Este genial dibujo, con el que me siento muy identificada, es obra del genial ilustrador y artista Jordi Labanda.

viernes, 15 de febrero de 2013

Mi padre

Hoy hace dos años que mi padre se fue.
Dos años ya y me acuerdo de él cada día.

Mi padre… mi querido papá.
Al día siguiente de su muerte, para la que nos estuvimos preparando durante 10 meses que fueron una pesadilla, tuve el peor momento. Me di cuenta de que nunca más podría llamarle… papá. Nunca más decir esa palabra y que él respondiera… me entró una angustia terrible.

Siempre estuve más unida a él que a mi madre, éramos tándem. Al ser una familia de 3, uno siempre quedaba impar… y ésa era mi madre.
Mi padre y yo nos entendíamos con sólo mirarnos.
Nos daba la risa floja, mi madre se cabreaba y nosotros nos reíamos más aún.

No puedo decir que fuera un gran conversador, ni una persona culta y estudiosa. Nació en una familia muy humilde de un pueblo humilde, en una provincia muy pobre… el mismo año que en España comenzaba la guerra civil.
Su madre murió cuando él sólo tenía 4 años.
Esa ausencia materna le marcó tanto que siempre le dio a la familia la importancia que tiene. Siempre echó en falta a su madre, siempre. De hecho, se llevaba genial con su suegra, yo creo que en gran parte por eso (y porque mi abuela materna le quería y le cuidaba como a un hijo).

No tenía mucho en común con mi madre, que siempre fue más culta que él, pero se conocían desde niños… y se gustaban desde siempre. Hicieron vidas separadas, él un poco locuelo, en plan latin lover, mi madre de solterona recatadísima… y cuando él tenía 40… la buscó, se declaró, y mi madre, enamorada de él desde que tenía 12 ó 13 años, le dijo que sí.
Ella dejó su vida en una gran ciudad para seguirle a una ciudad de provincia pequeña.
Él cambió y pasó de ser un “viva la vida” a convertirse en un marido y un padre entregado.
La vida le dio otro gran susto cuando yo tenía 5 años… y su vida profesional se terminó en ese momento. Así que siempre le tuve en casa, siempre estuvo presente en mi vida. Era mi taxista particular. Me recogía del cole y se pasaba la tarde llevándome de una extraescolar a otra. De la escuela de idiomas al conservatorio. Siempre con una sonrisa en la cara, siempre contento, siempre disponible para su familia.

Tenía un carácter muy alegre, a pesar de haber tenido una vida dura. Era escandaloso y muy divertido. Le encantaba bailar y cantar. Jugar a las cartas. Disfrutaba comiendo.
Y caminando por las calles de Madrid. Podía caminar durante 2 ó 3 horas por todo el centro. Le encantaba cualquier barrio con solera de Madrid, Chamberí, Moncloa, la parte de los Austrias…

Cuando se enfadaba… te daba cuatro gritos que te daban un poco de susto, pero nunca le duraba el enfado más de 5 minutos. No conocía la palabra rencor.

Si le tuviera que definir en pocas palabras diría que era, ante todo, buena persona. Tenía un corazón gigante, nunca jamás discutió o se llevó mal con alguien. NUNCA. Hasta sus exnovias de juventud vinieron al entierro.

Mi padre era la diversión, la sociabilidad, la alegría… mezclado con una gran sensibilidad. Lloraba con facilidad y no se avergonzaba de ello.
A pesar de estar educado en una sociedad machista, ayudaba mucho en casa, era cocinillas y si veía a mi madre enferma o cansada se ocupaba de todo.
Durante un año de mi vida mi madre se trasladó de ciudad para cuidar a mi abuela y mi padre y yo nos quedamos solos. Se ocupó de todo sin protestar. Sin una queja, sin un solo reproche hacia mi madre.

Era bromista por naturaleza. Algunas de sus ocurrencias siguen siendo célebres entre nuestra familia y amigos.

Cuando nació Criatura no pudo estar más contento… él, que adoraba a los críos… con una nieta propia!
Cuando me incorporé al trabajo y mis padres se quedaron con la rubia, él la recogía por las mañanas con una sonrisa. No le importaba madrugar para bajar a recogerla.
Menudos paseos le daba en el carrito. Tan feliz, silbando como siempre… era la alegría de mi casa.

Le daban miedo dos cosas: las serpientes y la muerte.
A las primeras las tenía fobia.
De la segunda no quería ni hablar.

Lamentablemente fue muy consciente de lo que le iba a ocurrir. Pero fue un enfermo excelente. Nunca se lamentó de su suerte, nunca se preguntó por qué a él, nunca se quejó de nada.
Él lucho todo lo que pudo y se dejó ir tranquilo. Sin dar mucho la lata.

Mi padre. Papá.

49 comentarios:

  1. Vaya, Madre, lo siento :( Suerte que tuvieras una relación tan buena con él. Y si la rubia te ha salido a tí, me temo que no podrás quejarte. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Hija mía, que me has hecho llorar, bueno...me han asomado las lágrimas, es la segunda vez que me pasa desde que leo blogs.
    Es un bonito homenaje, entrañable y emotivo, con una preciosa historia de amor por medio, y por la forma en que os quiso y estuvo ahí. Me vas a permitir que me quede con eso, con que vivió amando y siendo querido.
    Muchos besos guapa, y cuidate

    ResponderEliminar
  3. Lamentablemente ya tengo otra cosa en comun contigo.....
    Cuanto me acuerdo de el....

    ResponderEliminar
  4. Precioso homenaje
    Seguro que era un hombre bueno. Recuérdalo siempre y háblale mucho a Criatura de él

    ResponderEliminar
  5. Precioso, y no sabes cuanto te entiendo. Yo llevo 17 años sin padre y no hay día que no me acuerde de él... Un beso guapa!

    ResponderEliminar
  6. Creo que mientras alguien está en el recuerdo, está.

    ResponderEliminar
  7. Me has dejado con los ojos empañados y los vellos de punta, qué bonito, qué ternura, qué manera tan bonita de recordar el segundo aniversario y que puedas decir bien orgullosa "Ese era mi padre"
    Un besito y un gran abrazo en este día tan especial para ti!

    ResponderEliminar
  8. Todo pasa todo queda, me ha encantado conocer a tu padre! comparte algunas cosas con el mio! lo de las serpientes y la locura de juventud...
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Gracias por ese homenaje tan bonito a tu padre, yo cada día pienso en los míos y lo k me aportan cada día, por la suerte k tengo de tenerlos, no se si sería capaz de expresar lo k siento por ellos tan bonito como lo haces tú, les tengo tanto k agradecer cada día, por eso te entiendo tanto.

    Animo, él siempre está contigo.

    Mis más sinceros bs:

    P

    ResponderEliminar
  10. Tengo suerte de tener a mi padre y a mi madre, Papá y mamá.
    No los entiendo muchas veces. Me crispan otras, pero se que el día que me falten sentiré mucho miedo.
    Miedo a no poder tener esas pequeñas cosas que los definen, miedo de no poder abrazarles, de no poder mirarles con ternura aunque sea de lejos, de que no vuelvan a besar a mi hijo…
    Un beso
    Vir

    ResponderEliminar
  11. Leyéndote cómo hablas de él, no me extraña que tú seas tan increíble. Es precioso lo que le has dedicado. Donde quiera que esté, seguro que ha sonreído con tus palabras.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  12. Precioso amiga. Le hubiera encantado leer todas las cosas que dices de él, aunque estoy segura de que él sabía bien que tú las pensabas, y que se las habrías dicho en alguna ocasión. Siento que se fuera pronto, pero puedes felicitarte por la gran relación que tuvisteis. Fuisteis afortunados por teneros, enhorabuena.

    ResponderEliminar
  13. Sinceramente no me puedo creer que haya pasado ya 2 años!
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Uauhhh, me has emocionado, cómo te expresas, cuánto sentimiento hay en tus palabras, me ha encantado tu post, un homenaje precioso a tu padre que siempre habrá estado y allí dónde esté seguirá estando orgulloso de ti y de su familia.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Ay dios mío, qué te digo, yo también siento pasión por mi padre, le adoro, y pensar que algún día no pueda verlo....
    Qué historia de amor más bonita la de tus padres, eso es amor incondicional, esperarlo durante años, tu madre sabía que su espera merecía la pena, y a mí el Madrid de de los Austrias me encanta, cuando pasee por ahí recordaré a tu padre.
    Muchos besos, él seguro te ve y te siente. Inma

    ResponderEliminar
  16. Dos años!!!
    Estoy segura de que al leer estas palabras a tu Padre, allí donde está, se le ha dibujado una sonrisa enooooooooooorme!
    Estoy segura de que era tal y como nos lo cuentas, porque sólo alguien así podría tener una hija como tú.

    Es precioso ver lo que sientes por él y lo que recuerdas de vuestra vida juntos.

    Sigue siendo tú!!

    ResponderEliminar
  17. Me emociona mucho leer este recordatorio a tu padre. Simplemente precioso.

    ResponderEliminar
  18. No sabes lo que me ha entrado al leer el post... te comprendo mejor de lo que te puedes imaginar pero a los que pasamos por eso no nos comprenden. Veo que con él te lo quitaron todo... a mí también. Sin embargo, los recuerdos nos pertenecen. Un besito

    http://www.envueltaencrema.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  19. Un post precioso, la forma de ser de tu padre me ha recordado mucho a la de mi abuelo, que fue uno de los hombres de mi vida más importantes, sin duda. Un besazo.

    ResponderEliminar
  20. Uff... yo también echo mucho de menos a mi padre :(
    Si te quieres apuntar, estoy de sorteo.

    ResponderEliminar
  21. Dos años ya! Besitos, madreymás.
    Cansaílla,

    ResponderEliminar
  22. Mi comentario no salió... Bueno, no importa.
    Ánimo. Yo sé bien lo que cuentas...

    ResponderEliminar
  23. Se me han empañado los ojos al leerte. Me ha encantado leer este relato dedicado a tu padre. Tienes recuerdos muy bonitos con él y eso ya es mucho. Besos

    ResponderEliminar
  24. pues yo que todavia tengo a mis abuelos.... seguro que les extrañaré, y a mis padres también!!

    ResponderEliminar
  25. Ya sabes cuanto lo siento... Quédate con su recuerdo.. Con todo lo que disfrutaste de el y el de ti... Ánimo y muchos besos...

    ResponderEliminar
  26. Jo

    Y además que suerte, conoció a la rubia

    ResponderEliminar
  27. Se me han saltado las lágrimas con este precioso homenaje. Mi padre murió hace tres años y medio, después de dos años de lucha... Te entiendo, yo también sigo añorándole cada día.
    Un fortísimo abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Me ha gustado muchisimo. Que homenaje tan estupendo y entrañable le has hecho a tu padre, seguro que este donde este estara orgulloso de ti..Yo perdi a mi padre hace tres años y cada, cada dia me acuerdo de el y tengo una pena muy grande porque no llego a conocer a mi niño. Unsaludo.

    ResponderEliminar
  29. El me decía que nací cansado y yo le contestaba que el no había currado mucho. Era nuestro saludo particular. Me acuerdo de su risa. Joer, pues eso, que era un gran tio, MI TIO. Besitos.

    ResponderEliminar
  30. Que palabras tan bonitas... Seguro que allí donde este esta super orgulloso de vosotras. Un besico.

    ResponderEliminar
  31. Todos nos enteramos que mi padre estaba "malito" al tercer día de convertirme en madre. Mientras mi hijo se llenaba de vida, él la iba perdiendo. Pasaron seis meses y se fue..., hace poco más de dos años. Cuánto le echo de menos!!!. A veces me sorprendo diciendo alguna expresión o haciendo algún gesto suyo, y se me escapa una breve sonrisa.
    Así que te entiendo perfectamente MadreyMás. Un abrazo.
    Besicos para ti, Papi.

    ResponderEliminar
  32. El mio va a hacer dos meses que se fue. Te estaba leyendo y creí que era la historia de mi padre (menos en lo de que se conocian de toda la vida y se reencontraron con 40 años).

    Le echo tantísimo de menos..., era tan buena persona que no es justo que después de 15 meses de lucha al final la enfermeda le ganara.

    La vida no es juesta.

    Un besín.
    Magdalena

    ResponderEliminar
  33. Siempre estará presente en tu vida. Un beso.

    ResponderEliminar
  34. Hola madreymas!
    descubrí tú blog hace varios meses cuando me quedé embarazada, y me lo leí enterito en una de esas noches de insomnio, y desde entonces te sigo. Hoy es la primera vez que escribo, me han emocionado tus palabras y la historia de tus padres, que bonita!
    Afortunadamente yo tengo a mis padres, pero hace 6 años que perdí a mi abuela, fue el palo más grande de mi vida por que era como mi madre. El tiempo, aunque no lo parezca, cura las heridas, y al final te quedan unos recuerdos maravillosos que siempre permanecerán y te acompañarán, y eso, eso no te lo quita nadie.
    Me encanta tu blog y tú forma de escribir. Muchos de tus post me han ayudado en el embarazo y ahora en el primer mes de mi bebé.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Es una relación hermosa la tuya con tu padre, ES, no fue, porque ahí la tienes, es tuya, es tu pequeño tesoro y tu fuente de recuerdos e inspiración. Tuvo suerte, de tenerte como hija, y tú a él como padre, una preciosa relación, sí señor... No puedo imaginar ese primer día, que tal y como lo has descrito, me veo reflejada con algunas pérdidas que he sufrido en mi vida, en ese pensamiento: ya nunca volveré a... y es en ese momento cuando he sido consciente, y se ha hecho realidad. Como te han dicho, supongo que año a año irá curando, aunque creo que habrá días, momentos que se quieren compartir, que hagan que un poquito de amargura siempre esté ahí. El resto, que sea sólo bonito, tiene pinta de que así querría él que fuera, feliz, alegre, bonito, con risas. Gracias por compartir esto tan bonito. Y un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  36. ¡Qué suerte de tener un padre como ese!. Siempre estará contigo. Nada ni nadie nos puede quitar a aquellos que tanto queremos. Nos acompañan toda nuestra vida. Un abrazo muy, muy fuerte.

    ResponderEliminar
  37. Has tenido un PADRE, con mayúsculas que ha sabido transmitirte valores.
    Se nota por como hablas de él y por como te expresas. Enhorabuena M&M, enhorabuena.

    Mientras lo recuerdes no se irá del todo.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  38. Fea me tienes con el moquillo que lo sepas... ya sabes lo que dicen, de tal palo... Disfruta de su recuerdo y piensa en él con una enorme sonrisa. Como pasa el tiempo verdad? Mil besos ya lo sabes

    ResponderEliminar
  39. Hace 13 años que perdí al mío, no ha conocido a sus nietos. Sigo pensan ¡cuando se lo cuente a papa! y entonces me doy cuenta como bien decias y es el peor momento; pensar que ya nunca responderá...

    Gracias

    ResponderEliminar
  40. Yo no me imagino la vida sin mi padre y sin mi madre, son mis grandes pilares junto a mi familia de casa. El día que alguno se me vaya va a ser horrible pero la vida es así y nadie está preparado para ello, pero todos sabemos que ocurrirá sin saber la fecha exacta. Cuando era jovencita y rebelde no quería saber nada de ellos pero ahora que yo soy madre y les veo a ellos tan mayores...aprovecho todo lo que puedo para estar con ellos y disfrutar de su compañía. Pienso que algo de ellos se queda en nostros asi que no estamos solos del todo. Mucho ánimo para esos ratos de nostalgia.

    beso grande

    ResponderEliminar
  41. hola! te entiendo perfectamente, a mi me pasó lo mismo hace 17 meses y todavía es duro de contar.
    6 meses desde el terrible diagnostico hasta que se fue para siempre... y a veces crees que lo llevas bien, y a veces te vienes abajo de nuevo.

    Pero yo he crecido como persona y sigo con ganas de vivir y aprovechar la vida al máximo!! ánimo!!

    ResponderEliminar
  42. El tiempo corre demasiado en nuestra contra. Eres una mujer, hija, madre y amiga espectacular.
    Alli donde este tie.e q estar super orgulloso de ti.

    ResponderEliminar
  43. Gracias a Dios no he pasado por eso todavía, mi padre al igual que el tuyo se hizo cargo de las subidas y bajadas al cole de los peques y a día de hoy y aunque ya no son tan peques los lunes las recoge en el cole para llevarlas a comer a su casa. Que suerte tenemos de tener unos padres así!! Los momentos duros de nostalgia no te los quitará nadie, pero piensa que esté donde esté estará orgulloso de tí.

    Y ahora, para alegrarte un poquitín el día ahí te va Te he dejado una sorpresita (premio) en mi blog

    ResponderEliminar
  44. ¡Qué entrañable recuerdo sin sensiblerías fáciles pero pletórico de emoción serenamente contenida!
    Te acompaño
    Asun

    ResponderEliminar
  45. Me paso por tu blog de vez en cuando y, con retraso, he leido tu entrada.
    No te servirá de consuelo, mi padre va a hacer este año 15 que se fue... y evidentemente el tiempo suaviza las cosas, pero ese gran vacio permanece, como lo echo de menos!
    Un poquito de él me acompaña siempre.
    Besos

    ResponderEliminar

¡Gracias por opinar!

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.