Este genial dibujo, con el que me siento muy identificada, es obra del genial ilustrador y artista Jordi Labanda.

jueves, 28 de julio de 2011

Listas imposibles: bodas




Hoy hace 5 años que nos casamos. Un aniversario un poco raro, porque Padre no llegará a casa hasta esta noche (aunque mañana lo celebraremos convenientemente)...

Nuestro matrimonio es, podría decirse, un superviviente. Hemos sobrevivido a todo tipo de desastres naturales (y artificiales).

5 años son ya una cantidad memorable de años. El resultado más visible de nuestro matrimonio es, hasta el momento, una rubia loca, que se pasea con el culo al aire por casa y que a las 7 de la mañana hace excursiones a nuestra cama para darme sustos de infarto.
(Para los que acabáis de aterrizar en mi blog, no, no se trata de la amante de mi marido).

Me encantan las bodas. A mí me invitan a una boda y ya me dan la alegría del día, oyesss.
Me gusta todo, el momento de entrada de la novia, llorar en una boda cuando se declaran amor por siempre, los trajes de ambos, el vestirme de invitada, los tocados que sólo me puedo poner para ir a una boda, los taconazos, la barra libre (sobre todo la barra libre!!!), la decoración floral... ¡todo!
Me gustan las bodas religiosas, civiles, católicas, hindúes, mediopensionistas... ¡Si es que me rechifla lo de casarse!

Ahora, 5 años después, os voy a resumir, lista de por medio, cómo fue nuestra boda.

1. Maquillaje: en aquellos tiempos yo era una RePaVa auténtica, así que mi prima C, muy pofessionaá ella, fue la que se encargó de peinarme y maquillarme. Fue genial. Nos tomamos un gin tonic mientras tanto (absolutamente recomendable para relajarse) y me dejó tan guapa que hoy, cuando veo las fotos, me sigue pareciendo que estaba radiante. Sólo la cagó un poco con el perfilador de labios, que me parecía a Carmen de Mairena, pero nada que no se pudiese arreglar. Corta, pega... y ¡lista pa casarme!

2. Vestido de la novia: Hoy elegiría otro diferente, más sexy (sobre todo, teniendo en cuenta que estaba muuuuuucho más flaca que ahora!!!). Pero claro, yo no sabía que 5 años despuész tendría 5 kilos más... Ostras, Padre, ¡mejor que no lleguemos a las bodas de plata!

3. Novio: de chaqué, guapísimo. Volvió a repetir chaqué en la boda de su hermana y yo, ya me emociono pensando en el momento en que Criatura se case y se lo vuelva a poner (por joder, Criatura se casará en Ibiza, y nos obligará a todos a ir de blanco, como si lo viera). Creo que, en general, el chaqué favorece a todo tipo de cuerpos masculinos. Los estiliza y los hace súper atractivos! Mmmmm...

4. Flores: Las de mi ramo, margaritas, mis favoritas. Las de uno de los centros que Padre me envió ese día, también. Las de la iglesia, compartidas con los novios de ese día, fueron, del mismo modo, margaritas. Las que hoy me han llegado de parte de Padre, gerberas. Malvas y mezcladas con otras cuyo nombre no sé, pero preciosas. Me encantan las flores.
Recomendación para futuras novias: no llevéis el ramo como si fuera una antorcha. Sí, yo lo levé así. No, no queda bonito.

5. Ingles brasileñas: La peor parte de mi preparación bodil. MadreDelAmorHermosoQuéLagrimonesSeMeCaían. Una, que en su candidez bodil, estaba dispuesta a cualquier cosa. A tener en cuenta como algo que nunca jamás repetiré. Bendita depilación láser.

6. Iglesia: la más bonita de Madrid. San Manuel y San Benito, al lado del Retiro. Tiene un retablo diferente, en el sentido de que es todo un enorme mosaico, como si se tratase de una iglesia ortodoxa griega.

7. Viernes. Nos casamos un viernes. Sí, y eso que lo preparamos con año y medio de antelación...

8. La novia llega tarde siempre: mentira. Yo llegué, conducida por el mejor amigo de mi padre a la iglesia, antes de que la novia anterior se hubiera marchado. Tuvimos que estar dando vueltas por el barrio de Salamanca hasta que mi cuñada me avisó de que el camino estaba libre. De hecho, al pasar delante de la Iglesia pude ver a Padre esperándome mientras saludaba a todo el mundo.
Qué le vamos a hacer, yo es que tenía muchas ganas de pillar a Padre, ¡jajajaja!

9. Regalos: Dimos unos maravillosos abanicos pintados a mano por mi madre a cada invitada, en la puerta de la Iglesia.
Ya en el restaurante, entregamos botellitas de aceite, también pintadas a mano por mi madre, y de nuestros propios olivos, a los invitados. Mis mejores amigas fueron las encargadas de repartir los regalitos.

10. La Masía de Jose Luis: es allí donde celebramos el banquete. Es un lugar precioso, decorado por Pascua Ortega, con una comida espectacular y mucho estilo. Repetiría, sin duda. Lo mejor fue el postre de chocolate. Una auténtica bomba calorífica... ¡como debe ser! No tuvimos tarta porque a ninguno nos gustaba el momentazo de tener que partirla...
Cada uno hace en su boda lo que quiere, y a nosotros, el momento SableToledano nos daba mucho apuro...
Para compensar, no faltaron los "Vivan los novios" y "Que se besen los padrinos" correspondientes...

11. After wedding... terminamos en el ático de un amigo de Padre, en pleno Lavapiés, vestidos de novios y viendo cómo salía el sol con nuestros amigos más cercanos. Y mientras tanto, el amigo de Padre se liaba con una amiga mía... ¡típico de una boda!

12. Speech: yo, que debo tener genes anglosajones, pronuncié un discurso que nadie conocía, menos mi amiga Isabelita la Griega, ¡que fue la encargada de guardarme la chuleta en su bolso de invitada!

13. Honeymoon: Fuimos 15 días a Japón. A la vuelta, Padre había reservado, por sorpresa, 3 días en el mismo hotel de París al que fuimos, por primera vez, algunos años atrás. Fue un detalle precioso.

14. Balance: con nuestros más y nuestros menos, el balance es súper positivo! Yo me casaría una vez al año, con todo lo que supone, porque me encanta y requetechifla!

Padre, ¿te quieres casar conmigo?

Y vosotros, ¿cómo fue vuestra boda? ¿Cuántos años lleváis ya de feliz (o infeliz) matrimonio?

lunes, 25 de julio de 2011

La fiera de mi niña



DÓNDE: Puente de Carlos en Praga
CUÁNDO: Fin de semana pasado
TEMPERATURA: 35 grados bajo el sol
PROMEDIO DE PERSONAS POR METRO CUADRADO: 140
QUÉ: Bajo estas condiciones ambientales, pude ser testigo de la siguiente conversación entre Padre y Criatura:

Padre: Criatura, si quieres ir caminando, tienes que darme la mano, que hay mucha gente y te puedes perder. Y si no, te montas en el carro.
Criatura: No.
Padre: ¿Quieres ir andando de la mano de papá o en el carro? (La famosa táctica paternal de ofrecer solamente dos opciones)
Criatura: No.
Padre: ¿Qué prefieres, andando de la mano de papá o en el carro? (La famosa táctica paternal conocida como técnica del disco rayado).
Criatura: No, quiero hasshé el bruto.
Padre: ¿Que quieres hacer el bruto? (Flipado ante la respuesta de la Princess, vuelve a formular la pregunta)
Criatura: Sí.

Y allí que se sentó, en medio del puente, pataleó unos 30 segundos, gritó otros tantos y en un par de minutos ya estaba lista para continuar.

¿Seguro que son los niños los que tienen que aprender de los adultos?

Lo bien que me vendría a mí dar un par de gritos y deshogarme de vez en cuando para continuar relajadita...

jueves, 21 de julio de 2011

¿Vaso lleno o vaso vacío?




Despertarte a las 4 y media de la mañana para coger el taxi.
Dejar a tu familia durmiendo para irte a un aeropuerto anónimo.
Preparar maletas día sí, día no.
Cenar solo o, con suerte, acompañado de compañeros de trabajo.
Pelearte con el idioma.
Pasar solo el día de tu santo.
No saber en qué ciudad has amanecido.
Tener que acordarte de hacer fotos de todo para contármelo con detalle.
Aumentar el peso de la maleta metiendo todas las amenities que no gastes.
No tener a nadie al lado que te recuerde que te tomes el Frenadol.
No darnos el beso de buenas noches y hacer un "la familiaaaaaaaaa".


Dormir sin nadie que se destape mientras tú quieres taparte.
Poder darte un baño nocturno aprovechando que todos los hoteles tienen bañera (no como en casa...).
Desmayarte en la cama cuando quieras sin tener a la mona gritando desde su cuarto "papáaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa, papi, papitoooooooooooooo".
Probar la gstronomía propia del país.
Meter en la maleta todos los botes de champú, gel, crema del hotel que no hayas usado porque sabes que me encanta que me los traigas.
Hacer fotos del hotel y de la ciudad y contarme cómo es todo.
La emoción del reencuentro.
Poder fumar sin tener que esconderte de Criatura.
Acumular más y más puntos en tu tarjeta de vuelo.
Y sobre todo... y más importante... ¡no tener que oler los esmaltes de uñas que tanto te revuelven!

Y tú... ¿eres de los que ven el vaso medio lleno, o medio vacío?

martes, 19 de julio de 2011

Viajar con niños: gente borde, aviones, retrasos y trucos a bordo



Perdonad mi ausencia de los últimos días. He estado muy liada, ejerciendo de madre soltera (Padre está de viaje por Europa) y viajando con Criatura para reencontrarnos en plan ReunificaciónFamiliarOhDiosMíoNecesitoQueAlguienMeReleveConLaEnanaUnRatito...

Este fin de semana hemos viajado a Praga. Estoy esperando para haceros una ruta interesante y que sepáis qué ver y podáis adaptarlo a vuestros planes, si decidís ir con niños, pero antes... ¡tengo que descargar las fotos! Así que eso tendrá que esperar.

Mi post de hoy no va de Praga... va de cómo viajar con niños. Y de qué pasa cuando viajamos con ellos.

A pesar de que Criatura es ya una esperta viajera (4 trayectos en avión, varios de larga distancia en coche y 3 países extranjeros lo avalan), ésta era la primera vez que viajábamos solas. Ella y yo. Mano a mano.
Así que esta vez, intenté organizarme para viajar lo más cómodamente posible. Es cierto que los vuelos que hemos hecho con ella han sido siempre de una duración máxima de 3 horas. Eso relativiza bastante el "problema".

Mis consideraciones generales serían:

- Lleva una silla de paseo ligera. Si vas a viajar tú solo con un crío, olvídate de carros que se plieguen en dos partes. Es imprescindible que sea ligero y que puedas plegarlo y desplegarlo con una mano.

- Engaña a alguien para que te acompañe al aeropuerto y pueda entretener al crío mientras facturas el equipaje. Las colas para los mostradores de facturación son siempre asquerosamente largas y ahí no pasas antes aunque viajes con niños.

- Factura el equipaje. Sí, sé que es un coñazo que tengas que esperar luego en la cinta, pero piensa que manejar un carro, un niño y una maleta (junto con tu bolso o el del crío) es mucho más pesado.

- En el control también tienes (al menos en Madrid) un acceso rápido si viajas con niños, pero igualmente tienes que medio desnudarte y plegar el carro para meter todo en la cinta del escáner. Pasa tú primero. No, no es una tontería. En Praga Criatura pasó antes y yo pité en el arco y la niña casi se me escapa por el aeropuerto mientras la tontalculo de la policía me cacheaba y pasaba de mis grititos. La niña correteaba en dirección opuesta a donde estábamos nosotros y los policías checos se reían porque yo llamaba a la niña a gritos "the baby, the baby".

- Incluye en el equipaje de mano los siguientes artículos:

a) Manta ligera y pequeña que te servirá para arropar, usar de almohada, limpiar pises o vomitonas, cubrir la cabeza del niño en caso de que se duerma y le moleste la luz. Cuanto más ligera mejor, no se trata tanto de dar calor como de resguardar.

b) Juguetes pequeños que le distraigan. Si le gusta pintar, mete algún cuento de colorear y algunos lápices. En algunos vuelos nos han dado pegatinas (que Criatura usó para decorar la ventanilla) o dibujos para colorear, pero en otros ni las gracias, así que es importante que vayas preparado. Si el niño es menor de 3 años y cada 5 minutos le gusta cambiar de actividad, prepárate para improvisar.

c) Agua y patatas fritas, galletas o cualquier cosa comestible que tenga mejor pinta que la comida del avión. Aunque el niño no sea un gran comedor, puede salvarte la vida en caso de retraso obligado mientras no te dejan bajarte del avión.

d) Comida. Aunque el horario del vuelo no cuadre con ninguna comida, es muy posible que el avión se retrase lo justo como para que te pille el toro.

e) Una chaquetita o algo que le tape. Siempre hace más frío dentro que fuera del avión.

f) Una tarjeta identificadora con tus datos de contacto en inglés, por si tuvieras la desgracia de que el niño se pierda.

- Reza para que te toque un vecino de vuelo agradable. En el vuelo de ida, Criatura se dedicó a despertar a la pareja joven que intentaba dormir detrás de nosotros (le hacía mucha gracia) y a pesar de que la reñí e intenté que no lo hiciera, no fue posible. Afortunadamente los chicos fueron agradabilísimos y aunque me disculpé unas cien veces, no me pusieron malas caras. Pero, en el vuelo de vuelta, teníamos delante a una especie de PersonajeResentidoContraLaSociedadConCicatrizDeMaloteEnMedioDeLaCaraIncluída que nos taladraba con la mirada cada vez que Criatura hablaba o protestaba. Lo que viene siendo el típico imbécil, vamos.
Que no entiendo qué hace este tipo de gente viajando con toda la marabunta, si tanto les molestamos. Que se alquilen un puto jet para ellos solitos, no?

- Ve con actitud zen. La gente, en general, es poco solidaria con la gente. Así que verás caras de cabreo cuando te vean pasar antes porque viajas con niños. Incluso aunque el personal de la compañía avise de que primero embarcan las familias que viajen con niños, te encontrarás SIEMPRE con el típico listo que querrá colarse. No se lo permitas, pero no te cabrees, porque te amargarás innecesariamente. He de decir que esto ocurre, principalmente, con los españoles. En el resto de Europa, la genter suele ser más educada y respetuosa.

Si cumples este listado, podrás salir más o menos airoso de la situación...

Y ahora, los que me leéis que tenéis más de un crío y estáis acostumbrados a viajar solos con ellos, pensaréis que soy una quejica, ¿eh? ¡Y vosotros, mis héroes!

Y vosotros, ¿qué? ¿Habéis viajado solos con niños? ¿Incluiríais algo más en el equipaje de mano?

miércoles, 13 de julio de 2011

Hace 14 años...

Un asqueroso día como hoy, hace 14 años...

... moría Miguel A. Blanco Garrido.

ETA, para celebrar este aniversario, nos ha obsequiado con un comunicado en el que se felicita de que Bildu esté en las instituciones.

Y ahora, que me vengan a mí a decir que Bildu no es igual a ETA.

Descansa en paz, chico de la mirada tímida.

miércoles, 6 de julio de 2011

Listas imposibles: ¿Para qué sirve un hijo?


¿Eres mujer, estás en edad fértil y no sabes si quieres tener hijos?
¿Eres hombre, tu mujer quiere tener niños ya porque se le pasa el arroz, y aún no tienes claro si eres maduro y competente para ser padre?

La respuesta a tus preguntas está aquí.

Tienes 10 razones por las que deberías ponerte manos a la obra (como si fuera tan fácil) y concebir cuanto antes.

Mira para lo que sirve un hijo:

1. Para obtener un montón de regalos gratis en tu recorrido habitual de tiendas del barrio. Cada vez que voy al súper, a la peluquería o a la farmacia del barrio, volvemos a casa con globos, chuches, puzzles, pelotas y cualquier tipo de cachivache obtenido de forma gratuita. Es que mi niña es muuuuu requetesimpática.

2. ¿Ha llegado el verano y te ha sorprendido con unos kilos de más y una tripa fofa? Déjate de dukanes y de maratones populares... ¡Tienes la excusa perfecta! "Desde que tuve a la niña, mi cuerpo no ha vuelto a ser el mismo". Si tienes la suerte de tener 2 ó más, nadie te mirará siquiera, mucho menos juzgarte...

3. Para quitarte de encima a aquel amigo pesado de la infancia que te ha contactado a través de Facebook y te invita a un aperitivo en su loft de soltero en la zona alta de la ciudad.
Si no estás para muchos rollos y no te apetece aguantar sus logros en la vida, dile que estás en plena operación pañal con la niña y que si no le importa que se mee o cague en su sofá de diseño, te la llevarás.

4. Para cumplir tu horario en la oficina. Cuántas veces habré usado como excusa (aunque cierta) para cumplir mi horario (que ya tiene webs tener que usar excusas para salir a tu hora) el hecho de tener que recoger a Criatura en la guarde...

5. Para escaquearte de eventos familiares coñazo a una hora prudente ("es que la niña a estas horas ya debería estar durmiendo, ya sabes").

6. ¿Has tenido un mal día, has llorado la noche anterior y llegas a la oficina con los ojos como si fueras un besugo? No importa. Cuando alguien te diga que tienes mala cara, dile que tu hijo se ha despertado varias veces durante la noche y no has podido dormir. Cuela.

7. En algunos vuelos, pasas el primero de la cola si tienes niños pequeños (y en los que no, debería poder hacerse, leñe!).

8. ¿No eres adicto al trabajo y te interesa una mierda ascender porque lo primordial es tu familia? Genial, ten descendencia (a ser posible más de uno), pídete la jornada reducida (aunque seas un hombre, también puedes hacerlo) y no tendrás que preocuparte nunca más por ese tema. Automáticamente quedarás fuera de las listas de promociones y ascensos.

9. Para que no te revisen con tanto esmero el equipaje en el control del aeropuerto. En cada uno de los 6 vuelos que he cogido con Criatura he pasado más de 100 ml de líquido en el equipaje de mano, sin que nadie me haya dicho ni mú.

10. Para socializar. ¿Vives en un bloque en el que ninguno de tus vecinos te suele dirigir la plabra ni siquiera para dar los buenos días? Tranquilo, ten un hijo. De repente, aquellos seres antipáticos y maleducados que poblaban tu escalera se convertirán en angelitos dulces y encantadores que te contarán su vida de principio a fin.

Y si esto no te parece suficiente... ten una madrugada complicada con lloros y gritos, sácala de su cuna, métela en tu cama... Cuando sus manos empiecen a tocar tu cara, te la pongas encima, piel con piel (cómo me gusta el verano), y se quede dormida mientras le acaricias la espalda... entenderás para qué sirve un hijo.