Este genial dibujo, con el que me siento muy identificada, es obra del genial ilustrador y artista Jordi Labanda.

viernes, 27 de agosto de 2010

La canción del verano


Cuántas veces habremos escuchado la encuesta anual sobre la canción del verano. Hasta me parece recordar un programa cutre de inspiración estival que buscaba la mejor de ese año...

No sé cuál ha sido la canción de este verano. No oigo mucho las emisoras comerciales y desde luego, no salgo de copas por los locales de moda... así que yo tengo mi propia elección.

Este verano, mi banda sonora hotelera ha estado compuesta básicamente por las siguientes canciones:

- En segundo lugar, la marcha militar infantil, cortesía de los Cantajuegos: "Chu chu ua, ua, ua... Compañía! Brazo extendido! Puños cerrados!"

- En tercer lugar, la canción mejor coreografiada por las madres de los churumbeles del hotel, para gran alegría de los chiquillos: "Soy una taza, una tetera, una cuchara y un cucharón..."
Reconozco que la parte de "y una olla exprés, chu, chuuuuuuuuuuu", llegaba a emocionarme a mí también. Porque yo... queridos... ¡LO DOY TODO EN EL ESCENARIO!

- En cuarto lugar, intentando que nuestros nenes mejoren su nivel "medio" de inglés: "Head, shoulder, knees and toes, knees and toes" (cortesía del hotel ante el público british infantil). Esto es todo lo que pude aprender. El resto de la letra era un poco más complicado...

Y en primer lugar, desafiando mi cordura, haciendo que cada día me despierte con ese tarareo, la canción del momento, la canción que mejor define la actitud de Criatura, la inigualable e inimitable voz de Teresa Rabal cantando:

"No, no, no, eso no, no, no, eso no, no, no, no es así".... parte de la canción que todos recordaréis "Veo, veo, qué ves...".

Pues eso.

Criatura cantando (o algo) y moviendo el dedo mientras dice no, no, no.
Las madres (se nota que lo son por la tripa colganderilla) haciendo las coreografías de LaBatidoraYUnaOllaExpressChuChuuuu.
El hipopótamo del hotel dando abrazos a los enanos.

Esa ha sido mi canción del verano.

jueves, 5 de agosto de 2010

TIEMPO...


... para mí.
... para desayunar tranquila esas maravillosas cookies caseras con las que me obsequiaste
... para no abrir el ordenador excepto cuando me apetezca
... para no seguir horarios
... para tomarme mi tiempo
... para tomar el sol
... para hacerme esa limpieza facial, esa pedicura, ese masaje que me regalaste
... para conseguir dejarme las uñas largas y no comérmelas
... para no aguantar a mi jefa telefónicamente tooooooodo el rato
... para leer un libro en algo menos de 6 meses
... para bajarme todas las pelis chorra del mundo
... para ponerme al día en seriesyonkis de las aventuras de la Dra. Grey, de la ambición de la familia Darling en Sexy Money o de los madrileños que siguen viviendo por el mundo.
... para dedicar más de dos minutos diarios a pensar en lo que me voy a poner hoy
... para comer sin horarios ni agobios
... para cotillear en Facebook
... para escribir

TIEMPO
TIEMPO
TIEMPO
Obviamente, estoy de vacaciones.

lunes, 2 de agosto de 2010

Soluciones ingeniosas


Tras la pereza que me dio la última entrada y todo el revuelo que originó nuestra amiga acusadora de generar traumas a nuestros enanos... vamos con algo un poquito más light.

Hace pocos meses, tuve que encontrar una solución más o menos rápida para conseguir que alguien se quedase en casa con Criatura cuando se pusiera mala. Ella va a la guardería, pero necesitaba que alguien me hiciese el backup cuando se pusiese enferma, algo que, como todos sabréis, ocurre con bastante frecuencia los primeros meses de "escolarización".
Necesitaba a alguien con la que pudiera contar todos los días, pero sólo necesitaba que me hiciera las tareas del hogar y que estuviera disponible cuando Criatura se pusiera enferma. Es decir, disponibilidad para ampliar horario sólo cuando mi hija estuviera mala.

Y veo que hay mucha gente en la misma situación. Tener a una persona en un minipiso durante todo el día es, además de carísimo, estúpido. En un piso de 70 metros no hay tanto que hacer. Y además, tener a una persona en casa de 9 a 4 sale muy caro. Si tienes que pagar guardería, persona en casa, gasolina para llegar al trabajo, etc, no sé si en muchos casos compensa económicamente.

Estuvimos mucho tiempo dándole vueltas al asunto. Y mientras tanto, tuvimos la enorme suerte de contar con el apoyo familiar. Una vez meditado el tema, encontramos una solución perfecta, asequible económicamente y tremendamente cómoda: compartir chica.

Tengo una amiga desde hace muchos años que casualmente vive en mi barrio. Ella tenía una chica 3 horas al día. Le llevaba al enano a la guarde y le hacía las tareas del hogar. Se me ocurrió (después de mirar 300 opciones) que esta chica podría venir a mi casa otras 3 horas. Si alguno de los enanos se ponía enfermo mi amiga y yo nos organizaríamos para recuperar las horas y la chica se quedaría con el que estuviera malito, ampliando 2 horas su horario estándar (horas que se le pagan aparte). Si, con muy mala suerte, ambos se ponían enfermos a la vez, la chica cuidaría de los dos en una de las dos casas (de nuevo esas horas se le pagaría aparte y a un precio más alto, porque no es lo mismo cuidar de un enano enfermo que de dos). A mí me solucionaba el problema, además tenía referencias de ella (me daba pánico dejar a Criatura con una persona que no conociera de nada) y para ella era cómodo tener un trabajo fijo al lado del otro.

Por supuesto, esto sólo se puede hacer si (y sólo si) se cumplen una serie de requisitos:

- La chica que ayuda en ambas casas tiene tiempo y le interesa.
- Las dos casas están cerca.
- Los horarios de ambas casas no se solapan.
- Las dos familias se conocen y no hay problema en ajustar las horas en función de las necesidades del niño enfermo.

A priori, puede parecer una opción estúpida, pero estoy segura de que muchos de los que me leéis no habríais caído en que es una solución cómoda para todos.

La verdad es que económicamente también sale más asequible que tener a una persona todo el día en casa. Y la chica está encantada. Sus dos trabajos matutinos están a menos de 3 minutos caminando, su jornada laboral termina a las 13:30, siempre que uno de los dos niños no se ponga enfermo (casualmente, desde que la contratamos, Criatura no ha faltado ni un solo día a la guarde) y es un trabajo más estable que trabajar por horas.
Si la necesitamos más horas porque uno de los dos niños se ponga enfermo, esas horas adicionales las cobra aparte. Y tiene tiempo para estar con su hijo por las tardes (también es mamá) o para trabajar por horas en alguna otra casa, si lo necesita.

En ciudades grandes en las que cada uno vamos a nuestro aire y no tenemos tiempo ni para comentar cómo nos va la vida, estoy segura de que este modelo se podría aplicar a muchísima gente. Si te encuentras en una situación así y te estás volviendo loca, habla con tus amigas del barrio, con tus vecinas o con el conserje de tu casa. A mí me está resultando genial. Mi amiga y yo estamos encantados y la Bendita Chica, también. Recibe un sueldo aceptable entre las dos casas, tiene mucho tiempo libre para ocuparse de su nene o trabajar por horas (si algún mes va más justa) y tiene la inmensa suerte de tener sus dos trabajos al lado.

Puede pareceros una tontería, pero... yo estoy muy orgullosa de haber tenido la súper idea!

Y vosotros... cómo os organizáis cuando el/los enano/s se os pone/n enfermo/s?