Este genial dibujo, con el que me siento muy identificada, es obra del genial ilustrador y artista Jordi Labanda.

sábado, 30 de junio de 2012

Lo que de verdad importa

Yo, que trabajo en una Multinacional americana, ya lo veo normal, pero una vez al año se organiza un evento en el que un par de señores súper jefazos de la compañía juegan a eso de YSiSomosLosMejoresBuenoYQué...

Es decir, despliegan un montón de gráficos, cifras y mandangas, para hacernos creer que trabajamos en la mejor empresa del sector y que están muy agradecidos por el trabajo que desarrollamos.

Hasta ahí, lo normal.

Después de estas charlas (aburridísimas, por cierto), suele haber algún tipo de actividad grupal, deportiva, o del estilo. Se come, se bebe y a casa.

Ayer, el evento anual se desarrollaba dentro de los mismos cauces que siempre, pero entre las dos partes (la coñazo y la lúdico-festiva), uno de los señores de traje tuvo a bien invitar a un tercero en discordia que nos removió las entrañas, nos encogió el corazón y nos hizo llorar (públicamente a todas las madres, aunque sospecho que todos los chicos también sintieron el nudo en el estómago).

El tercero en discordia era el presidente de una ONG que lucha contra el hambre. Y que nos habló de cosas realmente importantes. De cifras que miden algo más que el margen de una compañía, cifras que suponen la diferencia entre vivir y morir.
En lugar de gráficos, nos puso fotos de niños desnutridos.
En vez de crecimiento negativo, nos habló de desnutrición que deja problemas neuronales y secuelas de por vida.
No habló de expansión internacional, sino de cambio climático y ausencia de agua, algo que destroza las cosechas y aumenta más la hambruna algunos años.
No dijo nada de empresas competidoras, sino de grupos terroristas como Al Qaeda, que impide que la ayuda internacional les llegue... (como si no tuvieran bastante ya).

Y en medio de todo esto, cuando nos estaba explicando sus formas de luchar contra el hambre, nos habló de algo que me puso la carne de gallina (aún más).
Nos habló de sus programas para fomentar la confianza madre-hijo, porque estos niños, desde bebés, viendo que sus madres (o padres) no pueden alimentarles, pierden la confianza en ellos.

Me pareció algo tan duro, tan estremecedor... un "detalle" en el que nunca habría reparado yo sola... Bebés de tan sólo 6 meses que rechazan a sus progenitores porque no entienden que no les den de comer... y padres destrozados por no poder darles a sus hijos algo que llevarse a la boca... ¿puede haber algo peor?

Pero también nos habló de los niños que, teniendo a alguien de su familia cerca (no tiene por qué ser el padre o la madre, en África, la labor familiar la desarrolla la tribu entera) se recuperaban mucho antes que los niños huérfanos... para que luego pensemos que los besos, las caricias y el amor, no sirven de nada...

Os dejo el spot que esta ONG ha lanzado en su última campaña. Son menos de dos minutos que os abrirán los ojos. No hay imágenes desagradables, pero lloraréis de la emoción.



Nota: Esto no es una colaboración ni un post patrocinado. Es la experiencia que tuve ayer, contada como mejor sé hacerlo.
Un toque de atención, de vez en cuando, nos viene tan bien...

martes, 26 de junio de 2012

Listas imposibles: Especímenes de piscina

Llega el verano, y con él, los momentos estelares vividos en la piscina.



Porque una, que es muy cosmopolita, vive en el centro de la ciudad en un minipiso, sí, pero con piscina. Que lo de vivir en una urbanización (o urba, si vives en un barrio del norte, no del sur) tiene mucho glamour.

Después de varios años viviendo en esta casa, he hecho un pormenorizado estudio de los especímenes que una puede catalogar cuando pone el pie en la piscina.


1.  El socorrista: Ese ser que cuando te mudaste aquí era de tu edad, y que año tras año va pareciendo más tu hijo que tu compi de juerga. Cambia todos los años. Puede oscilar entre el tatuado con piercings que asusta a tu hija y el clon adolescente de David Hasselhoff, que te asusta a ti. Este año contamos con un espécimen de la segunda clase, con gafas Rayban, cuerpo musculado y que se remanga el bañador (lo juro) para que no le quede la marca.

2. Adolescentes salidas: fácilmente reconocibles porque se arremolinan alrededor del sujeto 1 mientras ríen histéricamente. Alardean a voz en grito de sus conquistas amorosas, borracheras o cualquier tema que te pueda provocar vergüenza ajena. A los 5 minutos de observarlas, sueles percatarte de que eres madre de una adolescente salida en potencia, momento en que te empieza a entrar el acojone. Se sitúan en la parte menos visible de la piscina para poder a) fumar a escondidas o b) darse el filete con el novio de turno. Cualquier madre que se precie, negará firmemente haber pertenecido a este grupo durante su juventud.

3. Maduro/viejo verde: suele ser el vecino del quinto. Se le reconoce rápidamente porque se sitúa a escasa distancia del grupo 2, pero no hace ascos a nada. De hecho, es al único al que pillas lanzándote alguna mirada obscena. P'a lo que has quedao, MadreYMás...

4. La tía buena: La otra vecina del quinto. Sobrepasa la veintena, lleva un biquini minúsculo, exhibe unas abdominales que tú no has tenido ni a los 15... Sus tetas están perfectamente puestas, no hay rastro de celilutis y además es simpatiquísima con Criatura. La odias tú y el resto de mujeres de la urba.


5. Las familias monoparentales: una amplia mayoría, al menos en mi urbanización. No hablo de madres o padres divorciados o solteros, sino de madres (lo siento, pero somos mayoría) con churumbeles a su cargo mientras los padres juegan al paddle, ven la peli de A3, o duermen la siesta. Dentro de esta categoría podemos encontrar dos subcategorías, en función del físico:

- 5.1. La madre tía buena: ¡Ojo, madres normales de las urbas españolas! Este espécimen, anteriormente en peligro de extinción, se está multiplicando peligrosamente. Antes era raro encontrarlas, pero cada vez hay más... Aquellas que, encima, son madres de familia numerosa son las más envidiadas... que tú te preguntas PorDóndeHabránEchaoALosNiñosSiTienenLaTripaPlana... Compiten por la atención del macho alfa y entran en la misma categoría que la propia tía buena del grupo 4.

- 5.2. Las madres con la tripa fofa: o sea, yo, y muchas de las que me leéis. De hecho, espero que todas mis lectoras seáis de este grupo y no del anterior. NO A LAS MADRES TÍAS BUENAS QUE NOS DEJAN COMO VACAS FOFAS A LAS DEMÁS.
Tetas pequeñas y colgonas, tripa fofa, celulitis galopante y ausencia de glamour son nuestros signos distintivos. Llevamos los 4 pelos malteñidos recogidos en un moñete cutre, nuestros modelos de biquini no son lo más fashion del mundo (sino aquellos que más tapan las zonas conflictivas) y en algunas ocasiones de verdadera emergencia, hemos optado por BañadorEscondeMorcillaLateral.

6. El macho alfa: lo siento, esta categoría, ahora mismo, no está presente en mi urbanización.

7. Las familias completas: suelen darse solamente en sábado o domingo por la tarde. Es habitual verlas cuando son padres de un bebé o de dos, pero siempre con edades inferiores a 4 años. Para niños mayores, os remito al grupo 5.

8. El niño kamikaze: aquel que, al mínimo descuido de su progenitor A ó B, se lanza a la piscina sin ningún elemento que le permita flotar. Suele darse el caso de que el progenitor que le acompañe está más atento al espécimen del grupo 4 ó 6, o incluso 5.1, en lugar de vigilar al niño kamikaze.

9. Las jubiladas del sexto: indispensable para formar parte de esta cuchipandi: bañador de color oscuro (se permiten pinceladas de estampado animal), tripa gorda, culo pequeño, moreno exagerado que les dura todo el invierno, revista Hola!, Semana o Pronto (dependiendo de dónde esté ubicada la urba, según si es barrio guay/pijo, barrio normal o barrio humilde/chungo) y mala leche. Siempre van en grupos de, al menos, 3 jubiladas. Opinan sobre todos los grupos anteriormente descritos y son, literalmente, las líderes del cotarro. Nunca las has visto con sus maridos, pero el portero jura que existen.

10. La niña más preciosa del mundo: en mi urba, sintiéndolo mucho, la categoría lleva 3 años consecutivos ocupada por Criatura. El resto de los críos son monos... ¡pero ninguno como mi rubia!

¿Vosotros habéis identificado alguno de estos especímenes en vuestra urbanización/urba/piscina pública/piscina de pueblo?
¿Se me ha olvidado alguna categoría?

lunes, 25 de junio de 2012

Firma de libros de la Princesa del Guisante

Nota rápida para comentaros lo siguiente:

- QUIÉN: La princesa del guisante, Pesoletina para mí.
- DÓNDE: Cafetería NH Alcalá
- CUÁNDO: Miércoles 27 de junio, a las 19:30
- QUÉ: Firmará sus libros. No hace falta que los traigáis puestos de casa, tendrán ejemplares allí.
- POR QUÉ: Pues porque la vida de una blogger-escritora en sus comienzos es dura, joder. Y no queremos que esté sola en un momento así, ¿a que no?

Yo estaré, que aunque no soy escritora de libros (aún), también os puedo firmar un par de servilletas...

¿Quién se apunta?




Nota: Este post no está patrocinado... lo hago porquemedalagana.com. Eso sí, Pesoletina, los mojitos los pagas tú...

domingo, 24 de junio de 2012

Valiente. Otra valiente.


Una vez, hace ya algunos años, cuando me viste hundida, rodeada de mierda y llorando por los rincones, me dijiste "nunca pensé que pudiera sufrir tanto por alguien que no es de mi familia". Y sufriste. Conmigo. Como amiga del alma que eres, aunque no nos veamos todos los días, ni siquiera todos los meses.

Y ahora, aunque quisiera que esto no hubiera pasado nunca, es cuando realmente te entiendo.

El viernes me provocaste dolor de estómago y mucha angustia.
Ganas de llorar, de golpear puertas y de cagarme en la puta.
Porque aunque no seas de mi familia, te quiero. Mucho.


Estoy sufriendo contigo.

Desde la distancia, porque aunque esté a tu lado, esto lo estás pasando tú sola por dentro.
Cuánto me gustaría poder hacer algo real, algo de verdad. Algo tangible que te aliviase, aunque fuera 3 minutos.
Qué gusto da dormir cuando estás así, ¿verdad? Ese tiempo en el que tu mente descansa y no piensa en nada más...

Te tengo en la cabeza todo el tiempo. No te llamo cada 5 minutos porque sé que en estos momentos no puedes ni quieres hablar más. Te ha costado semanas o meses poder vomitarlo y contarme todo, porque tú no eres como yo, que si no hablo reviento... o me sale una úlcera.
Y mira que yo preguntaba, porque intuía que las cosas no iban como debían.

Te veo consumida. Y sobre todo decepcionada. Lo peor es, siempre, la decepción.
Cuando no lo esperas... tantos años...
Y boom, te estalla la mierda en la cara.
Eso que pensaste que a ti nunca te pasaría.
Y te pasa.

Pero no me digas que has perdido tu dignidad. No, eso no te lo consiento. Y no te sientas humillada por perdonar, por eso precisamente, no.
Si hay alguien digno en esta historia, eres tú.

Respira. Apóyate en esa criaturita que tienes, y que, me consta, te da la vida.

Y conserva ese sentido del humor. ¿Te sorprende, como a mí, que en medio de todo esto puedas aún hacer bromas y reírte?

Sigue jugando a que sois compañeros de piso. Hasta que puedas. Y si puedes unos años, fenomenal. Pero si son sólo unos meses más, tampoco te culpes.
Haz lo que puedas y quieras en este momento.
No te exijas más.

Luchar es lo que toca ahora. Ya sabes mi opinión sincera...

Pero en el momento del encontronazo, de la gran decepción, lo único que vale es hacer caso a tus apetencias más básicas. Come cuando puedas, duerme todo lo que consigas. Achucha todo lo que puedas a la criaturita... y consigue de ella los besos que no tienes ahora en casa.

No es un consuelo, lo sé... pero pasa. TODO PASA.


viernes, 22 de junio de 2012

Variedades

- Mami, vamos a jugar a que hacemos una PENTENACIÓN.

- ¿Una "qué", cariño?

- "Pos" una PENTENACIÓN para las mamás y los papás. Vosotros os sentáis y los niños hacemos la PENTENACIÓN para que nos veáis...

- Ah, una REPRESENTACIÓN....

- Claro, mami, una PENTENACIÓN.

****************************************************

En un barrio de Madrid, después de una fiesta de cumpleaños, pasamos por una iglesia. Se empeña en entrar, desde que estuvimos en Italia el año pasado, le encantan las iglesias.

- Mami, de mayor quiero venir a la iglesia a rezar siempre.

(Padre y yo nos miramos con cara de sorpresa).

Un monje con hábito marrón hasta los pies se acerca, nos saluda y le pregunta el nombre... Criatura habla con él y el monje le pregunta:

- ¿De mayor, vas a ser monja?

- Sí.

(Padre y yo al borde del colapso, claro. Lo gracioso es que contestó rauda y veloz, y no tiene ni idea de lo que es una monja!!!!).

****************************************************

(En el coche, yo conduciendo y diciendo tonterías que le hacen mucha gracia y con las que no para de reír).

- ¡¡¡¡Mami, es muy divertido!!!! ¿Sabes que cuando me río tanto se me salen los pedos?

¡¡¡¡Jajaajajajajajajajajaja!!!!


martes, 19 de junio de 2012

Políticamente incorrecta: ¿tú lo harías?

Si hace 25 años, alguien hubiera tratado de matarte con un coche bomba mientras hacías la compra...

... o hubiera acabado con las vidas de tu mujer y tus hijas...

... o te hubiera dejado huérfano de padre y madre...

... o "simplemente" te hubiera dejado tan "tocada" que no hubieras podido entrar en un centro comercial nunca más porque te sentías culpable por no haber muerto como los demás...

...

...

¿Te atreverías a sentarte frente a la cara de ese asesino para discutir la ausencia de principios morales que le llevó a cometer tal atrocidad?

Porque yo, queridos... debo ser muy burra, pero si me ponen delante al malnacido que ha acabado con la vida de mi hija y de mi marido... lo que menos haría sería charlar.

Hoy, 19 de junio de 2012, se cumplen 25 años del atentado en Hipercor en la ciudad de Barcelona.

Y mientras tanto, este gobierno, fomenta las reuniones entre víctimas y verdugos. Ojo, que no critico a aquellas víctimas o familiares que encuentran descanso en ver la cara de los asesinos. Sólo os aseguro que yo debo ser menos buena o tener menos capacidad de perdón, porque a mí, lo único que me calmaría un poco mi sensación de impotencia y de sed de venganza, sería saber que se van a pudrir, de POR VIDA, en la cárcel.
Ni políticas de arrepentimiento, ni perdón, ni leches fritas. Toda la puta vida metiditos entre rejas y ganándose la manutención. 


lunes, 18 de junio de 2012

De ida... y vuelta

Desvelos colegiales innecesarios (habemus cole concertado), días soporíferos de hospital, golpes de coche encadenados, eventos con los inlaws, la niña tiene celos, sigo sin embarazarme PeroDeboSerLaÚnica porque a mi alrededor florecen los embarazos ajenos...
Abro mi bandeja de entrada y me encuentro mails de cada uno de vosotros... desde la que, para sacarme una sonrisa me habla de su última adquisición en verde mint hasta la que me adelanta que presenta libro en Madrid y quiere que nos veamos, o aquella que sin apeas conocerme me ofrece su ayuda, o la que me comenta simplemente cómo ha ido lo del cole de sus hijas... me paso de maleducada, no puedo contestar, otra vez el nudo en la garganta, no tengo ganas de escribir...
Me sumerjo de nuevo en los vídeos de YouTube, esa especie de anestesia barata que me funciona como a otros Gran Hermano... sobre todo que no se note, que la sonrisa te siga saliendo en el trabajo, en el parque, con las mamás de la guarde, con BenditaAbuela y los inlaws, con el frutero y hasta con el imbécil que te da por detrás...
Y luego ya llorarás, en privado, porque las penas las lavas en casa, que una persona quejumbrosa y pesimista sólo consigue aburrir. Y tú no eres de esas, no, tú siempre eres la que dice tonterías, la que hace reír con sus burradas en las cenas de amigas, la que contesta con desparpajo hasta al gris de su jefe, la que siempre está contenta....
Y el blog tampoco está para llorar... que ya cansas, que ya no te salen las listas graciosas del tirón, como antes, que pareces una triste y no hay cosa que más rabia te dé que los tristes, esos que van de mártires por la vida...

3 meses han bastado. He llorado, he gritado y pataleado. He dado puñetazos de pura rabia, me he desgañitado en la oscuridad de mi cuarto, me he permitido el lujo de mirarme el ombligo y compadecerme de mí misma. 

Gracias a todos. 
Por los mails, que han sido muchos.
Porque en 3 meses de sequía bloguera sólo he perdido un seguidor.
Porque necesitaba un descanso y me habéis esperado.

No prometo nada, no hago planes porque en mi caso, los planes siempre me salen regular.
Escribiré cuando pueda, cuando quiera, o cuando tenga algo que contar.
 
MadreYMás ha vuelto.