Este genial dibujo, con el que me siento muy identificada, es obra del genial ilustrador y artista Jordi Labanda.

lunes, 30 de julio de 2012

Elemento tocafolicular de la semana: La talla

Queridos: Es oficial: Estoy gorda. No rellenita, ni con un par de kilos sobrantes, no. GORDA.

No, no... no intentéis consolarme. Y no, los que me conocéis personalmente, no me convenzáis de que eso no es cierto, porque lo sé. Y esta semana, he podido confirmarlo de la peor manera posible.

El sábado fue nuestro aniversario de boda y salimos a cenar. Como, por supuesto, no tenía nada que ponerme en el armario (y por aquello de que hay que reactivar la economía QueSiNoFueraPorMíAVerDeQuéIbaAComerElPobreAmancio), me planté en un centro comercial a buscar modelito.

Tras dar un par de vueltas, me compré un vestido negro en Mango muy mono. Me probé la talla M y me quedaba un poco ceñidito (tipo morcilla de Burgos) y me decidí por la L, que una ya no tiene el cuerpo de antes y la barriga se marca mucho.
La L me quedaba amplia y sin marcar. Vale, bien.

No demasiado satisfecha con el resultado, me pasé por Zara y encontré un vestido I D E A L, que si bien no estaba de rebajas, me vendría perfecto para la cena del sábado. Además, costaba 23 eur, un precio muy razonable. A su lado había otro por el módico precio de 29,95, que también me gustó. Como una es precavida, cogí, directamente, la talla L en ambos. Los cogí en la sección TRF, que se supone que es la de jóvenes, no la de señoras (a lo mejor ese fue el error).

El primero me quedaba perfecto en la L, ceñidito, pero perfecto. Con el segundo no podía ni respirar.
Ilustro con fotos de ambos (no soy yo, es una modelo, y no me lo cogí en rojo, sino en negro):




Al final, me cogí el que me permitía respirar (obvio).

El segundo vestido era precioso y quedaba genial, pero es que me oprimía el pecho y las costillas, os lo juro.  Y talla XL no tenían... que lo pregunté.

Mido 1,65 y peso 57 kilos. Es cierto que mi cuerpo no es el que tenía a los 18, y que la talla 36 hace años que no la uso, pero... no estoy gorda, ni siquiera rellenita. Estoy normal, por lo que creo que mi talla no debería ser la L, sino la M.

Personalmente, me da un poquito igual comprarme la talla L, si es con la que me veo bien, y ya estoy muy mayor para acomplejarme por esas gilipolleces de las tallas, pero el viernes pensé mucho en las adolescentes y jovencitas que visitan esta sección de Zara o Mango.

¿De verdad el tallaje es correcto? ¿No estarán empujando a estas niñas a dejar de comer y hacer tonterías por usar una talla menos?
¿Qué alternativas tendría una persona con mi altura y algún kilo más? O sea, yo misma antes de hacer la dieta y perder 5 kilos...

Porque... seamos sinceros... a mí, con 34 años no me trauma usar una L, pero gracia gracia, tampoco me hace.

¿Os ha pasado esto alguna vez?

Por cierto, adjunto tabla en la se me da la razón... según esto, mi complexión no es, ni siquiera mediana, sino PEQUEÑA. ¡Ja!



¿Alguien me puede decir entonces a qué narices está jugando el tío Amancio?

martes, 24 de julio de 2012

Políticamente incorrecta: ¿revisamos la ley del aborto de esa manera?


Reconozco que tengo serias dudas y tabúes morales en cuanto al aborto se refiere.
Ya os conté lo que pensaba, hace tiempo, aquí.



Sin embargo, estoy descolocada con las últimas declaraciones que Gallardón ha hecho sobre el tema. Supongo que estáis todos al tanto, si no, podéis ver la noticia aquí:


Entiendo las dos posturas, la de aquellos que defienden que cualquier ser humano, sea como sea, con malformaciones o sin ellas, tiene derecho a nacer, y nadie puede decidir por él si merece venir a este mundo.
Y la de aquellos que, incapaces de poder lidiar con la desgracia (porque yo, queridos, lo veo como una desgracia) de tener un hijo con graves problemas deciden interrumpir la gestación.

Entiendo las dos posiciones, de verdad, las dos me parecen razonables, dependiendo del tipo de padres que sean, de sus fortalezas morales y de su carácter, estabilidad y recursos económicos, pero lo que no entiendo es que el gobierno sea quien decida si ese niño debe nacer o no.

Este supuesto se contempla en la ley Española desde 1985. Y francamente, yo lo considero razonable y necesario.

¿O va a ocuparse el Estado (con la que está cayendo) de cuidar y ofrecer recursos a estos padres para que saquen adelante a sus hijos?

¿Se trata de una vuelta al pasado más conservador de este país? ¿O es simplemente una cortina de humo para desviar la atención a otra cosa que no sea la crisis económica que nos azota?

¿Qué opináis?

domingo, 22 de julio de 2012

Nuevas palabras en el diccionario de la RAE (año 2020)

Queridos señores de la RAE, les escribo para contarles un par de nuevas palabras, inventadas por Criatura, conocida también como "la rubia".



Como la niña me ha salido repetitiva, les voy informando con tiempo, porque es posible que dentro de unos cuantos años, se planteen ustedes incluir estas nuevas palabras en su diccionario.

Les describo la circunstancia en la que surgió cada una de las palabras como ejemplo situacional, y los términos que Criatura ha acuñado.

1. Bendita Abuela, diciéndole a Criatura lo buena que es, se dispone a escribir en un papel todos sus atributos:

B.A (leyendo mientras lo escribe en un papel): Criatura es buena, es muy obediente, se porta muy bien con sus papás, duerme fenomenal y...
Criatura: y es muy COMPARTIDOSA.

El término "COMPARTIDOSA" ha degenerado después en la variante "AYUDOSA", adjetivo que ella también se atribuye.

2. MadreYMás, desquiciada intentando que Criatura se siente para cenar. Criatura, como siempre que se trata de ingerir alimentos, intenta escaquearse.

M&M: Venga, Criatura, siéntate de una veeeeeez!!!!
Criatura (con cara de perdonarme la vida y moviendo sus manos como pidiéndome paciencia): TRAN QUI LA CIÓN, mamá, TRANQUILACIÓN!

Os juro que casi me caigo al suelo de la risa.

3. Y la joya de la corona, un insulto que Criatura se inventó hace ya mucho tiempo, no creo ni que hubiera cumplido los 2 años...
Yo me pongo muy alterada cuando conduzco y alguien me hace un trece-catorce... y entonces me tengo que morder la lengua para no insultar a nadie... pues ella, un día, viéndome tan alterada, me dijo: mami, los que no saben conducir son unos... ¡FINES!

Nos gustó tanto el insulto, que es un forma fina y elegante de llamar de todo al inepto que se te cuela delante sin poner los intermitentes... ¡FINES, QUE ERES UN FINES!

Así que, si en algún momento te cruzas con una treintañera (con pinta de adolescente) en un coche, le haces una pirula y te grita ¡FINES!, ya me has descubierto, ¡ésa soy yo!

jueves, 19 de julio de 2012

Políticamente incorrecta: ¿esto se puede arreglar?

Confieso que no veo la televisión y que el único contacto que tengo con la realidad es la media hora de radio mañanera que me acompaña de camino al trabajo.



Pero es que con eso me sobra, mire usté.

IVA que sube, aunque no iba a subir.

Urdangarines que se llevan dinero que iba destinado a proyectos sociales (que digo yo... ¿podrán dormir por las noches sabiendo que se están fundiendo el dinero que serviría para ayudar, por ejemplo, a niños discapacitados?)

Policías, guardias civiles, militares o médicos que velan por nuestra vida, con salarios recortados. Otra vez.

Maestros que tienen en sus manos la educación de nuestros hijos, que ya cobran bastante poco como para ver cómo se esfuma su paga extra de Navidad.

Banqueros que a pesar de hundir el negocio tienen jubilaciones de muchos ceros. La prima de riesgo, que no para de subir (y lo que es más importante, el diferencial que nos toca pagar por refinanciar nuestra deuda, que sube y sube).

Diputados que sueltan un "que se jodan" en el Congreso y se quedan tan anchos.

Mineros a los que los progres aplauden, como si no hubiera 5 millones de parados más, a los que nadie puede ayudar (si el carbón no es rentable y la UE deja de darnos ayudas para esta industria, no podemos seguir financiando a un sector que se hunde, y eso, sintiéndolo mucho por las familias que se van a quedar en paro... lo entiende hasta mi hija de 3 años).

Diputados y presidentes del gobierno ineptos (o aptos, me da igual), que tras hacer una labor cuestionable, siguen cobrando dinero público durante años y años.

Televisiones autonómicas que sólo sirven para generar pérdidas y apoyar al gobierno de turno.

Aeropuertos en los que se invirtieron miles de millones sólo porque algún tonto'lhaba consideró que eso le beneficiaba, en lugar de pensar si tendría tráfico suficiente para poder ser rentable.

Banco Central Europeo, que sigue sin querer financiarnos, a pesar de las nuevas medidas que se están tomando, como si hubiera algún interés oculto en que España e Italia se vayan a la mierda.

Está claro que estamos jodidos, señores. Y mucho. Parece que, hagamos lo que hagamos (lo que nos manda Europa, vaya), esto no lo salva ni el Equipo A.
Me pregunto cómo lo hicieron Alemania, Francia o Inglaterra, tras la Segunda Guerra Mundial, cuando realmente las cosas estaban muy mal. Y salieron adelante. Y se convirtieron en potencias mundiales. De nuevo.

Sigo pensando que, a pesar de que los políticos no paran de cagarla, nosotros, los ciudadanos de a pie, tenemos también nuestra parte de culpa. Durante muchos años hemos vivido de espaldas a la realidad. Y ahora nos hemos encontrado con que todo era una especie de espejismo.

¿Qué se puede esperar de un país donde la mayoría de jóvenes tiene como máxima aspiración entrar en Gran Hermano o convertirse en la nueva comentarista de cualquier programa casposo del corazón?

Lo peor de todo es que parece que nadie sabe qué narices hay que hacer para arreglar esto. Y que, se haga lo que se haga, todo nos lleva al mismo punto de partida.

Yo, de momento, sigo pensando que no quiero que éste sea el país donde Criatura tenga que vivir.

Y vosotros, ¿cómo lo veis? ¿Os ha contagiado ya el virus del pesimismo?

martes, 10 de julio de 2012

Sin acritud



Descripción de la situación:

Madrid, 17:30 p.m.:
Criatura haciendo caca en el baño. MadreYMás comiendo un bollito de chocolate en la cocina.
Criatura grita y me dice que ya ha terminado. Voy al baño a ayudarla con las tareas de limpieza y me ve comiendo.
Me pregunta qué como, me dice que quiere y me monta el pollo (gritos, llanto y todo lo que viene en el pack habitual de una rabieta) cuando le digo que era el último bollito y que no le puedo dar más.

Tras una charla de media hora, Criatura se calma y nos disponemos a marcharnos a hacer unos recados.

Madrid, 18:45 p.m.:
Padre, MadreYMás y Criatura entran con el coche en el parking de un mercado del centro de Madrid.
Al bajar la ventanilla para coger el ticket del parking, un olor a mercado inunda el coche.
MadreYMás: Uf, cómo huele este parking siempre.
Padre: Sí, huele a pescado.
MadreYMás: No, cariño, huele a carne.
Criatura: no, huele al bollito que te has comido antes y del que no me has dejado un trocito.

Carcajada general.

Lo dicho... sin acritud.
¡Menuda memoria selectiva tiene la rubia!

jueves, 5 de julio de 2012

Políticamente incorrecta: ¿niño o niña?



Si fuera india y mi familia fuera tradicional, me casaría con un colega al que probablemente no conozco de nada (ya os conté algo de esto aquí) y me iría a vivir con la familia de mi marido.

Sin embargo, si fuera griega ( mi amiga Isabelita la griega dixit), es muy probable que mi marido viviera hoy con toda mi familia (tranquilo, darling, al fin y al cabo, mi familia es muy pequeña...).

Por el contrario, si fuera norteamericana, o centroeuropea, viviría desde los 18 de forma independiente y vería a mi familia un par de veces al año.

Y si fuera china, directamente, no me habrían tenido...o me habrían abandonado al nacer.

Pero... soy española (no, no he hablado de la Eurocopa, lo sé) y lo que toca es que viva con mi marido y con mi hija en nuestra propia casa (y Dios en la de todos).

Vengo observando que, cada vez que alguien defiende a las niñas frente a los niños, siempre sale con el cuento ese de "es que las niñas son más familiares", "es que cuando se hacen mayores, las niñas siempre tiran a  su familia y los chicos siempre acaban con la familia de su mujer"... ¿PERDÓN?

También me saca un poco de quicio esa manía que muchas madres y abuelas tienen de tratar de forma mucho más cariñosa y cercana a sus hijas que a sus hijos... algo que, lamentablemente, se hace, de forma aún más plausible, con los nietos. Los nietos de las hijas son los nietos de primera, y los nietos de los hijos, son los nietos de segunda.

Afortunadamente, es algo que no he vivido en mi familia (claro, soy hija única, jajajaja!), pero mis tíos siempre han tratado EXACTAMENTE igual a mis primos y a mis primas, y a los nietos de unos frente a los de las otras.

Sin embargo, estoy harta de ver diferencias en ese sentido, madres que abiertamente dicen que es mucho mejor tener una hija que un hijo (¿?¿?¿?¿) y que tratan de forma distinta a unas y a otros. Mis amigas me confirman que es algo habitual en muchos casos...

Tampoco puedo hablar desde mi experiencia, porque sólo tengo un hijo... y es niña, pero... ¿de verdad las que tenéis más de un hijo y de distintos sexos, lo veis así?
¿Queréis más a vuestras hijas que a vuestros hijos?
¿Acaso los paristeis de distinta manera? 

Yo puedo entender que, si eres mujer y tienes una hija, cuando crezca tendrás más afinidad en ciertas cosas como ir de compras, hablar de temas íntimos femeninos, compartir la experiencia del embarazo y del parto de forma más cercana, que con un hijo, es algo obvio... ¿pero de ahí a quererla más? Es como si un padre quisiera más a su hijo que a su hija por el hecho de que ven el fútbol juntos.
También entiendo que una vez que el hijo se casa, la madre intente no inmiscuirse en la vida del hijo ni ser la típica suegra pesada, pero... ¿de verdad se quiere menos a un hijo?
Sobre el hecho de que los chicos son menos familiares... ¿quién lo dice? Dependerá del tipo de chico, ¿no? Y del tipo de familia que tenga cada uno...
A lo mejor, los chicos son menos familiares porque, precisamente, sus madres los apartan antes que a sus hijas... ¿no será, quizás, una consecuencia de esa actitud tan poco maternal?

Llevo mucho tiempo dándole vueltas a este tema, porque es algo recurrente en cada conversación que tengo con cualquier embarazada (todas las embarazadas prefieren niña) y porque ahpra que soy madre, estoy convencida de que sería incapaz de querer a un hijo más que a otro... Me da mucha pena que esas madres se pierdan, de verdad, y queriendo, la vida de sus hijos, una vez que crecen. Y me da mucha más pena aún que esos chicos se pierdan el cariño de sus madres.

En vuestro país, ¿cómo se vive este fenómeno?
Si sois madres de más de uno y tenéis hijos de ambos sexos, ¿cómo lo veis?
¿Se da en vuestra familia esto de que se quiera más a las hijas que a los hijos? ¿Vuestros padres o suegros tratan distinto a unos hijos que a otros?

Por si quedaba alguna duda, yo diré que me he ido de vacaciones más veces con mis suegros que con mis padres...

EDITO: He aludido directamente a las madres (y no a los padres) porque creo que esta actitud es típicamente de madre. Yo, al menos, nunca he escuchado a un padre o a un futuro padre, decir esta sarta de tonterías.