Este genial dibujo, con el que me siento muy identificada, es obra del genial ilustrador y artista Jordi Labanda.

martes, 29 de noviembre de 2011

Aniversarios

El día 29 de noviembre es para mí una fecha muy importante, de recuerdos enfrentados.

Por un lado, celebro 14 años junto a Padre. Una noche de hace ahora… uf, 14 años, que se dice pronto, entre cañas y copas, terminamos… pues como terminamos. No contaré aquí más detalles (me reservo para otra entrada contaros cómo nos conocimos… que no tiene desperdicio y puede dar para un post enterito, y de los buenos…).

No sabía entonces que, el día en que nuestro aniversario fuera el decimotercero, me informarían de que mi segundo hijo no iba a nacer.

Pocas cosas hay tan dolorosas como la muerte de un hijo, aunque sea un hijo de pocas semanas de gestación.

Un año más tarde, me encuentro tranquila, aunque triste, por este hecho. Me acuerdo muchos días de ti, pequeño (no sé por qué, pero estoy segura de que era un niño). Allá donde estés, estoy convencida de que nos echarás un cable. Ya sabes que este año está resultando complicado… y que la salud se nos está resistiendo.

La vida es así de curiosa. De repente se juntan los astros y todo el universo se confabula para que nunca más me olvide de este aniversario.

PD: A ti, querida lectora, también te mando un abrazo enorme. También para ti el 29 de noviembre queda como una fecha triste.

viernes, 25 de noviembre de 2011

53... ¡016!

53 mujeres residentes en España hoy no pueden comentar sobre el polémico "caso Soraya".
Más de 20 hombres tampoco.
No han podido entrar en mi blog, leerlo, o argumentar su postura.
No pueden criar a sus hijos. Ni elegir si quieren trabajar.
Tampoco han podido reducir su jornada de trabajo para verlos crecer.

Sus parejas tampoco podrán hacerlo. Porque espero que se estén pudriendo en la cárcel.

53 mujeres y más de 20 hombres han sido asesinados este año en nuestro país a manos de sus parejas o exparejas.

Hoy, en el día contra la violencia de género, desde aquí, desde lo poco que podemos hacer, mi homenaje a esas personas.

Si sufres maltrato en casa, o conoces a alguien que lo sufra, no lo dudes. Llama al 016.

(No he encontrado estadísticas de los hombres asesinados en su entorno familiar durante lo que llevamos de año. Gracias, FdI, por la puntualización... ya ves, al final yo también caigo en tópicos).

jueves, 24 de noviembre de 2011

Políticamente incorrecta: ¡todas contra ellas!



No hace falta que os ponga en antecedentes, es el tema de moda estos días. Ayer en el desayuno en la oficina, por la noche con una amiga... todo el mundo (o mejor, todas las mujeres, porque no he escuchado aún a ningún hombre manifestarse sobre el tema) habla del extraño caso de Soraya (Saenz de Santamaría).
Como antes todo el mundo lo hizo de Carme (Chacón).

Si esperáis un post en el que me una a la marea humana de críticas (a menudo sin ningún tipo de fundamento) hacia estas mujeres que HACEN LO QUE PUEDEN Y LO QUE QUIEREN para compaginar sus dos facetas, la familiar y la profesional, ya podéis cambiar de página.

Sé que no unirme al carro de las críticas y los reproches me hace ser, de nuevo, políticamente incorrecta, y probablemente, perder algún que otro lector (bueno, lectora, seamos claros), pero aún así... me arriesgaré.

Voy a intentar resumir mi postura, de una forma ordenada y sencilla. Lo haré esgrimiendo las razones que todo el mundo argumenta y dando mi punto de vista sobre ellas.

1. En cuanto a la salud de la madre:
En este punto, es en el que más de acuerdo puedo estar con la mayoría. No sé cómo narices puede estar dándolo todo a los 12 días de haber dado a luz. Yo pasé 6 semanas bastante fastididada con los puntos del puerperio, así que creo que por una cuestión de salud, no debería estar recomendado llevar ese ritmo frenético a los pocos días de haber parido. Sin embargo, también tengo amigas que tras un parto vaginal, a los dos días estaban como una rosa...
Recuerdo un documental de Cuatro (hace años) en el que comparaban los partos de 4 mujeres en 4 continentes distintos. Recuerdo que había una madre india que al día siguiente de parir (¡¡¡¡al día siguiente!!!!), se ató al niño con su foulard-mochila y se fue a recoger arroz como todos los días...

2. Pobre bebé:
Pues sí, pobre bebé. Y pobre madre, cuando piense que no ha estado lo suficiente con su hijo. Estoy segura de que se arrepentirá, porque esos momentos nunca vuelven, pero... es su decisión.
Ese bebé no estará solo. Sobre todo, porque, aunque parece que todo el mundo lo ha olvidado, ese bebé TIENE UN PADRE. Que le puede dar cariño, amor, cobijo... y biberones.
Sí, ya sé... que la lactancia materna, y bla, bla, bla. Yo soy defensora de dar el pecho, pero sobre todo, defiendo que cada madre haga lo que considere, pero nunca he criticado a aquellas madres, que libre y personalmente, deciden no darle el pecho a su bebé. Sin lactancia materna, el padre es tan CAPAZ de cuidar a su hijo como la madre. Y decir lo contrario equivale a decir que una madre adoptiva es menos madre que una biológica. Porque ni el padre ni la madre adoptiva han parido a ese bebé, pero ambos están capacitados para darles todo el amor del mundo.
Tampoco sabemos las circunstancias personales de esta madre, no sabemos si cuenta con el apoyo de los abuelos o de otros familiares... O si el bebé anda siempre cerca para que ella pueda aprovechar todos los ratos libres entre reunión y reunión.

3. Las clases altas nunca han criado ellos mismos a sus hijos, tendrá una "chacha" que lo hará.
Esto lo leí tal cual, en algún sitio. Ya sólo el término "chacha" me parece tan despectivo que he tenido que ponerlo entre comillas.
Que me dieron ganas de contestar directamente "Claro, como tú vives en su casa o tienes cámara oculta comprada en La Supertienda Del Detective, lo sabes todo, todo y todo de Soraya".
Vuelvo a repetir, no sabemos las circunstancias personales de la vida de esta señora. Y sobre todo, olvidamos constantemente, que este bebé tiene un padre.
Y oye, si tiene una ayuda doméstica en casa, ¡esa suerte que tiene! Desde que yo cuento con ella mi matrimonio ¡ha mejorado muchísimo! Porque, a menos que encuentres alegría y satisfacción en limpiar y planchar, creo que es genial que alguien te pueda echar una mano con esas tareas.
Y ojo, no lo digo con menosprecio. Mi madre, de clase humilde y con escasos recursos económicos, pasó muchos años de su vida limpiando para otros. Ni me avergüenzo, ni lo considero un derecho exclusivo de las clases altas.
Ups, ahora habré descuadrado los argumentos de más de una... Una chica que viene de clase humilde, teniendo chica en casa... uyuyuyyyyyy....

4. No es un buen ejemplo para los empresarios:
Aquí, sinceramente, me cuesta mucho imaginar a ningún jefe diciéndole a una empleada recién parida "Oyes, mira, que como Soraya a los 9 días estaba en el balcón, que digo yo que tú eres una blanda por tomarte tus 16 semanas correspondientes". No sé, igual en el entorno laboral en el que me muevo esto no se dé... aunque sí te castiguen al último puesto por pedirte una jornada reducida, o por solicitar una excedencia...
Lo que vengo a decir es que siempre van a pensar que las personas que anteponen su vida personal a su vida profesional son menos interesantes para ocupar puestos de poder en una empresa.
Y no sé cuál es la forma de arreglar esto, pero me da que aunque Soraya o Carme hubieran agotado sus bajas maternales, no habría cambiado nada...

5. ¿Por qué planeó su embarazo en estas fechas si quería ocuparse de su carrera profesional?:
Bueno, bueno, bueno... como si planear un embarazo fuera tan fácil.
De nuevo, no sabemos si lleva años intentando quedarse embarazada, si ha sido por sorpresa, si lo planeó pensando en que las elecciones serían en marzo, como estaba previsto...
Yo planeé tener a mis hijos seguidos. Y Criatura cumple en febrero 3 años. Ya veis la planificación que uno puede hacer con los embarazos...

6. Carme y Soraya tendrían que dar ejemplo agotando sus bajas maternales:
Esto ya se escuchó cuando la Ex-Ministra de Defensa decidió incorporarse a su puesto tras 6 semanas de baja. El resto se las cedió a su marido.
Carme Chacón le dio el pecho hasta los 6 meses, se las apañaba como podía para que el bebé estuviera cerca siempre y poder darle las tomas.
Y ni era el mismo momento político y económico, ni era el mismo puesto.
La situación del país ahora mismo es crucial. Y el trabajo de estas dos madres no es un trabajo ordinario. Son puestos muy importantes, que no se pueden comparar con una actividad profesional como la tuya y la mía. No, lo siento, pero no.
Me imagino a Carme teniendo que dar explicaciones de los meses durante los que ha alimentado a su hijo con el pecho, para que nadie se le echase encima...
Yo nunca di tantas explicaciones a nadie... ¿por qué somos tan críticas las mujeres con las propias mujeres?
¿Por qué nos dedicamos a juzgar en lugar de a empatizar?

7. Les puede la ambición:
Pues no lo sé. Y si es así... ¿cuál es el problema? ¿Es porque son mujeres?
Hace un mes Sarkozy fue padre. No he visto que se haya cogido la baja paternal. Y lo que tampoco he visto es que nadie le haya criticado por ello.
El único político de peso que disfrutó de su baja paternal fue Blair, cuando era primer ministro. Parece que su mujer le obligó para que así diera ejemplo. Claro que con la cara de mala leche que se gastaba Cherie, como para que Tony se negase... De todas formas fue algo simbólico, porque con una semana, tampoco da para mucho...
Eso sí, si el gobierno estuviera formado solamente por hombres, nos quejaríamos de lo injusto que es el mundo del poder... machista, retrógrado, bla, bla, bla... pero si hay mujeres en edad fértil que deciden libremente seguir ocupando sus puestos y delegar la tarea de criar a su hijo a su propio padre, también nos parece mal.

Para terminar (y no hacer este post el más largo de mi blog), me permito recordaros las siguientes cifras:

El 18% de las mujeres con cargos ejecutivos renuncia a su baja por maternidad y las que aceptan el permiso viven con la incertidumbre que eso ocasionará a su futuro laboral. Una encuesta del IESE publicada el año pasado revela además que sólo un 12% de los ejecutivos tomó ese permiso y eso que cuando se tomaron los datos para el estudio los hombres sólo podían coger un par de días o tres. Además, indica la encuesta, a ellos les reportó una buena imagen social.

Recordemos, ante todo, que es una decisión personal, que el trabajo de estas personas es extraordinario (en el sentido literal de la palabra), y que seguramente, si se hubiera tomado las 16 semanas de baja, también estaría oyendo críticas del tipo "hay que ver, tal y como está el país y Sorayita en casa con su bebé... y así van a sacar adelante a España?".

Yo di el pecho, reduje mi jornada laboral y estoy encantada con mi decisión. Pero también estaba deseando incorporarme al trabajo, porque la maternidad me sobrepasaba... Y no tengo un puesto importante ni decisivo. Ni siquiera me gusta mi trabajo. Si trabajase en algo que me apasiona y por lo que llevo años luchando... ¿habría renunciado a los primeros meses de vida de mi hijo por ello? No lo sé. Seguramente no, pero no lo sé. Y desde luego, me veo incapaz de juzgar a nadie por ello.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

La Navidad ya ha llegado a casa




¿Que cómo lo sé?
Porque ayer tuvimos la siguiente conversación con Criatura:

Criatura (a Padre): ¿Me cuentas qué has hecho hoy en tu trabajo?
Padre: Cariño, hoy he comido con José, te acuerdas de él? Tú lo conoces.
Criatura: Sí, es el señor que voy a poner en el Portal de Belén.

Pues eso.

domingo, 20 de noviembre de 2011

Yo voto, ¿tú votas? Nosotros votamos, ¿vosotros votáis?



En casa votamos todos. Criatura no, obviamente, pero porque aún no puede. Aunque hoy se ha quedado con ganas...
Puedo jactarme de haber votado cada una de las veces que se han celebrado elecciones en nuestro país. Nunca he dejado de hacerlo. De hecho, me gusta votar. La primera vez me hizo muchísima ilusión. Y 15 años depués, me la sigue haciendo.

Pero hay muchísima gente que conozco que decide no votar. Se amparan en excusas como "qué más da un voto", o "son todos iguales", "los políticos sólo están ahí para enriquecerse", "no voy a molestarme"...

El derecho al voto es también un deber. En la sociedad en la que vivimos, prima siempre la ley del mínimo esfuerzo, de no molestarse por nada, de no involucrarse en ningún tema delicado... El pasotismo se ha instalado en cada una de las facetas de nuestra vida.

En muchos países, el deber de votar es también una obligación legal. Es el caso de Argentina. Y francamente, no me parece un planteamiento erróneo.
Hay suficientes propuestas como para encontrar una que nos guste a cada uno de nosotros.
Desde partidos mayoritarios, como los grandes conocidos, partidos nacionalistas, seas de donde seas, hasta partidos minoritarios para todos los gustos:

- Que eres un antisitema, vota a Muerte al Sistema.

- Que no sabes qué votar, vota a Escaños en Blanco.

- Si eres muy limpio, decántate por Higiene Democrática.

- Si estás encantado contigo mismo, tu opción es, sin duda, el Partido de la Libertad Individual.

- Si eres un fanático de las Nuevas Tecnologías (o tienes un blog), está claro que tu voto debe ser para el Partido de Internet.

- Si Jack Sparrow es tu ídolo, tu partido es el Partido Pirata.

- Y si ninguna de las opciones te satisface, tu partido es, definitivamente Hartos.

Vota... lo que prefieras. Pero vota.


Yo voto, nosotros votamos. ¿Tú votas? ¿Vosotros votáis?

(NOTA: todos los partidos que aparecen en negrita son reales y concurren en estas elecciones.)

lunes, 14 de noviembre de 2011

Traumas de la maternidad: preguntas trampa de Criatura (de bodas y Universos)



Desde que hace un mes fuimos a una boda, Criatura está obsesionada con el tema bodas. No negaré que yo estoy encantada con ello (me gusta más una boda que a Chuck Norris romper dientes) y que puede que incluso fomente un poco esa obsesión.

El sábado paseando por el centro de Madrid, mantuvimos la siguiente conversación (no negareis que ya tenemos conversaciones de chicas)...
El problema no es cómo empezó... sino como acabó:

- Mami, ¿por qué se casa la gente?
- Porque quieren pasar toda la vida juntos. A la novia le gusta mucho el novio y quieren estar siempre juntos y por eso se casan.
- Pero... ¿por qué?
- Porque quieren celebrarlo con todos sus amigos y quieren que todo el mundo lo sepa. Entonces se juntan todos y así la novia dice al novio que le quiere, delante de todo el mundo... Mami y papi también se casaron, ¿sabes? Y mami llevaba un vestido blanco, como de princesa (este es el tipo de licencias poéticas que yo me permito en la conversación...)
- ¿Mami y papi se casaron? ¿Y había mucha gente?
- Sí, cariño, había un montón de gente... Estaban los abuelos, los yayos, los tíos, las amigas de mami...
- Y yo... ¿dónde estaba?
- Cariño, tú no estabas... es que todavía no existías... (Comienzan las palpitaciones... y yo qué sé dónde puñetas estabas, jamía, si aún ni teníamos claro si tendríamos hijos...)
- ¿Y por qué no estaba?
- Pues es que todavía no habías nacido...
- ¿Estaba en la tripita de mami?
- No, cariño, no estabas en la tripita de mami todavía (Las palpitaciones aumentan y vienen acompañadas de sudores fríos)
- ¿Y dónde estaba? ¿Estaba solita? (Con cara de SerásAggquerosaMamiAbandonadoraDeNiños)
- No, cariño, no estabas solita, es que todavía no "eras"... estabas... en el universo (Vaaaaaaaaaaaaaale, ya sé que no es una respuesta muy acertada, pero NECESITABA SALIR DEL JARDÍN DONDE ME HABÍA METIDO).
- ¿Y dónde está el Universo?
- Anda, mira, Criatura, ¡un burro con alas!

Si a falta de 3 meses para cumplir 3 años, ya tenemos estas conversaciones, no sé qué va a ser de mí cuando cumpla los 6.

¿Qué respondéis a los niños tan pequeños cuando os plantean este tipo de cuestiones? ¿Mentís como bellacos? ¿Cambiáis de tema? ¿Os metéis en estos fregaos porque no queréis mentirles?

jueves, 10 de noviembre de 2011

Elemento tocafolicular de la semana: el cambio de horario



Este post está dedicado al "iluminao" al que se le ocurrió la maravillosa idea de cambiarnos de hora en invierno. Y más que "de la semana" debería decir que es EL elemento tocafolicular del TRIMESTRE.

Día cualquiera tras el cambio de horario:

06:40 AM: El despertador de MadreYMás suena con una preciosa sintonía que indica que hoy hay que currar. Si hay mala suerte, MadreYMás ya lleva una hora dando vueltas en la cama (y su cabeza ya arde).
La primera semana tras el cambio de horario, el uso del despertador es totalmente innecesario, puesto que Criatura se despertará a las 6:00 AM.

06:45 AM: MadreYMás enciende todas las luces de su casa, porque fuera ES DE NOCHE. Ahorro de energía para M&M: CERO.

07:30 AM: M&M sale de casa, monta en el coche y va por la calle. Es casi de día y cuando llega a la oficina, las luces del techo están dadas, igual que durante el resto de la jornada laboral.
Ahorro de energía para la empresa de M&M: CERO (tampoco es que esto me quite el sueño..., aunque igual influye en la calidad de los productos de mi cesta de Navidad...)

15:00 PM: Después de pasar el día currando, escuchando a ejecutivos tonto'lculos y demás trajines varios, M&M se monta en el coche y se pasa por la guarde a recoger a Criatura, que sale cual potro desbocao.

16:30 PM: Criatura merienda. Es de día. No hace falta dar la luz (como tampoco hacía falta darla ANTES del cambio horario).
Ahorro de energía para M&M: CERO.

17:00 PM: Criatura se queda atontada frente a Clan TV. No conseguiré despegarla hasta las 17:30, hora en que acaba Peppa Pig.

17:30 PM: Decido bajar al parque, hoy no llueve, no hace demasiado frío y quiero que Criatura haga un poco de ejercicio, a ver si Dios se apiada de mí y le entra hambre a la joía niña. Y si hay suerte, puede que consiga que cene algo esta noche! Sí, seguro que sí, hoy va a ser mi día de suerte...

17:40 PM: Suponiendo que la bajada al parque haya ido como la seda, no nos hayamos parado unas cien veces por el camino, a Criatura no le hayan entrado ganas repentinas de hacer pis en el césped (en otra vida debió ser un lindo cachorro porque mira que le gusta hacer pis al aire libre...), le haya entrado algún tipo de rabieta, se nos hya olvidado algo en casa, etc, etc, etc....
Llegada al parque.

18:10 PM: Anochece en el parque infantil. Criatura justo ahora acaba de empezar a socializar, le ha quitado el juguete de sus sueños al otro niño del parque, y dice que tururú a la proposición de M&M de subir a casa.
M&M le dice que es de noche, que el "iluminao" que decidió cambiar la hora lo hace por el bien del planeta y que bla bla bla...
(M&M se caga en la madre del "iluminao", que es una cosa que no sirve para nada, pero que descarga, oyesssss).

18:30 PM: M&M&C (MadreYMásYCriatura) llegan a casa, de mal humor, cabreadas y con pocas ganas de nada...
Encendido de luces en casa, porque ES DE NOCHE y no se ve nada de nada.
Ahorro de energía para M&M: -1 hora

19:00 PM: Criatura bañada y M&M cansada. Falta aún una hora para cenar, Criatura no ha corrido y jugado lo suficiente en el parque y eso pasa factura a su estado de ánimo.
Ahorro de energía (emocional) para M&M: -10.000
Veces en las que M&M se ha cagado en la madre del Iluminatis: 135.468

21:00 PM: Criatura se va a la cama cabreada, sin cenar y diciendo que no quiere dormir.

Señor "Iluminao"... o resto de lectores habituales: ¿alguien me puede decir a quién beneficia (y de qué modo) este absurdo cambio horario?

Las luces de la calle se apagan antes por las mañanas, pero se encienden antes por las noches...
Igual que en las casas particulares...

¿Por qué ese empeño en hacer la tontuna esta todos los años (y además dos veces)?

sábado, 5 de noviembre de 2011

Mañana

Pídeme que me relaje, pero no hoy.
Exige que no me hunda, pero que sea mañana.

Mañana... mañana me levantaré de nuevo como llevo haciendo los últimos 2 años y medio. Y me enfrentaré de nuevo a la decepción.

Pero hoy... hoy no quiero ver a nadie, la comida con amigos me resultaba imposible de digerir... hoy sólo quiero estar en casa y lamerme mis heridas.

Mañana no me quedará más remedio que volver a sonreir. Pero eso será mañana. Hoy no me pidas que no esté mal. Si no sabes las palabras adecuadas, no digas nada. Sólo abrázame y dime que estás ahí.

Necesito un poco de indulgencia conmigo misma. Necesito llorar, romper algo y gritar de ira y frustración. No es justo. Y aunque no arregle nada repitiéndolo una y otra vez, mi cuerpo, ese que es incapaz de otras cosas, me pide ese ejercicio de explosión y rabia.

Mañana. Mañana me pondré de nuevo la careta de madre y esposa sonriente. De amiga bromista. De sociable sin remedio.

Pero hoy no puedo. Hoy sólo quiero meterme bajo las sábanas y depertarme con otra realidad diferente.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Listas imposibles: cosas para las que no estás preparada cuando eres madre



Hace un mes que tenemos un nuevo miembro en la familia y estoy reviviendo (desde la lejanía, eso sí) lo que supone tener un recién nacido en casa.
Esta entrada no va a resultar políticamente correcta, ni tampoco rosa y mema. Va a ser sincera, es lo que pretendo. Y espero también que sirva a aquellas personas que en algún momento se hayan sentido como yo...

Cuando una se queda embarazada piensa que todo será genial. Es la culminación de un deseo, de una necesidad de ampliar la familia.
Una, que ha visto tanta película chorra jolivudiense, piensa que la maternidad es un no parar de compras de lazos y cucos, un derroche de amor sin límites y un subidón (no sólo de leche...)

Pero nade te cuenta otras cosas, creo que en general, hay una hipocresía latente en la forma de contar la experiencia maternal. Voy a enumerar una serie de sensaciones y expectativas incumplidas que experimenté cuando fui madre por primera vez (y digo primera vez, porque creo que después la cosa cambia... a mejor):

- Amor instantáneo cuando nace tu bebé: Seguramente, esto no será entendido por un gran número de personas y lectoras habituales. Yo esperaba que en el momento de nacer Criatura sintiera ese amor incondicional y fuerte hacia ella, pero no fue así. Sentí ternura y alegría y emoción, pero sin ninguna duda, la quiero muchísimo más ahora que cuando nació. La entiendo, la adoro, la quiero con locura, la mimo, la consiento, la educo, la necesito... Pero para mí esto ha sido el resultado de un proceso largo y duro a veces.

- Dependencia: Una de las cosas más duras para mí fue el hecho de tener que contar con ese bebé pequeño y dependiente para todo... terminaba cansada, quería recuperar mi vida, mi independencia, mi espacio como mujer, no sólo como madre... Creo que esa parte nadie te la cuenta, y si eres una persona de carácter sociable e independiente a la vez, es lo que más te cuesta asumir de tu nuevo rol de madre.

- Cansancio: Siempre os he dicho la verdad. Criatura duerme de lujo desde que era bien pequeña, pero recuerdo ese primer mes y medio como algo borroso... entraba en bucle una y otra vez, no terminaba de encajar con mi nueva faceta de madre y lo que es peor, nadie parecía comprenderme.

- Inseguridad: en un momento en el que todo el mundo parece saber más sobre bebés que tú misma, la inseguridad va ganando terreno y se adueña de tu confianza. No sabes qué hacer con ese bebito que requiere constantemente tu atención, no sabes qué le ocurre, por qué llora, o ríe o bosteza o no come. No sabes nada de nada, y todo el mundo se empeña en saber más que tú.

- Individualidad: en una sociedad en la que hemos sido educados para comportarnos como seres independientes, profesionales, mujeres diez y seres autónomos, nadie se ha parado a contarnos que eso es incompatible con la maternidad, que dejas de ser tú , tú y tú para convertirte en "la mamá de...".


Creo que esas sensaciones se han diluido del todo durante estos 32 meses que llevo siendo madre.
Y creo también que cuando una se plantea repetir maternidad lo hace de una forma mucho más consciente que la primera vez.
He aprendido que mi amor por ese ser pequeño e indefenso no está condicionado a nada. Que la quiero como es y tal cual es.
Que la necesito en mi vida, porque mi vida ya no sería lo mismo sin ella.
Que cada vez necesito menos tiempo para mí y más para ella.
Que si Dios me concede de nuevo el placer de ser madre, lo disfrutaré mucho más, desde el minuto 1, porque no quiero perderme ni un segundo, ni un llanto ni un cólico...
Que podía haber prologado la lactancia más allá de los 3 meses y medio que lo hice.
Que un hijo no es propiedad de los padres.
Que el amor se construye día a día y que crece de una forma tan ilógica que me dan ganas de llorar si lo pienso...