláudeme o algo, ¿no?

***********************

A los pocos días de que viniera Papá Noel, le pregunta a su padre cuándo vuelve a venir el barbudo. El padre le dice que el año que viene, y la rubia le suelta:
- ¿Y no podemos ir al año que viene en una máquina del tiempo?
(¿?¿?¿?¿?¿?)

***********************

El día de Nochebuena lo primero que nos soltó es que quería hacer unas tarjetas para cada uno de los invitados a la cena (Dios mío, me ha salido una mini Baballa, pensé yo). Dicho y hecho. Hizo unas tarjetas monísimas, con motivos navideños, que colocamos en el plato de cada invitado. Lo mejor es que este tipo de cosas se le ocurren a ella sola.... Fueron un exitazo y todos se llevaron la suya, claro está. Estas dos fueron las nuestras:



NOTA: los dibujos son navideños, pero lo que hay en mi tarjeta es un Papá Noel, ¡no soy yo!


El caso es que un par de días después, charlando con su padre, va y le suelta:
- Papi, yo es que pienso mucho, sabes? Cuando estoy dormida con los ojos abiertos (o sea, recién acostada) pienso mucho y se me ocurren cosas, como lo de las tarjetas...

Esta niña no puede ser hija mía... tan friki como su padre, hay que joderse.

************************

Feliz Noche de Reyes. Como estoy segura de que todos los que me leéis sois buenos, algo caerá. Seguro.

Espero que a pesar de la huelga de Metro en Madrid, todos mis vecinos podáis llevar a vuestros hijos a ver la Cabalgata... y deseo que a los "iluminaos" que amenazan con no cumplir los servicios mínimos HOY (jodiendo a padres y niños), les traigan mucho carbón. He dicho.

jueves, 3 de enero de 2013

2013: deseo humano/deseo divino

Bueno, bueno.... fin de la primera parte Navideña, gracias a Dios, a Dios gracias.

Este año se me han pasado muy rápido y... oh, milagro, no me estresé con la organización de la cena de Nochebuena en casa. La culpa de mi estado de relajación la tuvo Padre, que este año se metió en la cocina mucho antes y entre los dos conseguimos que cuando empezaron a llegar los invitados, todo estuviera a punto y todos guapos y sin oler a carne...

La mitad de las vacaciones las hemos pasado con Criatura malita, con fiebre y demás aderezos de la gripe, y eso ha originado que coma peor aún de lo que lo hace normalmente. Su carácter también ha empeorado de repente, y ha pasado de ser una niña encantadora, buena y obediente, a ser una rebelde con síntomas de preadolescente. Para regalarla, oigan.

Afortunadamente, en cuanto su estado de salud empezó a mejorar (hace 3 días) también lo hizo su actitud y de nuevo tenemos entre nosotros a la niña estupenda que es.



Como 2013 ha empezado ya FelizAñoATodosYEsasCosasQueEstáisHastaElMoñoDeEscuchar, os voy a comentar 2 deseos importantes que tengo para este año. Aparte de los de la salud para toda la familia, el amor y todo eso... tengo 2 deseos concretos que quiero compartir con vosotros.

- Deseo humano: es decir, el frívolo, el consumista, el derrochador: Los botines negros que al paje de los RRMM se le han escapado de las manos por ser un poquito dejado. Esos que sé que no voy a conseguir... esos por los que suspiro y me derrito. Me encantaría, pero están agotados en la web de Topshop... y yo me he quedado sin ellos... snif, snif. Eso me pasa por ser austera, coño.
El paje de los RRMM sabe que seguirá escuchando mis lamentos durante muuuucho tiempo... a modo de tortura lenta...

- Deseo divino: el intangible, el que deseo con todas mis fuerzas tipo El Secreto (visualizaciones varias incluidas): Ya sabéis todos cuál es. Quiero un bebito en mi tripa. Bueno, qué coño, quiero dos. Quiero un embarazo múltiple, un carrito gemelar y toda la mandanga. Quiero pasar a ser familia numerosa. Lo quiero, lo quiero y lo quiero. ¡Joder! Que creo que después de 4 años esperando, ya me lo he ganado, ¿no?

Y bien... ahora vuestro turno.

¿Cuáles son los dos deseos, el humano y el divino, que pedís a este nuevo año?