Este genial dibujo, con el que me siento muy identificada, es obra del genial ilustrador y artista Jordi Labanda.

martes, 27 de abril de 2010

Cosas que hay que contar a tus hijos

El otro día me vi las patillas que tengo, grata herencia de cuando con 14 años decidí que era mucho más fashion recortármelas que dejármelas de su largo normal y escondérmelas detrás de las orejas.

Entonces pensé en esa cantidad de cosas pequeñas que tendré que contar a mi Criatura para que no cometa los mismos errores que cometí yo (los cometerá igual, lo sé, pero al menos yo tendré la conciencia tranquila).

Entre las cosas que pensé que debía contarle están las siguientes:

1. No te recortes NUNCA las patillas. No vuelven a crecer de forma normal. Ídem con el flequillo...
2. No te fijes en los chicos malos de la clase. A largo plazo, resultan mucho mejor los formalitos, con cara de bueno y de no haber roto nunca un plato.
3. Piensa mucho y con tranquilidad qué carrera universitaria quieres estudiar. Eso condicionará gran parte de tu vida.
4. No me mientas. Tengo un sexto sentido, y un séptimo, e incluso un octavo que me hace saber cuando me mientes... Me enfadaré más por la mentira que por el hecho en sí.
5. Sal al extranjero. Viaja, estudia y trabaja fuera todo lo que puedas. Te aportará nuevas experiencias, aprenderás a no depender siempre de los papás y madurarás con responsabilidad y alegría.
6. Sé consecuente con tus acciones. La coherencia es un valor en peligro de extinción, pero te aportará tranquilidad de conciencia.
7. No te depiles con cuchilla. Parecerás un cochino jabalí. Los papás te regalarán alguna sesión de láser para eliminar ese incipiente bigotillo que ya se te intuye.
8. Papá no es un súper héroe. Es un señor normal y corriente. Eso sí, te quiere mucho. Pero mamá también mola, eh?
9. La familia es lo MÁS importante del mundo. No lo olvides. Pero rodéate de buenos amigos. Esos tampoco te fallarán.
10. No midas a nadie por lo que tiene. Las posesiones materiales cambian de la noche a la mañana.
11. Trabaja y sé económicamente independiente. Si en algún momento de tu vida decides posponer la actividad laboral, asegúrate de que lo haces sin depender de ninguna persona. Las relaciones humanas cambian tanto que el que hoy te quiere una barbaridad, mañana puede que no lo haga tanto.
12. Ten buenos contactos dentro del mundo médico y jurídico. Si puedes conseguir un buen mecánico del que te fíes, estaría genial que se lo dijeras a los papás.
13. Aprovecha cada minuto de tu vida. No te acomodes, no tengas miedo al cambio.
14. Los papás siempre estarán ahí, pase lo que pase. No lo olvides nunca.
15. No, no puedes estar de juerga toda la noche con 15 años.
16. El tamaño de las tetas NO es importante. Si sigues tan flaca como ahora, no te quedarán bien unas de plástico 2 tallas más grande. Recuerda: lo importante es estar proporcionada.
17. No soy tu amiga, soy tu madre. Pero me gustará (o no, pero me aguantaré) que me cuentes tus cosas. No, detalles no necesito. Con la versión light me conformo.
18. Las drogas NO son buenas.
19. No vamos a mantenerte toda la vida. Si no quieres estudiar, tendrás que trabajar, aunque los papás te insistirán todo lo que puedan para que decidas seguir adelante con tus estudios.
20. El consejo 11 se anulará inmediatamente si eliges compartir tu vida con un futbolista, corredor de Fórmula 1 o banquero (que no bancario) forrado y le compras a mamá el ático de sus sueños.

Por cierto... no están ordenadas siguiendo ningún criterio...

Y tú, ¿qué cosas le vas a contar a tus hijos?

lunes, 26 de abril de 2010

Saturday night: Only girls!

Hace ya unos meses que habíamos comprado las entradas para irnos de concierto. Estuve dudando hasta el último día, ya que mi cuerpo no tenía muchas ganas de fiesta, la verdad. Pero al final, entre mis amigas y Padre me convencieron de que no hacía nada quedándome en casa y que me vendría bien desconectar para pasar un buen rato y olvidarme de toda la big MIERDA que tengo encima. Así que fui.

Habíamos elegido el concierto de Cadena 100, cuyos beneficios se destinaban a la reconstrucción de Haití. La mayoría de los artistas que participaban no son de mis preferidos, pero igualmente me parecía buena idea que fuera algo variado, así que fui con ganas de pasarlo bien. Iba con 5 amigas que reflejaban un abanico de edades entre los 30 y los 40 y tantos y todo tipo de situaciones personales. Casadas con hijos, casadas sin hijos, solteras sin hijos, solteras con pareja... un poquito de todo.

Observé que las mamis estábamos con más ganas de desvariar que el resto... ¿por qué será?

El concierto estuvo bien, salvo La Oreja de Van Gogh, que además de que no me gustan nada, me pareció que cantaron (o algo) francamente mal.

Lo mejor de la noche fue la actuación de Marta Sánchez, que no estaba programada y que junto a Carlos Jean nos puso de pie con una versión de "This is the rythm of the night" realmente espectacular. Su outfit era impecable, su marcha alucinante, sus tablas sobre el escenario fuera de lo común... En fin, como dijo mi amiga Isabelita la griega, una ARTISTA, de los pies a la cabeza. Vozarrón, baile sexy, marchuqui... Guau!

Alejandro Sanz me sorprendió positivamente. Vaya por delante que yo tenía una idea preconcebida bastante mala sobre la calidad de su voz en directo (no, no le había escuchado nunca en concierto, pero estaba segura de que cantaría fatal) y me dejó alucinada. Cantó fenomenal, aunque me quedé con muchas ganas de que sonase el "Corazón partío", que es una de mis canciones favoritas.

El Sueño de Morfeo cantó 6 canciones y también me sorprendió. Raquel tiene una fuerza increíble y consiguió animar muchísimo a los asistentes. Además, Nek se presentó sin avisar y cantó a dúo con ella. Genial. Peazo de hombre. Jarl.

Nacho Cano, más animado de lo que cabía esperar, consiguió que las canciones antiguas de Mecano nos pusieran de pie. Pero por favor, que alguien le diga que cambie de look... Parecía un rockero trasnochado...

Coti, Millow, Vega y Efecto Mariposa pasaron sin pena ni gloria por el escenario.

El dúo entre David de María y Chenoa regulín, pero es que de una canción cuya letra dice "que está la vida mu mala, que está la vida mu mala" tampoco puedes esperar mucho, no?
Al terminar se dieron un buen beso en los morros, no sé si como confirmación de un romance, o como parte del marketing que rodea a los artistas. En cualquier caso, me parece genial, eso que se llevaron p'al cuerpo, no?

Y como colofón tuvimos a La Oreja que no me gustó. Para que se note que mi opinión es objetiva, paso a detallar el por qué:
1. La música estaba tan alta que no se oía a la cantante.
2. El teclista (si es que al que toca los teclados se le llama teclista) se pasó un buen rato tocando una especie de arpa virtual que desafinaba y producía un ruido tan estridente que algunos nos tuvimos que tapar los oídos.
3. Cantaron 6 ó 7 canciones. Mi mente sólo pensaba "por favor, que se vayan de una piiiiii vez".
4. En el repertorio incluyeron la canción del 11 de Marzo, que creo que no era lo más apropiado para salir de allí animado...

Total, que menos mal que después de ellos (eran los últimos) salieron casi todos los cantantes y cantaron la canción de "Ay, Haití" y se unireron Bebe (que para haber dado a luz hace 15 días estaba espectacular) y la Mala Rodríguez... al menos así nos hicieron olvidar la pésima actuación de La Oreja...

Cuando salimos del Palacio de los Deportes, nos fuimos a tomar unas copichuelas en plan tranqui... una cosa llevó a la otra... y al final llegué a casa a las 4 de la mañana, un poco contentilla y bastante más animada de lo que había salido...

Es genial tener amigas.

viernes, 23 de abril de 2010

Las 10 peores cosas de la maternidad

Agarraos fuerte, madres presentes, futuras, turas y posturas.
Os voy a contar eso que nunca nadie (o casi nunca, casi nadie) os ha contado sobre el hecho de ser mamá.
Lo peor, que para lo mejor siempre tendréis a aquella amiga/vecina/cuñada/prima que os dirá, al segundo día de saber que está embarazada de su primer hijo, eso de "es lo mejor que me ha podido pasar en la vida"... (que te dan ganas de decirle "ah, sí? por qué?", a ver si tiene narices a razonártelo).

Éste es mi TOP TEN de las peores cosas que te ocurren cuando eres mamá (o que me ocurrieron a mí, al menos):

1. El momento en el que llegas a casa con un bebé de 2 días y sin tener ni idea de lo que se hace con él. Mientras estabas en el hospital, te sentías protegida. Esos extraños seres con batas blancas eran bueeeeeeeeeeeeenos, eran tus amigos... Pero ahora... ¡ay, ahora! ¿Qué haces con ese ser pequeño, llorón y cagón que se pasa todo el rato durmiendo o haciendo ruidos extraños?

2. La subida de la leche: Esto depende mucho de cada persona. Para mí fue el momento más horrible. Tenía las tetas como dos carretas (gracias, Jomeini) y Criatura apenas sabía comer (o eso pensábamos nosotros, luego nos dimos cuenta de que era inapetente) así que no succionaba casi nada. Yo me habia resistido a comprarme un sacaleches hasta que supiera que iba a poder darle el pecho, así que allí estaba, en el salón de casa, con un dolor insoportable y un bebé que no sabía comer... que me daban ganas de decirle a Padre que succionase él, a ver si me liberaba un poco... era domingo de madrugada, y tuvo que ir corriendo a una farmacia de guardia a comprar el bendito aparato que me descargó un poco semejante peso...

3. Los puntos de la episiotomía: Lo peor... sentarse. Ni flotador, ni crema H ni B... tiempo. Eso es lo que me alivió. El tiempo. Pasé unas semanitas bastante fastidiada... ¿Y qué me dices de la situación humillante al máximo de llegar a cualquier sitio y tener que sentarte de lado? Sí, para las que no han parido aún, la explicación: la sutura te la dan en un ladito, te cosen de lado, así que te tienes que sentar sobre la nalga contraria... Glamuroso, ¿no?

4. El primer mes y medio. En mi caso, tuve mucha suerte, pues después del mes y medio, Criatura ya dormía del tirón toda la noche. Y aún así, recuerdo noches de llanto, ¡pero por mi parte! El agotamiento físico es tal, que había veces que Criatura y yo llorábamos juntas, ella de gases, de hambre o de lo que fuera y yo de cansancio.

5. Los momentos en que Criatura no come, así cantes, bailes o le prometas que cuando tenga 15 años la dejarás salir toda la noche. NO COME Y PUNTO. Me ha llevado bastantes meses asumirlo, concretamente 14, pero al menos ya no lloro. Sí, lloraba, ¿qué pasa? Además, la cantidad que Criatura comerá si se lo das tú, es inversamente proporcional a lo preocupada que estés con el tema de la comida. Es decir, ¿que a ti como madre te preocupa mucho que Criatura no coma? Pues entonces, comerá aún menos si la que se lo da eres tú. En cambio, con el resto del personal, comerá muchísimo mejor. Esto, por supuesto, aumenta muchísimo tu confianza en ti misma como buena madre...

6. El cuerpo, tu cuerpo... o el que antiguamente era tu cuerpo. ¿Dónde está? La tripa fofa y celulítica no recupera su forma, las tetas se te quedan como uvas pasas, la báscula te dice que pesas 4 ó 5 kilos más que antes, la ropa no te entra, te ves como un obús...
Esto, unido con el bajón hormonal que tienes después de parir, hace que tu cabeza se mantenga todo el día lanzándote mensajes bomba...
Y no, no somos como las modelos, no soñéis con salir de la clínica hechas un pincel. Estaréis cansadas, con ojeras y con bastante tripa aún. Conozco a pocas personas que hayan tenido una recuperación rápida. Al menos necesitaréis un año para volver a tener algo semi parecido a vuestro cuerpo de antes. Yo he tardado eso, y porque los últimos meses he estado sometida a los dictados de una endocrina, que si no... ni a tiros!
Eso sí, ya podéis felicitarme porque a día de hoy estoy un kilo y medio más flaca que cuando me embaracé de Criatura.
No, de mis tetas no pienso hablar.

7. Los consejos de la gente: Todo el mundo, y digo absolutamente todo el mundo, te va a decir lo que tienes que hacer con tu bebé, con su alimentación, con su sueño, con sus gases, con su... ¡vida!
Y claro, como tú no tienes ni idea de lo que te espera, aceptas encantada todo lo que la gente te dice, hasta que, después de unos días y de esuchar informaciones contradictorias, a veces de la misma persona, te das cuenta de que la que mejor entiende a tu Criatura eres tú... y su padre, claro!

8. Las visitas: ¡Oh, Dios mío! Tengo que hacer un monográfico sobre este tema un día de estos. ¿Cómo es posible que la gente tenga tan poco tacto? Vienen a tu casa, o lo intentan (yo lo prohibí) el mismo día que te dan el alta... ¿cómo? Y encima esperarás que te ponga café y unas pastitas, ¿no?
Por favor, para aquellos que me lean y que tengan algún bebé recién nacido cerca, este es el protocolo ideal a seguir en estos casos:
- Se llama por teléfono a los padres al menos 2 ó 3 días después de haber dado a luz, no a los 5 minutos de recibir el sms.
- Se les informa de la intención de ir a hacerles una visita (lo ideal es haber preguntado antes de dar a luz si se prefiere recibir en casa o en el hospital).
- Se les consulta si les viene bien ese momento, si tienen más visitas previstas y la hora que prefieren.
Una vez hecho esto, y previa cita, se acude a conocer al bebé.
Los papás recientes os lo agradecerán. Creedme.

9. Las dudas acerca de todo: ¿es normal que tenga la herida del cordón de ese color? No ha hecho caca los últimos dos días, ¿estará bien? Ha hecho caca más de una vez hoy, ¿estará bien? Ha cogido poco peso, ¿estará bien? Ha cogido mucho peso, ¿estará bien? Respira muy fuerte, ¿será normal? No la oigo respirar, ¿será normal?
Aún recuerdo a Padre comprobando cada 2 minutos que la niña expulsaba aire por la boca, porque pensaba que algo no iba bien...

Afortunadamente, creo que para el segundo hijo, uno ya está inmunizado y se toma las cosas con mucha más calma.

10. La pérdida de individualidad. Nunca más vuelves a ser tú como persona independiente. A las personas que tenemos vida social y que nunca hemos dado muchas explicaciones, esto nos vuelve un poco locas.
Echamos de menos ese egoísmo al que estábamos acostumbradas, ese ritmo de vida en el que lo primero era yo, después yo y por último yo. Ahora, da igual que estés cansada, que tengas ganas de fiesta o que no... lo primero es atender a Criatura... y cuando a las 9 de la noche consigues meterla en la cuna... no tienes el cuerpo para mucha juerga.

Una vez hecha mi lista... aprovecho para decir que, por supuesto, merece la pena. Si no, nadie repetiría.
Y que no eres mala madre si alguna vez has sentido alguna de estas cosas... sólo eres más sincera que la mayoría.

jueves, 22 de abril de 2010

Premio blog genuino


Hace unos días, la perfecta y siempre ingeniosa Dra. Jomeini me otorgó un premio... mi primer premio, chispas!

Eligió mi post como uno de los que más le gustaban sobre la maternidad. A cambio, me dejaba una patata caliente, debía elegir una serie de blogs sobre algo y además, publicar una cita sobre el tema.

Como no me voy a repetir y ella ya ha elegido, muy inteligentemente (sobre todo el mío) sobre blogs de madres locas y un poco irresponsables... he elegido un tema absolutamente frívolo, pero que me divierte mucho: LA MODA.

Estos son mis blogs favoritos:

B a la moda: porque su creadora tiene unas ideas ingeniosas y diferentes y un estilo nato. ¡Y porque ha nacido una artista! Si no, sólo tienes que ver alguno de sus vídeos...
Bar Tabac: porque combina de una forma genial prendas baratas con otras que no lo son tanto y por la calidad de sus fotos.
My daily style: por la forma en la que siempre cuelga las últimas tendencias y lo fácil que es seguirla.

Soy adicta a unos cuantos, pero prefiero limitar el podio a 3, como en las Olimpiadas.

Y para terminar, la cita, de Oscar Wilde:

"Lo elegante es lo que uno lleva. Lo que no es elegante es lo que llevan los demás."
Para que quede claro, que soy más chula que un ocho. He dicho.

sábado, 17 de abril de 2010

Formulario para padres

Debería estar inventado. Un formulario para padres. Una MamiAmiga me dio la idea el otro día, mientras charlábamos sobre las manías y prácticas terroristas de nuestras respectivas criaturas.

- Hola, buenos días. Mire, yo venía aquí porque quiero tener un hijo.
- Ah, sí, por favor, diríjase a la ventanilla numero 7.

- Buenas, ¿es aquí donde tengo que venir si quiero tener un hijo?
- Sí, aquí es. Por favor, rellene el formulario rosa o el azul, dependiendo del sexo que desee.
- Déme el rosa, por favor.
- Aquí tiene. Ahora tiene que rellenar 3 secciones que determinarán las características principales de su futura hija. La sección A se refiere al físico, la B al carácter y la C a las taras.
- Perdone… ¿ha dicho taras?
- Sí, señora. Taras. Sabe que el bebé perfecto no existe, ¿verdad? Así que puede elegir entre una criatura que coma, una que duerma o una que no se ponga mala cada semana.
- Uf, pero es que esa decisión es muy difícil. ¿Está usted seguro de que no puedo dejar en blanco la sección de las taras?
- Pues no, señora. Como mínimo debe elegir una de ellas. Como taras principales tenemos la falta de sueño nocturno, la falta de apetito continuado y la predisposición a coger cualquier tipo de enfermedad que un virus transmita. Además, contamos con las subsecciones de hiperactividad, brechas sangrientas, rotura de adornos decorativos y rabietas en el supermercado.
- Uf… pues es que así, en frío… no se me ocurre qué es mejor… o peor.
- Llévese el formulario a casa y consulte con su pareja.
- Eso estaría bien. ¿Puede usted explicarme como funcionan las secciones A y B?
- La sección A consiste en el físico de su bebé. Las opciones son:
o A.1. Clavadita a su madre, que para eso se pasará usted 48 horas de parto y sin epidural.
o A.2: Clavadita a su padre, incluyendo la nariz aguileña típica de su familia, en cuyo caso tendrá usted un parto rápido e indoloro.
o A.3. Clavadita a su señora suegra de usted, esa a la que no soporta porque cree que usted es una lagarta que se ha llevado a su querido hijito. Si elige esta opción, se verá usted bonificada y sólo tendrá que elegir una de las 3 taras principales.

(Llegados a este punto, a la futura madre le da un pánico espantoso preguntar por la sección B)

- Oiga, y antes de que me lleve el formulario, ¿sería usted tan amable de explicarme cómo funciona la sección B del carácter?
- Pues es la más sencilla. Hay dos opciones nada más. Tiene a la típica bebita tierna, sensible y un poquito mema con mamitis crónica, que llorará desconsolada en cuanto usted la deje en la guardería. O, por el contrario, tiene usted a la típica niña sociable, independiente y un poquito raspa, que se irá con cualquiera y que jamás mostrará el más mínimo signo de amor hacia usted. Si elige esta ultima opción, podrá usted dejarla en la guardería sin ninguna pena, pero como contrapartida, no podrá usted disfrutar de ningún momento de ternura materno-filial junto a su bebé.

Como os habréis imaginado, mi Criatura duerme genial, pero come fatal y de vez en cuando se pone enferma.
Físicamente, no se parece en nada a mí, aunque eso en concreto no me molesta, porque tanto mi cuñada como mi suegra, que es a quienes se parece, no son feas (menos mal!).
Es sociable como mami, pero muchísimo más despegada. No le gusta nada dar besos ni recibirlos, se va tranquilamente con cualquiera y, solamente desde que ve que el ritmo en casa las ultimas semanas es “extraño”, muestra signos leves de mamitis.

A lo mejor, si hubiera tenido este formulario, habría elegido otra opción… o a lo mejor no…

jueves, 15 de abril de 2010

Cuando Dios aprieta... yo reacciono (después de enfadarme)

Ya está. Manos a la obra.
Búsqueda de segundas opiniones. O terceras, o cuartas. Las que sean.

¿Que el pronóstico es nefasto? Sí, ¿y qué?

Las fases por las que he pasado ya me las conozco. Las pongo en lista, que me relaja. Y pueden servir si alguien pasa por esto, que espero que no.

1. Negación: no puede ser, no puede ser. ¿Tan poco tiempo? ¿Qué significa un año en la vida de una persona? No me da tiempo. Un año NO ES suficiente. No me vale. No me lo creo.
2. ¿Por qué? ¿Por qué a él? ¿Por qué a nuestra familia?
3. Lectura en Internet de cualquier cosa relacionada con ese tipo de cáncer. Intento desesperado de hacer un máster en medicina oncológica en 2 horas.
4. Ataques de ansiedad, llanto descontrolado, pérdida de apetito.
5. Cabreo monumental con Dios, el destino, la doctora humana y cercana, el oncólogo inhumano y brusco, el hospital y la MadreQueLosParióATodos. ¿Cómo que no es curable? ¿Por qué me lo dices así? Ya sé que para ti es un caso más, uno más de todos los expedientes que tienes encima de tu mesa... pero para mí no es así. ES MI PADRE, joder.
6. Calma. Calma tensa.
7. Búsqueda de opciones alternativas, pido informes, hablo con todo el mundo que tiene un familiar o un conocido médico, me informo, hablo con la doctora cercana.
8. Empieza el movimiento, las llamadas, las fotocopias, el enviar por fax el informe, el reunirme con gente.
9. De nuevo la calma. Organizar, planificar, moverme, hacer cosas... siempre me relaja.

Quiero estar segura de que hacemos todo lo posible. Quiero que, aunque nadie me haya dado la más mínima esperanza, yo sienta que la hay.
No voy a cansarme, no voy a dejar de luchar, no me voy a rendir.
No creo que el pronóstico cambie, pero cuando Bendito Abuelo me ve moverme, llamar a todas partes, hablar con todo el mundo y llora y me dice "gracias, hija, por moverte tanto y no rendirte" a mí se me mueve todo ahí dentro y sé que hago lo correcto.

Así que, escúchame bien CáncerAsquerosoYRetorcido: puede que lo estés intentando todo para acabar con nosotros, pero estamos preparados y te estamos esperando con todo lo que está a nuestro alcance. No nos hemos rendido, ¿ENTIENDES?
¿ME OYES BIEN?

Y tú, médico deshumanizado y sieso: entiendo que en tu especialidad es inevitable que mantengas el tipo y que no te involucres de forma personal con los pacientes, pero cuando tienes delante de ti a una persona derrumbada a la que le estás diciendo que su padre se muere, no lo hagas así. Sé humano. Mañana te puede pasar a ti.

lunes, 12 de abril de 2010

Primera semana en la guardería: Criatura 5- Resto 0

Llevo unos días dándole vueltas a todo, y sin muchas cosas positivas/graciosas/interesantes (leer como positivas-barra-graciosas-barra-interesantes) que comentar.

Así que, para no resultar cansina/pesada/negativa/pesimista os resumo la primera semana en la guardería (ups, escuela infantil) que ha pasado Criatura:

1. Además de no mostrar ningún signo de tristeza, apatía o dolor ante la separación de sus papás, Criatura se lo pasa pipa trajinando todo el día entre peluches, juegos de colores y muslos tiernos de nenes.
2. El resultado de la primera semana ha sido de 5 mordiscos a 0. Gana Criatura. Adicionalmente, al marcador se le pueden añadir 2 más sufridos por Padre y Madre dentro de las instalaciones hogareñas.
3. Como la entrada en la guarde nos pilló un poco de imprevisto y sin suficiente ropa para que vaya cómoda todo el día por allí, media familia le ha comprado unas 15 prendas de ropa nueva. Ya tengo solucionada la temporada primavera-verano.
4. Teníamos unos ahorrillos majetes que no teníamos decididos en qué íbamos a invertir. Con el pago de la matrícula y el primer mes de GuardeUpsQueríaDecirEscuelaInfantil, ese problema se ha visto solucionado en menos de lo que canta un gallo.
5. Madre (o sea, yo) sigo intacta, ya que no he coincidido en ningún momento a la hora de recoger a Criatura de la GuardeUpsQueríaDecirEscuelaInfantil, con ninguna madre o padre de nenes atacados por Criatura.

Y ahora, una serie de preguntas sin respuesta:

- ¿Por qué todas las directoras de guarderías hablan así muy bajito, con tono cantarín y dulce? ¿Es que van al mismo logopeda?
- ¿Por qué justo cuando le estás diciendo a la de la GuardeUpsQueríaDecirEscuelaInfantil que Criatura es muy buena, que se porta fenomenal y que no da la lata, empieza a tocar todo lo que ve, tira los papeles de la mesa del depacho, lloriquea y se pone más burrita que nunca?

En fines... me voy a recoger a la Bestia... a ver qué tal ha comido hoy y si ha conseguido dormir la siesta rodeada de niños con un trozo menos de muslo...

miércoles, 7 de abril de 2010

El primer día del resto de tu vida

Criatura ha empezado la guarde.
In extremis, de repente, a bocajarro, de un día para otro.

Padre y yo teníamos prevista su entrada en Septiembre, pero por motivos de salud (graves) de Bendito Abuelo, todos los planes se han ido al traste. No se pueden ocupar de Criatura por el momento y gracias a Dios, la guardería que ya habíamos elegido (gracias a que somos muy pesados y nos hicimos un Master en guardes hace ya un par de meses) le ha hecho un hueco.

Ahora mismo, lo que más me preocupa es que Bendito Abuelo mejore, que se cure, que viva, que pueda seguir disfrutando como hasta ahora de Criatura. Que la siga sacando a pasear, que se ría con sus gracias, que la vea como la más perfecta de las Criaturas.
Que camine con ella de la mano, que la sonría, que la tire por los aires, que la enseñe a hacer cosas que Bendita Abuela no le deja hacer...
Que sea con Criatura como era conmigo, más que un padre comprensivo, un cómplice, un aliado frente a mi SargentoMadre...
No puedo parar de pensar en él, día y noche. Solo ante esto, porque por mucho que le acompañemos, uno se enfrenta a algo así solo. Es su cuerpo, es su vida, es su salud.

Y mientras tanto, Criatura se enfrenta a su primer día de guarde como una campeona. Va y viene sin problemas, no llora... parece que sabe enfrentar la situación dura que atravesamos, con la mejor de sus actitudes. Es una valiente. Siempre lo ha sido.
El único problema de adaptación que estamos teniendo es la costumbre, que acaba de adquirir, de morder al resto de mini-habitantes de la Escuela Infantil. Ayer, en su primer día, marcó la cara a 3. Hoy parece que estaba más comedida y "sólo" lo ha hecho con dos. Espero que los padres de estos pobres damnificados por el EfectoCriatura no me linchen cuando coincida con ellos a la salida...

Me da pena pensar en su entrada allí, sin tiempo para que todos nos hiciéramos a la idea, sin alegría porque empiece una nueva etapa en su vida, sin ánimos para contagiarla...
Me da mucha pena.

Y no puedo parar de pensar, en lo sabia que es la naturaleza, Dios, el destino, o el puñetero Murphy con su ley... porque gracias a Dios, y pese a mis decepciones contínuas, en este momento, al problema de mi padre, sólo le tengo que añadir, el problema de una Criatura, no de dos.
Al final... las cosas pasan por algo.

jueves, 1 de abril de 2010

Cosas que hay que hacer antes de tener hijos...

... porque después no podrás. O te resultará complicadísimo.

Antecedentes para entrar en situación: Criatura ya camina.
Tenía muchas ganas de que eso ocurriera... pero ahora que ya lo hace... ¡estoy agotada!
Estamos en esa fase de su crecimiento (13 meses) en que aún es demasiado pequeña para hacer cosas con ella que entienda y disfrute, pero ya es demasiado mayor para estar en el parque o entretenerse sola.
Total, que nos tiene, a Padre y a mí, todo el día de un lado para otro. ¡Y lo peor es que creemos que se aburre!

Hecho desencadenante: Hoy he estado visitando blogs de moda, de cazatendencias, de estilismos... y me he dado cuenta de lo poco fashion que puedo llegar a ser... vamos, que soy más clásica que mi madre.
Una cosa ha llevado a la otra y he terminado pensando que como objetivo de este año debería proponerme maquillarme antes de salir de casa (no, no lo hago), estar más al loro de las diferentes tendencias, salir de compras a menudo, arriesgarme con mis looks...
Y luego he vuelto al mundo real, a ése en el que siempre llego tarde a todas partes porque en el último momento Criatura me mancha la chaqueta, o no se toma la papilla, o, o, o... tantas cosas.

Conclusión: Y entonces he pensado "jo, qué pena, debí haber sido más fashion cuando aún no tenía hijos y me podía planificar mejor!
Total, que he terminado pensando en la cantidad de cosas que tenía que haber hecho antes de tener a Criatura.

Aquí van algunas de las ideas peregrinas que se me han ocurrido, por si le sirven a alguien que se esté planteando la paternidad/maternidad.
Cosas que se TIENEN QUE/PUEDEN hacer antes de tener hijos:

1. Mantener relaciones sexuales con tu marido en cualquier lugar de la casa.
Después... olvídate. Criatura hará su aparición en el momento estelar, asomando su rubia cabecita por la puerta.
2. Ser una fashion victim.
Cuando tienes críos, es raro que la chaqueta del día no termine con alguna mancha de vómito, mocos, o... cosas peores.
3. Tener plantas en el suelo.
A mi marido le gustan las plantas... y a Criatura comerse el abono. ¿Veis alguna incompatibilidad?
4. Ir de vacaciones a países lejanos
Nos pongamos como nos pongamos, los niños menores de cierta edad, no soportan vuelos de más de 3 horas. Bueno, al menos Criatura tiene su récord en un viaje a Munich en el que terminó sentada con 3 señoras encantadoras, con edad de ser sus abuelas, que se la rifaban. Pero fue imposible mantenerla quieta en el asiento.
5. Ir de vacaciones a países lejanos o cercanos, a machacarse y verlo todo, todo y todo.
No. Ésa no es opción. El ritmo ha de ser otro. A mí personalmente, me ha venido de lujo mi nueva situación, ya que el año pasado, y por segunda vez en una relación de más de 10 años... mi marido accedió a ir a la playa en verano.
Mmmm, ¡pues anda que no nos quedan años en este plan!
Las vacaciones de machaque las dejamos para los dos solos... el año pasado tocó San Francisco... no puedo esperar para planificar el siguiente mega viaje... ¿dónde nos vamos, Padre?
6. Salir de copas y volver con resaca...
Más que nada porque a la mañana siguiente, Criatura, que sigue con su rutina y su horario, se va a despertar a la misma hora que siempre...

Por supuesto, dejar de hacer estas cosas (y muchas más que se me ocurrirán en cuanto publique esta entrada) está ampliamente compensado con ver la carita de Criatura recién levantada, por oírla llamarte a voces o por verla bailar cada vez que suena cualquier música.
Sólo aviso a aquellos que se lo planteen, para que apuren bien el tiempo que les queda... ¡antes de encontrarse con un enan@ que dé tumbos por la casa!

Y tú... ¿qué cosas hiciste antes de tener hijos que ahora no puedes hacer?