Este genial dibujo, con el que me siento muy identificada, es obra del genial ilustrador y artista Jordi Labanda.

martes, 30 de marzo de 2010

Redecorando mi vida

¿Os acordáis de aquella campaña publicitaria de Ikea?
La del transexual, la del jubilado que salía del asilo para montarse su vida con una jubilada...
Me encantó, como me encanta toda la colección (o casi toda) de esta cadena sueca.

Me gusta el concepto, me gusta la funcionalidad de los muebles, el precio, el diseño, las combinaciones imposibles que se pueden montar con imaginación...

Me gusta que, si en un par de años me canso de la ditribución o el mueble en sí, los pueda "reciclar" sin sentirme culpable porque la mesa en sí me ha costado 10 euritos.

He descubierto (o me han descubierto) varias páginas en las que puedes ver cientos de productos básicos de Ikea tuneados. Una de las cosas que más admiro de la gente es su creatividad e imaginación (básicamente porque yo carezco absolutamente de ellas) y me he encontrado en estas páginas (http://ikeahacker.blogspot.com/ y http://piratasdeikea.blogspot.com/) un montón de ideas que me han dejado literalmente con la boca abierta.

Total, que hoy llevo toda la mañana viendo el catálogo por Internet (es insufrible, no encuentro nunca lo que busco) y el catálogo en papel (que temporada tras temporada guardo en casa) para ver qué puedo comprar para redecorar mi mini piso.
Como ya tengo todos los huecos ocupados, sólo tengo 2 opciones: o tiro algo de lo que tengo y lo reemplazo por otra cosa, o me invento una nueva necesidad mobiliaria... porque hueco no tengo.

Sí, ya sé que hay gente que habla del diseño, de no tener todos los mismos muebles, de que la calidad se ha de pagar...

Pues bien, cada uno que haga en su casa lo que quiera. Yo tengo muebles de Ikea y muebles de otras tiendas de diseño mucho más caras y:

1. Si te lo curras, el diseño puede ser igual de chulo o mejor en Ikea.
2. Con estas páginas de tunning, nada te obliga a tener el mismo zapatero que el vecino. Customízalo (si es que esa palabra existe, Padre).
3. La calidad, os aseguro que es igual de buena (o de mala) en todos los muebles asequibles para la clase media (claro, si te vas a tiendas de diseñadores súper guays, pues no, pero ése no es mi caso).

¿Y qué me decís de esas excursiones a Ikea para comprar los primeros muebles de la primera casa que compartes con tu pareja? ¿Alguien ha conseguido salir indemne de ellas?
Me encanta ir y comprobar cómo todas las parejas de más de un año (si no, aún están en lo que yo llamo "la esquizofrenia del amor", que impide discutir) casi salen a broncazo limpio de las pérfidas instalaciones...

Total, que como siempre le digo a Padre... me encantaría comprarme una casa nueva y grande y muy pero que muy vacía... sólo para darme el gustazo de amueblarla entera... con muebles de Ikea!

domingo, 28 de marzo de 2010

Traumas de mi madurez: recibir en casa

Tengo que reconocerlo: me pongo atacada cuando tenemos invitados para comer o cenar en casa. La palabra atacada realmente es poco. Me pongo histérica. De hecho, siempre que organizo algo así, Padre termina diciéndome "es la última vez que invitamos a nadie a comer/cenar".

Es curioso, porque soy una persona sociable, a la que le gusta cocinar. De hecho, disfruto muchísimo estando con gente, hablando... ¡socializando! Soy un ser altamente social.
Pero... ¡ay!, cuando se trata de ejercer de anfitriona (y os aseguro que siempre se trata de gente de confianza), me entra pánico. Es decir, soy social y cocinillas... peeeeeeeeero, me agobio recibiendo en casa. ¿Por qué?

Pues no tengo ni idea, supongo que se trata de una combinación peligrosa entre:
1. la inseguridad ante el éxito de mis platos, y
2. el deseo de estar presente en la conversación, no de pasarme la mitad de la comida delante del horno de la cocina, o yendo y viniendo...

Es tal mi pánico escénico, que últimamente, y cuando se trata de reuniones más numerosas en casa, he optado por el plan "telepi". Es decir, invito a todo el mundo y les recibo con unas ricas pizzas compradas por teléfono. Cero agobios, cero problemas. Eso sí... no es lo mismo y soy consciente, pero... mi salud mental lo agradece.

Cuando se trata de menos invitados, intento hacer todo lo posible por superar mi trauma y me obligo a cocinar y a invitar. Con dos o tres personas, me atrevo. También he de decir, que ya hace tiempo que desistí de cocinar 3 ó 4 platos. Suelo organizar unos entrantes abundantes y así me centro en un sólo plato. Es decir, hace ya tiempo que dije NO a Navidades en casa.

Es por ello que alucino como cuando, anoche, fui como invitada a una mega fiesta en la noche madrileña.
Es cierto que la casa contaba con una terraza con capacidad para cientos de personas (no, no estoy exagerando), pero aún así, congregó a tanta gente, que yo no paraba de mirar al anfitrión pensando en cómo conseguía divertirse mientras SU casa era ocupada por 100 personas (o más) que fumaban, bebían y ensuciaban SUS muebles...
Llamadme tarada, pero lo pensé en más de una ocasión.

Eso sí, lo pasé pipa, como no era mi casa y no tenía que ejercer de nada, me dediqué a charlar con unos y otros, a beber algún gin tonic y a fumar como si me fuera la vida en ello...
Ventajas de que el test de embarazo este mes también diera negativo, ¿no?

Y tú... ¿disfrutas ejerciendo de anfitrión en casa? ¿Tienes algún truco para no agobiarte?

viernes, 26 de marzo de 2010

Negativo

Es posible que durante todos estos meses de búsqueda (y van 11), haya habido días buenos y malos.
Es posible que las cosas sólo pasen cuando tienen que pasar.
Es posible que mi impaciencia esté recibiendo un duro varapalo y que sea la única forma de que mi mente aprenda a aceptar lo que mi querido amigo JC me dice siempre: La realidad es buena (sea cual sea).

Pero no puedo evitar una enorme sensación de vacío. Unos meses mejor y otros peor.
Este mes ha sido de los malos.
Decepcionante.
Es difícil de explicar que mi cuerpo se siente un poco vacío cuando se da cuenta de que este mes tampoco pudo ser.
Es cierto que ya tengo a Criatura, que me ofrece muchas y variadas alegrías... pero cuando la gente intenta consolarme con eso... no me vale.

Por cuestiones personales que ahora no vienen a cuento, no pude disfrutar ni siquiera un poquito del embarazo de Criatura. Y tengo la sensación de que, con un segundo embarazo, sería todo tan diferente... No trato de suplir una carencia con ello. Simplemente, lo deseo. Lo deseo tanto, que me dan ganas de llorar.

Y entonces paso por multitud de estados anímicos. Unos días pienso que si no viene, es porque no tiene que venir, que no hay que forzar las cosas...
Otros días me planteo acudir a un gine nuevo, que no me mire con cara de MuchachitaEresUnPoquitoExageradaATiLoQueTePasaEsNormal... Que me mire, que me dé soluciones y que me explique por qué, después de casi un año, no lo conseguimos. Y sobre todo, que me trate como a una persona, no como a una loca.

No sé qué hacer, mejor aún... no sé qué más hacer. Tengo tantas ganas de que ocurra, que no puedo ver más allá.

Y el consejo reiterativo de "no lo pienses, no lo pienses..." tampoco me vale. El pensamiento va por libre. Hoy no paro de tenerlo en mente.

Padre... ¿me consigues otro helado de B&J para esta noche?

jueves, 25 de marzo de 2010

La semana de las mujeres

Esta semana ha sido intensa, socialmente hablando.

Además de 2 partos de buenas amigas (que ha sido lo mejor), he tenido grandes conversaciones con amigas...que son madres. Hago esta aclaración porque al final he llegado a la conclusión de que en general, tenemos una carga de estrés emocional que no sé cómo aguantamos vivas.

Caso número 1: Me llama mi amiga X, que está fatal, que sólo tiene ganas de llorar, que blablabla. Le obligo inmediatamente a que quedemos porque a pesar de que es una tía estupenda y alegre, la noto como nunca.
Quedamos y allí que llegamos. Yo con Criatura y ella con su enana. Centro comercial para que podamos hablar mientras las criaturitas se desahogan sin comer arena (es decir, en un parque NO).
Me cuenta que no puede más, que está desbordada, su trabajo no la motiva, no puede con la niña y con la casa, su marido ahora ha decidido estudiar para sentirse realizado, por lo que ella no puede contar con él...
Mileuristas ambos, no pueden contar con el apoyo de nadie en casa, así que ella, para que el marido siga estudiando (algo en lo que ella siempre le he animado) se ocupa de todo. A las 11 de la noche, cuando rendida y después de currar como una campeona, bañar y dar de cenar a la enana, preparar cena para marido, y comida para ambos para el día siguiente está reventada en el sofá...marido llega y pretende contarle con pelos y señales cómo le va su estupenda vida estudiantil (segunda juventud, que llamaría yo). Ella no tiene ganas y marido le reprocha que no se siente apoyado.
Y así un día tras otro...
Y ella...que además tiene una familia con problemas (que no nos falte de ná, oiga!) y siempre ha sido la fuerte... me pregunta: "y mis hobbies, dónde quedan?" "por qué siempre me piden ayuda y nadie me ayuda a mí?". Se le caían los lagrimones. Me dio tanta pena que me jodió el día.

Caso número 2: Me comenta mi amiga Y, trabajadora a media jornada, con buena posición económica y una persona interna en casa que le ayuda con sus dos enanos, que deja de trabajar. No puede asumir el estrés de dejar el trabajo a medias cuando se va a las 3. Tampoco le da tiempo a jugar con sus enanos, ya que cuando llega, está tan cansada y tan estresada que no le quedan fuerzas. Siente que fracasa como madre y como profesional.
Después de darle muchas vueltas, piensa que lo mejor es que, dado que su marido llega todos los días a las 9 de la noche a casa, va a renunciar a su vida laboral para poder ocuparse de sus hijos y, si es posible, ampliar la familia.
Me da mucha pena también, pero al menos, económicamente, se lo puede permitir. En cualquier caso, siento que cuando esos niños se hagan mayores y ya no la necesiten tanto... se volverá a sentir frustrada, esta vez como profesional.

Caso número 3: Mi amiga Z y yo quedamos para pasar la tarde con los enanos. Ellos se divierten y nosotras encontramos algo en lo que distraerles, ya que no está el día para bajar al parque. Las 2 estamos a la búsqueda y captura de un segundo bebé, hasta el momento, sin resultados. Ya hace casi un año que nos acompañamos en la búsqueda, aún infructuosa. Comentamos que nuestros maridos no se sienten con la misma presión y que, el hecho de calcular semanas fértiles, toma de ácido fólico, no tomar ningún tipo de medicamento antes de confirmar que este mes tampoco hemos acertado, etc. nos genera tanta presión que a veces, cuando vemos que la indeseable menstruación hace su aparición, nos sentimos frustradas, agotadas y solas. Muy solas.

No sé cómo se aceptan estas situaciones. No sé qué es lo que podemos hacer para sentirnos plenas en todos los aspectos...

Al final, tiro por la calle de en medio. Paso de la dieta, me meto un atracón de sushi (telepizza tardaba mucho en traerme la grasuza que necesitaba mi devastado YO), y Padre, que al final percibe que algo no va del todo bien, se acerca a la tienda 24h más cercana para traerme mi helado de chocolate favorito.
No es que me quite la depre... pero... ¡ayuda!

Y tú... ¿te planteas estas cosas a menudo? ¿Todos los días?

miércoles, 24 de marzo de 2010

Hola, me llamo MadreYMas y soy adicta a Facebook

No, no juego al puñetero FarmVille de los kajsdhakdsh. Que me conozco más de una que pediría el divorcio porque su compañero de viaje es adicto a fertilizar granjas y demás propiedades rurales.

Peeeeeeeeeeeeero, lo que me encanta son los grupos que proliferan en Facebook. Me alucina la creatividad e imaginación de la gente. Son capaces de crear grupos realmente divertidos en este medio.

He recopilado unos cuantos, ordenados por categorías (perdonad por la caligrafía, pero he mantenido los títulos y el formato original que se muestra en Facebook). Los hay de todos los gustos y colores. Ahí van unos cuantos, los que más gracia me hacen:


1. Política:

- Va a trabajar tu puta madre hasta los 67 años
- UN ESTILISTA PARA LAS HIJAS DE ZAPATERO!
- A QUE CONSEGUIMOS 4 MILLONES DE PERSONAS PIDIENDO LA DIMISIÓN DE ZAPATERO
- Apuesto a que encuentro 200.000 personas que detestan a José María Aznar

2. Comida, bebida, dietas y otros vicios:

- Me crié tomando cigarros de chocolate y caramelos de cubalibre (así me va)
- Yo también pienso que un "Muffin" es una puta magdalena venida a más
- El alcohol no soluciona los problemas, pero, qué cojones, la leche tampoco
- SEÑORAS QUE DICEN QUE NO COMEN PERO SON DE HUESO ANCHO Y RETIENEN LÍQUIDOS

3. MODA y compras:

- Estar en la calle congelado y que aparezca una choni en shorts
- La erradicación total de las botas blancas y los tirantes transparentes
- CADA VEZ QUE ENTRO EN BERSHKA ME ENTRAN GANAS DE PEDIRME UN CUBATA¡¡¡¡
- Señoras que entran como Orcos de Mordor a las tiendas en las Rebajas.

4. Aquellos maravillosos años (los 80, las madres y el ocio):

- Yo soplaba Los juegos del super nintendo cuando no me funcionaban
- Generación NINI? UN PAR DE OSTIAS BIEN DADAS!
- Yo tambien dije: "NO MAMÁ, NO ESTÁ AHÍ !" , y efectivamente SI estaba ahí..
- Yo también he bailado el "Follow the Leader" dándolo todo.
- ESTUDIÉ EN COLEGIO DE MONJAS Y SOBREVIVÍ
- YO ME CRIÉ SIN MOVIL Y ENCONTRABA A TODO EL MUNDO
- Yo también me ponía las etiquetas de las mandarinas como uñas postizas
- Yo también dije "trae que tú no sabes" y yo tampoco supe...
- Las madres y su obsesión por la vuelta de sus TupperWares
- Yo también creo que en humor amarillo moría gente,

5. Tráfico y educación vial:

- ¿ SI UN GUARDIA TE DICE "DA POSITIVO" AL FINAL DEL TRIMESTRE SUBE NOTA?,
- SI CUANDO UN AGENTE ME DICE "PAPELES" YO LE DIGO "TIJERAS", ENTONCES GANO?
- ALLI ALLI HAY 1 SITIO!!! Ostia no que es 1 VADO

6. Lengua y literatura:

- "YO HE VENIDO AQUI A HABLAR DE MIS LIBROS" Escritor busca lectores :)
- Si no sabes la diferencia entre "Haber" y "A ver", no mereces vivir
- No, no soy de Andalucia, soy de Extremadura y no hablamos igual!!
- YO TAMPOCO ENTIENDO A "SHAKIRA" CUANDO CANTA...., Y MENOS EN ESPAÑOL!!!

7. Facebook:

- Si Judas estaba entre 12 amigos, tu que tienes 300 en el Facebook vas fino
- Yo tambien miro el nombre del grupo, me río, me uno, jamás vuelvo a mirarlo.
- Deja de ponerle comentarios en todos sus estados y pídele sexo de una vez

8. Usos sociales y actitudes:

- Odio que me digan: te iba a contar una cosa...buah déjalo!
- Date la vuelta y mira qien esta, pero disimuladamente ,,, ,DISIMULADAMENTE
- yo tambien he sonreido cuando tenia que haberme cagado en tu puta madre
- SI LA VIDA TE DA PALOS HAZTE UNA CABAÑA
- NACÍ PRINCESA PORQUE ZORRAS SOBRABAN!!!!!
- Saco el movil, miro la hora, lo guardo, ni puta idea de que hora es!
- Yo también siento presión cuando meto la compra en las bolsas del super
- El dinero no da la felicidad, pero yo prefiero llorar en un Ferrari
- Yo también pienso que Dios tiene la voz de Constantino Romero.

9. Profesiones:

- De mayor quiero ser controlador aéreo
- CUANDO VEO "ESPAÑOLES POR EL MUNDO" ME PREGUNTO: QUÉ COJONES HAGO YO AQUÍ?

De verdad, ¡¡¡¡me encantan!!!! En días como hoy, en los que no estoy especialmente optimista, consiguen sacarme una enorme sonrisa...

Y vosotros...¿a qué grupos de Facebook pertenecéis o cuál os ha hecho especial gracia?

martes, 23 de marzo de 2010

Personas a las que admirar 3: BAQAFM (BenditasAbuelasQueAntesFueronMadres)

Ésas sí que son dignas de admiración.
Por favor, que alguien me cuente: ¿Cómo lo hacen?

BA es una jabata. Cuida de Criatura, de mi padre, prepara la comida para todos, limpia su casa (y la tiene cristalina, la jodía), va a la compra, queda con sus amigos en el escaso tiempo libre que le queda, hace manualidades, cose bajos, botones y gomas de pantalón, va a misa casi a diario, si puede escribe poesía, cuando viene a mi casa, nunca se sienta, sino que siempre encuentra algo que hacer para liberarme... y lo mejor, nunca se queja. Nunca se siente cansada, nunca protesta, lo hace todo con alegría y sin empacho. Demuestra una paciencia mucho mayor que yo con Criatura, juega en el suelo, la acompaña en sus primeros pasos...todo.

No sé en qué consiste la diferencia entre ella y yo. No sé si todo radica en el hecho de que fuimos educadas de forma distinta. Obviamente, ella no trabaja FUERA DE CASA, pero hace tantas y tantas cosas...

Mi madre fue una madre tardía para aquella época. Se casó tarde y por tanto ahora no es una abuela joven. Es decir, aún me alucina más la fortaleza que tiene.
Su vida no ha sido demasiado fácil, enfermedades, muertes, pocos recursos económicos... sólo le ha faltado estudiar. Y no porque no valiera, sino porque no había de dónde sacar.

Yo trabajo solamente media jornada, tengo ayuda en casa y no me ocupo de las tareas más pesadas, antes de que Criatura viniera al mundo cocinaba mucho, pero ahora, ni siquiera. Y, sin embargo, estoy agotada siempre. Y me quejo.

Echo de menos mi falta de individualidad, el no tener tiempo para nada de lo que me gusta, no ver la tele, no ir al cine, no poder leer durante toda la mañana de domingo la prensa (y los suplementos, que reconozco que es lo que más me interesa)... pequeños placeres que ya no tengo tiempo de disfrutar. Compensados, eso sí, con la presencia de Criatura, pero aún así cuesta acostumbrarse a la nueva vida tras ser mamá (o papá).

Creo que ellas, su generación, habían sido educadas para ser MADRES, con mayúsculas, para ocuparse de todo siempre con una gran sonrisa...y en algún momento del proceso, alguien se olvidó de contarnos que nuestra vida no iba a ser como la suya... Que nosotras tenemos que intentar lograr el balance entre la deseada independencia que ellas nos animaron tanto a conseguir, entre nuestra carrera profesional y lo personal... Es demasiado complicado.

¿Os habéis parado a pensar alguna vez en estas abuelas que antes fueron madres? En esos casos en los que tenían 3 y 4 hijos, muy seguidos en edad, mantenían sus casas "como los chorros del oro", cuidaban incluso a sus padres ancianos cuando ya no se podían valer por sí mismos, cocinaban para toda la familia, siempre estaban disponibles... etc?

Pues una de dos, o ellas son auténticas superwoman, o nosotras, nuestra generación, somos unas flojas.

Cada vez que pienso en ello, me siento medio inútil.

Y tú... ¿has hecho alguna vez esta reflexión?

lunes, 22 de marzo de 2010

¿Sanidad para todos? Público vs Privado

En EEUU se ha aprobado por fin la reforma sanitaria.
Vaya por delante que desconozco con pelos y señales cómo funcionaba el sistema sanitario en los States antes de que se aprobase la reforma.
Vamos, que conozco lo mismo que todo el mundo. Que te pagas el seguro médico, que cuesta un pastón y que si no tienes trabajo, estás abocado, prácticamente a la indigencia sanitaria.

Pero entonces llegó Obama, ese hombre al que cuando habla inglés no sólo es posible entenderle, sino que además te engancha con su voz dulce y aterciopelada, y cambió el curso de la historia americana.

A priori, me parece genial que todo el mundo tenga derecho a unos mínimos sanitarios. Y me parece brutal que se deje de suministrar tratamiento sanitario a una persona, sólo porque no tenga cobertura. Inhumano, cuanto menos. Si es que esto es así, claro.

Por tanto, estoy contenta con esta reforma. Pero, esta reflexión me ha hecho plantearme el funcionamiento de la sanidad en nuestro país.

Mi caso concreto. Gano lo suficiente para pagarme un seguro privado y, además, tributo religiosamente con mis impuestos, para que la Seguridad Social española funcione (o algo). Pero, cada día estoy más descontenta con mi seguro médico, y además, me pregunto, por qué carajo, nadie me da la opción de poder elegir entre ambas cosas. Si por mí fuera, sólo pagaría uno de los dos sistemas. Aún no sé ni siquiera cuál elegiría, pero seguro que los dos, NO.
Adicionalmente, estaría dispuesta a pagar el doble, o el triple de lo que pago por el seguro médico de Criatura o de Padre (el mío me lo paga mi empresa, soy así de afortunada), para conseguir una mejor calidad en el servicio.
Mi seguro médico (y ya he pasado por 3 diferentes y toooooodos son igual de malos) me da un trato irrisorio (o mejor, dicho, me lo dan los médicos) y me obliga a aguantar las mismas colas que la sanidad pública.

Por tanto, desde ese punto de vista, me gusta más la opción que tienen los ciudadanos americanos, que sin pagar apenas impuestos, pueden dedicar esa parte de su sueldo, a contratar al mejor postor. Ley de oferta y demanda, vamos.
El problema es que hay mucha gente que no tiene la opción de poder pagárselo. Y es ahí donde, creo, entra Obama (y su voz).

Al final, creo que lo complicado es, como siempre, encontrar el punto medio entre las obligaciones del Estado (sin que resulte demasiado intervencionista) y la libertad del individuo.
En EEUU, la mayoría de la población no está de acuerdo con esta reforma, porque va en contra de uno de los principios de la Nación, el NO intervencionismo del Estado.
Pero a la vez, hay que conseguir unos mínimos que garanticen que cualquier persona sea tratada con humanidad y con respeto y que se trate de salvar su vida y su salud.

Lo que me deja ya alucinada del todo, es que esa libertad de la que se hacen eco los americanos se ve tan bien reflejada, que los diputados de un partido u otro votan cualquier tipo de reforma de manera independiente, sin someterse a las directrices de su partido. 34 demócratas, sin ir más lejos, han votado que NO a la reforma propuesta por su jefe.

Y que, a pesar de que la medida no es popular entre los estadounidenses, a pesar de que puede costar la reelección a Obama, ha sido tan valiente, que no se ha achantado por mantenerse en el poder.
Eso sí es una lección de democracia.

Por tanto, y para resumir, creo que la reforma aprobada, en princio, me parece genial.
Por otra parte, me gustaría que en Europa tuviéramos más libertad de elección y aprendiésemos un poquito de ese gran país (pese a quien pese). Aún nos pueden enseñar muchas cosas.

¿Tú cómo lo ves? ¿Sanidad pública o privada? ¿Socialismo o liberalismo?

(Agradecería enormemente que algún médico o algún norteamericano nos ilustrase un poco)

sábado, 20 de marzo de 2010

La, la la, la, la la laaa, la la laaaaa...

Iba a hacer una entrada sobre el día del Padre, pero ya he visto que en los blogs de la Dra. Jomeini o de Mividaconhijos han hecho un par de homenajes muy especiales, por lo que doy el tema por tratado. No me gusta demasiado repetirme. Felicidades a los papás, en cualquier caso. Espero que hayáis disfrutado de vuestras criaturitas, de las manualidades recibidas (ceniceros, corbatas pintadas, cartulinas con siluetas de manitas…) y de muchos besos y abrazos, que al final es lo que importa.

Así que, tras la ResacaPostAtracónPaternal, las visitas a mi padre y a mi suegro, y los elogios a Padre, volvemos a la normalidad.

Hoy tocará ir de compras y lo haremos en coche. Conducir es algo que hago desde hace relativamente poco, y una de las cosas que más me gusta hacer mientras conduzco es (no, no soy de las que se hurga la nariz) escuchar música.

Me he dado cuenta de que soy capaz de escuchar música con mucha más atención en el coche que en cualquier otro sitio. No es que vaya más concentrada…al contrario, probablemente no escucho con todos mis sentidos, pero de alguna forma, el sonido va calando en mi cerebro y al final soy capaz de apreciar mucho más el CD de turno… Rara, que es una. El caso es que en casa, por ejemplo, es raro que me ponga música de fondo, me gusta más escuchar cualquier programa de radio.

Y como las emisoras musicales más conocidas no me convencen (lo siento, pero no soporto a Beyoncé o Lady Gaga) intento llevar un buen surtido de CD’s en el coche para afrontar cualquier estado anímico.

Esta sería la lista de grupos/estilos/canciones que más o menos me definirían (aviso de que es un batiburrillo sin ton ni son):

Al oírlas, inmediatamente me animo:

- Corazón partío (Alejandro Sanz)
- Ella (Bebe)
- Chunari, chunari (BSO La boda del monzón)
- I got a feeling (Black Eyed Peas)
- Ain’t no mountain high enough (Marvin Gaye/Tammi Terrell)
- Grita (Jarabe de palo)
- Casi cualquiera de Siempre Así.
- Casi cualquiera de Los Rodríguez.

Momentos extremos de tristeza, melancolía, desamor (cuando las lágrimas se te escapan, y además quieres escuhar canciones que te hagan llorar aún más):

- Tu recuerdo (Ricky Martin/La Mari de Chambao)
- With or without you (U2)
- What if (Coldplay)
- Pingüinos en la cama (Ricardo Arjona)

Cuando estoy de mal humor porque me ha venido la regla y Criatura no tendrá un hermanito:

- De vez en mes (Ricardo Arjona). Lo he descubierto hace poco y me tiene alucinada.

Para momento de crisis extremas de Criatura:

- El disco de Russian Red (es impresionante lo rápido que consigue que se duerma…)

Para esos momentos que todas hemos tenido en los que nos han “abandonado” por otra:

- You Oughta Know (Alanis Morisette). Me encanta cuando dice lo de “bitch”…
- Si te vas (Shakira). Mi frase favorita en este caso es “y la celulitis invada sus piernas”.

Cuando me quiero acordar de lo que escuchaba en mi adolescencia:

- Black (Pearl Jam). Cuando me sentía muy alternativa por escucharlos.
- Step by step (NKOTB). Años ha.

Canciones de amor, amor:

- Deseo (Pedro Guerra)
- Te echaré de menos (Los piratas)
- One (U2)

Especiales para mí:

- Flaca (Calamaro)

Lo dicho, un batiburrillo sin ningún sentido...Y tú... ¿quieres contarme cuál sería tu lista?

jueves, 18 de marzo de 2010

La culpa es de él, que es quien está casado...

Estaba yo el otro día viendo un programa de petardeo (de ésos en los que no pasa nada porque el SCC haya hecho estragos en tu cabeza) cuando vi que entrevistaban a una petarda (que ahora mismo ni me acuerdo de quién era) que había estado liada con un tipo casado.
Y ante las acusaciones de otra petarda, que le decía que era inmoral liarse con un casado, la tipa decía que no. Que ella no tenía el problema, que ella era libre como el viento y que aquí el culpable era él.

Ante este tema, he de confesar que no puedo ser demasiado objetiva. Así que como me dan ganas de ponerme a insultar, voy a hacer una lista que resuma todo lo que pienso al respecto:

1. Obviamente, la persona que está casada es la que tiene la obligación moral de no engañar a su pareja. Y si no, que se lo hubiera pensado antes de casarse. Que yo no estoy en contra de la promiscuidad sexual, me parece una práctica estupenda, siempre que no se haga daño a terceros.
2. Si tú, que eres soltera, decides liarte con un hombre casado, eres muy libre de hacerlo, of course.
3. Pero si lo haces, tu catadura moral, es, cuanto menos, cuestionable.
4. Si además, aprovechas un momento de debilidad de esa persona casada y lo único que buscas es que tu ego se vea satisfecho, inflado y que ese alguien te prefiera a ti antes que a la persona que conoce todas sus miserias y que, probablemente, aguanta muchas mierdas, es que eres una petarda. Digo petarda porque no sé si ciertos palabros están permitidos en un blog. Pero lo que realmente me apetece decir es kajdshakdshaksjdh.
5. Es muy cómodo decir que tú no tienes nada que ver en ese triángulo y salirse por la tangente. Pero no es cierto. Estás haciendo daño a otras personas. Tu actitud es egoísta y no es moralmente aceptable.

Con esto, no pretendo disculpar para nada a la persona casada que decide mantener otra relación paralela. Quede claro que para mí el auténtico culpable es el que no es capaz de reprimir sus instintos y se deja deslumbrar por el encanto de la novedad.
Pero no soporto a esas personas que van por la vida de súper liberales, jodiendo la vida a los demás y encima se creen por encima del bien y del mal y no permiten que se cuestione, al menos, su moralidad.

Al final, llego a la conclusión de que la ética debe estar pasada de moda.

No creo en venganzas...pero...en algún momento, si deciden forjar una familia o iniciar un proyecto de vida (mediante un matrimonio o sin él) con alguien, no les vendría mal que su pareja decidiera pasar más tiempo con un tercero o tercera.
Me gustaría ver qué piensan entonces...igual cuestionan la moralidad de la susodicha y todo.

miércoles, 17 de marzo de 2010

La moda de las tendencias pediátricas...a-há.

Tengo un lío tremendo en mi ya de por sí desestructurada cabeza, que se quedó peor de lo que estaba tras el SCC del embarazo.
Os preguntaréis: ¿¿¿SCC??? ¿Y eso qué es?
Síndrome Cabeza Chorlito. Existe. Con ese nombre. Y se da en el embarazo.
Resumiendo, diré que la capacidad de tus neuronas durante el embarazo es inversamente proporcional al volumen de la tripa.
Que cuanto más gorda estás, más tonta te vuelves, vamos.

Y el problema es que eso no es un estado momentáneo. NO, NO. Se queda así.

Total, que partiendo de esa base, llego y me encuentro con las tendencias de las 2 escuelas pediátricas que ahora mismo más de moda están.
Pediatra Hippy vs Pediatra Teniente Coronel.
Y yo...¿qué tengo que hacer? Como si no estuviera ya bastante liada...

Aquellos padres que tengan una Criatura perfecta que duerma y coma bien, que sea activo sin ser trasto y que nunca llore, absténgase de hacer comentarios, por favor.
Pero aquellos otros que tengan una Criatura con alguna tara, que se manifiesten.

Mi Criatura come mal. Hay temporadas en que come fatal. Nunca tiene apetito. Pero desde que nació. Ni teta, ni bibes, ni papillas, ni verduras, ni frutas. INAPETENTE, vamos. Hay veces que para que coma hay que cantar, bailar y organizar todo tipo de performances. Y no hablo ya de cuando hace el amago de vomitar. Ups. Se le pone la cara blanca y lo único que se ilumina con un terrible color morado son las cuencas de los ojos y la zona nasolabial. Da mucho miedito.

Como contrapartida duerme de lujo y del tirón desde que tenía un mes y medio (sé que algunos me odiaréis, pero es lo que hay). Si tengo que elegir, como madre desnaturalizada que soy, prefiero que coma mal y que duerma bien, claro está.

Sin embargo, ha habido etapas en las que he estado muy fastidiada, agobiada, agotada y todos los -adas del mundo con el tema de la comida. Gracias a Dios, Padre es mucho más relajado en ese sentido y siempre intenta quitarle hierro al asunto.
Pero es cuando más agobiada me ven mis amigas cuando, con todo el cariño del mundo, me recomiendan todo tipo de sistemas.

"Léete el método del Dr. XXX para que coma"
"Te dejo el libro de YYYY, del pediatra YoSoyHippyPorqueElMundoMeHizoAsí".

Así que yo, que soy muy obediente, me devoré esta literatura tan interesante (léase con tono irónico, por favor) en el mismo fin de semana.

Y entonces me surgió la pregunta: Pero, vamos a ver...¿Es que no hay nadie que me pueda ofrecer un término medio?

Intentaré resumir las opiniones de cada uno con la máxima objetividad posible. Por favor, que nadie se sienta ofendido y que aplique con sus hijos lo que considere adecuado, estaría bueno.

El hippy no trataba de ofrecerme una solución para que Criatura comiera mejor. Simplemente trataba de convencerme de que Criatura está estupendamente. ¿Que no come? ¡No paaaaaaaaasa nada! Te enseño un par de tablas de percentiles americanos y le sumo uno, le quito dos, multiplico por 16 y ya está.
Adicionalmente, me generó un terrible complejo de mala madre por no haberle ofrecido el pecho más que 3 meses. Mala, mala y mala. Madreymás CACA.

El PediatraYoActúoComoSiLosNiñosFueranPequeñosDictadoresDesdeElMomentoEnQueNacen me decía lo contrario. Coge a Criatura, siéntala, y dale comida. En intervalos de 3, 4 y 5 minutos. No te vayas a pasar ni un segundo, ¿eh? Que un minuto más o menos puede cambiar el curso de tu vida....

Y aunque las 2 escuelas me dicen que nada de distraer a Criatura para que coma...que si no quiere la deje...yo estoy dispuesta a seguir cantando todo el repertorio del Cantajuegos con tal de que se coma la papilla.

Obviamente intento contarlo con algo de humor, pero a grandes rasgos este es el posicionamiento de las dos tendencias. Y he de decir que cada una de las escuelas tiene sus fans y sus detractores...que suelen insultar al contrario. Como si de un Madrid-Barca se tratase.

Hoy me he acordado de esto porque una amiga me ha pasado un artículo de una entrevista al hippy en el que dice que "guarderías antes de los 3 años CACA".
La mamá tiene que estar en casita con el enano. Y si no, los abuelos. Esto ha despertado un debate entre mis amigas fans y detractoras del hippy. No hemos llegado a las manos, ¿eh? Que yo me junto con gente muy civilizada.

Al final, llego a la conclusión de que vale, yo leeré todo lo que caiga en mis manos para educar a mi Criatura...y luego haré lo que me dé la gana, que para eso soy su madre.

martes, 16 de marzo de 2010

Cosas con las que no estoy de acuerdo 2: El libro gordo de Petete

Cuando vivía en Londres, y antes de encontrar trabajo "de lo mío", estuve trabajando en una farmacia de una zona pija. La farmacia pertenecía a un indio y la farmacéutica titular era otra chica india, un año mayor que yo, a la que, hoy en día, aún me une una buena amistad.

Esta chica, llamémosla N, es preciosa, por dentro y por fuera. Es un bellezón, es simpática, buena persona, trabajadora, detallista, servicial, familiar...un cielo.
Con ella, aprendí mucho inglés (con cierto acento indio, he de reconocer), y muchas otras cosas. Como va en mi naturaleza curiosear y preguntarlo todo (que no cotillear), la bombardeaba a preguntas sobre su cultura y su forma de vida.

Fue así como me enteré de que en pleno S.XXI, en plena capital británica, y tratándose de mujeres con estudios, con personalidad y con ingresos económicos más que suficientes, se seguía hablando de matrimonios concertados. Esto supuso un shock del que aún no me he respuesto. 8 años después.

Así funciona la cosa: Tú naces en el seno de una familia trabajadora, pero acomodada. Tienes estudios superiores. Vistes de forma occidental. Vas a India una vez al año como mucho. Y entonces llegas a la edad "casadera". Tu padre (que, por supuesto mantiene contacto con todas las familias londinenses que provienen de la misma zona de la India y que lo tiene apuntadito todo en un libro) habla con el amigo del amigo de su cuñado. Me imagino la conversación:

"Oye, me llamo A. Soy el amigo del amigo de tu cuñado. Provengo de la zona Gujarati de XXX. Tengo una hija con 22 años. Es licenciada en Farmacia. Tiene un piso en la zona norte de Londres. Yo tengo además un par de farmacias en propiedad. Me dijo el amigo de tu cuñado que tú tenías un hijo que tiene ahora 24 años y que es informático, no?. Me cuentas algo más de él?"

Y así es como se forja un futuro matrimonio indio. La cita es concertada por los padres y los interesados salen un día. Solos, ¿eh? Que no se diga que hay presión en el ambiente... Todo el mundo espera que tras esa primera cita, los protagonistas sepan ya si es el hombre/mujer de su vida. Porque...¿para qué tendrían que esperar más?
Si la respuesta es que sí, la maquinaria india se pone en funcionamiento para organizar el bodorrio (de media suelen asistir entre 500-1000 invitados) en un período corto de tiempo.
Si la respuesta es que no, el padre de la novia vuelve a abrir el Libro gordo de Petete (este nombre he de reconocer que fue un invento de Padre cuando le conté esta barbaridad) y vuelve a buscar candidatos.

Total, que lo peor que puede pasar es lo que le pasaba a mi amiga N. Que llevaba ya 7 candidatos y ninguno le gustaba...y con alguno incluso había llegado a quedar más de una vez!!!!! "¿Qué va a pensar la gente?" le decía su familia.
Y todo esto aderezado con chantaje moral del bueno (si tú no encuentras un marido, nadie se casará con tu hermana pequeña; eres una rara porque ninguno de los 7 candidatos te parece lo suficientemente bueno...en fin, un poema).
Más de una vez lloró en la trastienda de la farmacia.

Ante mi estupefacta mirada, yo no podía dejar de preguntarla...¿por qué? No entendía que se sometiera a esas presiones. Alguien como ella, ¡que podía aspirar a hacer lo que le diera la gana! Sin embargo, con el paso de los años, me doy cuenta de que una cosa es opinar desde fuera y otra, muy distinta, es estar dentro de ese círculo vicioso. Que si no entras en el juego, y te casas pronto, a una edad "adecuada", con un "buen chico" de la misma zona de la que provienen tus antepasados, tu propia familia te margina. No sé si yo sería capaz de enfrentarme a todo y todos por convicción. Viven en un país occidental, pero están obligad@s a comportarse de acuerdo a tradiciones milenarias...

Y esta es la situación menos horripilante...también conocí a chicos musulmanes de Sri Lanka, que estudiaban en Londres la carrera mientras trabajaban part-time en la farmacia. Uno en concreto, M, se comprometió con una chica de 18 años de edad a la que no conocía. Bueno, le comprometieron. Por supuesto, su familia sabía lo más importante sobre ella. Que era "buena chica, religiosa y decente". No importaba nada más. Sus gustos, sus aficiones, su forma de pensar, su ambición en la vida...¿qué más daba? Ella ya no iba a estudiar más. Su nueva misión en la vida era casarse, tener hijos y cuidar de su marido.
Luego estaba mi amiga O. De Bangladesh, y musulmana también. Aunque llevaba en Londres desde los 4 años. Licenciada en Empresas, viajaba por el mundo con amigos musulmanes...en fin, lo normal en una chica de veintytantos. Sus hermanas mayores (que no debieron tener tanta suerte) tuvieron matrimonios concertados con 2 chicos a los que vieron por primera vez el día de la boda. Por supuesto son muy felices y comen perdices.
Padre y yo hemos estado en casa de esta última. Con sus padres. Unos señores encantadores que fueron las personas más hospitalarias del mundo. Que una cosa no quita la otra, que nadie me malinterprete.

Os preguntaréis (o no) como termina la historia de mi amiga N. Conoció a un chico del Libro gordo de Petete al que al menos ya conocía de vista. Se casaron (fuimos a la boda vegetariana y sin alcohol en Londres...menos mal que Padre y yo conseguimos una cerveza, casi casi de contrabando).
Se fueron a vivir a la casa de la familia de él (otra costumbre que se me había olvidado comentar). El cuento de hadas no fue tal, sino un auténtico calvario, y, al cabo de un año, N fue tan valiente que se divorció de él. No es tan fácil, ni tan común que esto suceda. La mayoría acaba teniendo un matrimonio para toda la vida. Sin más.

Ahora su familia empieza a tener graves problemas para encontrar a un candidato consistente en el Libro gordo. Ya es mayor (33) y además, no está bien visto casarse con una divorciada...

De todas formas, y aunque parezca mentira, en España también se penaliza aún a las divorciadas...así que no sé de qué me extraño.

Todo esto para decir que me alegro infinitamente de que Criatura haya nacido en este país, en este siglo y con las libertades que va a tener...

lunes, 15 de marzo de 2010

Planazo del sábado noche

¡¡¡Este sábado salimos!!! Yupi!!! Yupi hey!!!

Padre, que como todos sabéis, es una persona a la que admiro, compró sorpresivamente, un par de entradas para ir a ver el musical de Chicago.

Y una, que antes de ver el primer musical en Madrid (Cabaret, para más señas) era contraria a ese género, ahora es fan incondicional del teatrillo cantado y bailado.
Y como además, una es un poco (o un mucho) pato para cualquier actividad física, por ejemplo, el baile, pues se queda alucinada cuando ve a esos bailarines hacer con gracia y buen ritmo coreografías chulísimas. Y además...¡¡¡cantan!!! Y no se asfixian.
Lo dicho. Alucinante.

Hay durante la obra un numerito al más puro estilo Music Hall, con plumas y todo que me volvió loca! Pero loca, loca!!!! Ay, si es que yo tenía que haber sido artista! O cupletista! O escritora de best sellers, o...Lo que sea, menos lo que soy!

Total, que la obra me encantó de principio a fin. Natalia Millán me emocionó. La actriz argentina que comparte papel protagonista, Marcela Paoli, me gustó tanto como Natalia. Manuel Banderas baila y actúa de 10...
Y el resto de los actores...¡¡¡son de traca todos!!! Creo que no hubo nadie que me decepcionase o no me gustase (a excepción de la señora de 70 años que se sentaba detrás nuestro y que se tiró toda la obra comentando con su comadre de al lado los entresijos del musical...a pesar de que toda la fila delantera se giró para mandarla callar...ya me la imagino dando codazos en el metro para entrar la primera y coger el único sitio libre de todo el vagón).

Como es cierto que últimamente y, desde la llegada de Criatura, no practicamos mucho este tipo de planes, yo llevaba esperándolo más de un mes.
Estaba emocionada, ansiosa, expectante...Padre había comprado las entradas para la sesión de las 6. De esta forma, después podíamos ir a cenar y a tomarnos una copa...UNA COPA!!!!
No me importaba saltarme la odiosa dieta...era un planazo...EL PLANAZO!!!
Criatura se quedaba con Benditos Abuelos y nosotros íbamos a salir como locos!!!!

Disfruté del musical, me lo pasé pipa, estaba con la expectación de una adolescente viendo a los Jonah's Brothers...Salimos de allí, nos fuimos a un garito antes de cenar, nos tomamos un mojito...Guau!
Después, a cenar a un restaurante especializado en comida de Nueva Orleans...ay! Un poquito de vino...y...pedo total!!! PEDO TOTAL!!!
Revoltillo, mal cuerpo, ganas de vomitar...
A las 23:30 estaba metida en la cama...

Total, que después de organizar toda la logística...nos acostamos a la misma hora que siempre! Una pena...estamos mayores ya.

Eso sí, todo esto me ha servido para darme cuenta (aún más) de que los pequeños planes que antes de tener a Criatura apenas valoraba, ahora me resultan de lo más emocionante. Y que es necesario que la pareja, siempre que sea posible, mantenga sus momentos de intimidad y de planes conjuntos...de mayores!

Y ahora...sólo me queda esperar un par de meses para organizar nuestra siguiente salida...será un musical nuevo? Una obra de teatro?

Y a ti...qué tipo de espectáculos te gustan? Eres de copitas? O más bien de vino?

jueves, 11 de marzo de 2010

Personas a las que admirar 2: Padres (que no Madres) comprometidos

Ay, ay, ay...ando de cabeza desde que Padre me soltó el otro día que mi blog tenía un "tufillo feminista"....
Su teoría es que no voy a conseguir nunca lectores masculinos porque los temas que trato y la forma en que lo hago es demasiado femenina...tipo SoyMujerSoyMadreYSoyLaLeche.

Desde entonces no paro de darle vueltas al tema y estoy tratando de encontrar la forma de acercarme al público masculino.

Por un lado, creo que la mayoría de los temas que trato son perfectamente asexuados...vamos, que todo el mundo puede opinar, sean hombres y mujeres...excluyendo el de la simpleza de los tíos, vaaaaaaaaaaaaaaaale.

Por el otro, me parece que todo lo que hablamos aquí interesa tanto a hombres como a mujeres...y para nada intento demostrar que las mujeres seamos mejores que los hombres (que a veces sí que lo somos...).

Es cierto que soy mujer y madre, y que, probablemente, la óptica desde la que veo cualquier asunto es femenina y algo maternal. Lógico, ¿no?

Pero como es posible que desde el punto de vista masculino me vean un poco partidista, hoy quiero hacer una oda (u ola...a levantarse todo el mundo....oe, oe, oeeeeeeeeeeeeee) a los chicos que nos acompañan en la vida.

Así que ahí va una de mis famosas listas. Cosas que admiro de los hombres en general (y de Padre en particular):

- La capacidad de razonar que tiene conmigo y con Criatura. Todo es argumentable...
- La paciencia que demuestra cada día, cuando al llegar a casa a las 9 de la noche, y hasta los webs de currar, le suelto a Criatura (que suele estar ya en un estado psíquico cercano a la histeria/esquizofrenia) y se ocupa de ella mientras yo me relajo un poco.
- El hecho de que siempre mantenga la calma y no se muestre histérico ni grite, pase lo que pase, y grite lo que grite yo (o Criatura, que se ve que tiene mis genes).
- Que casi nunca se queja. Frente a mis días "negros" en los que llego a casa y no paro de despotricar sobre todo, la cajera del súper, la imbécil de mi jefa, el subnormal del socio, el inepto de mi subordinado...Él (ellos) nunca se quejan. Lo aceptan tal cual y listo.

Creo sinceramente, que, a pesar de que nosotras seguimos llevando el peso de muchos temas domésticos y familiares, nuestros chicos hoy se han vuelto más sensibles, más comprometidos, más responsables con sus obligaciones con la familia, más compañeros y más Padres.

Está claro que aún queda un largo camino, pero al menos lo estamos recorriendo JUNTOS. Ellos quieren. Y nosotras debemos aprender a dejarles.

martes, 9 de marzo de 2010

¿Otra forma de pena de muerte? El aborto

Hace unos días, mantuve una discusión con Padre sobre el delicado tema del aborto.

Padre, que normalmente es bastante flexible en casi todo, y que no tiende como yo a los extremos del blanco y negro (le gusta el gris), en este tema se muestra sorprendentemente rígido.
Y yo, que soy extremista hasta la saciedad, tiendo al gris antracita en este tema (lo del gris antracita no tiene nada que ver con esto, pero me parece súper guay cuando lo leo en alguna revista de moda y tendencias y quería aplicarlo, ale!).

En primer lugar, y para que quede claro, en términos generales no estoy de acuerdo con el hecho en sí.
Y además, me espanta la posibilidad de que menores de edad puedan tomar una decisión como esa sin ni siquiera comentarlo con sus padres.
Peeeeero...entiendo que haya mujeres (y digo mujeres, no niñas) que lo hagan.
Y entiendo que esté permitido en nuestro país.

Y sí. Estoy en contra de la pena de muerte...y esto no deja de ser una forma de matar a un ser humano...pero lo entiendo. Y no juzgo a esas mujeres que deciden tomar esa decisión, que, sin duda las marcará de por vida. Supongo.

Sé que lo mejor sería que decidieran seguir adelante con su embarazo...que si no quieren/pueden ser madres, dieran a sus bebés en adopción...
Pero ¿quién entiende cómo se sentirán durante esos 9 meses? ¿Qué les pasará por la cabeza cuando, después de parir, entreguen a sus hijos y se vayan con las manos vacías a casa? ¿Y cuando piensen que esos niños están en el mismo mundo que ellas y que incluso se lo pueden cruzar por la calle?
Sé que es una decisión egoísta, pero...la entiendo.

Y pos supuesto, creo que los gobiernos deberían emplear mucho más dinero y esfuerzos en ayudar a esas madres a tener a sus hijos que en fomentar el aborto...pero la pregunta es: ¿Debería estar prohibido el aborto en nuestro país?

No puedo decir que SÍ. No me atrevo.

Hace poco escuché en la radio a una periodista que decía "me pasa una cosa muy rara, me gustan los toros, pero no puedo encontrar razones para defenderlos".
Me pareció una postura muy valiente y nada convencional.

Y a mí me pasa lo mismo con este tema (sé que no es ni lejanamente comparable). Pero me pasa algo así. Entiendo que haya gente que aborte y quiero que esté despenalizado en mi país...pero no encuentro razones para defender mi horrible postura.

lunes, 8 de marzo de 2010

Personas a las que no admiro: las actrices jolivudienses

Vaya por delante que sí, me gusta mirar todos los modelitos que llevan en la alfombra roja.
Y comentarlo después.

Pero no las admiro...
¿Y envidia? ¿Siento envidia? Hombre...un poco sí. Ya me gustaría a mí dedicarme a rodar películas y que mi máximo problema en la vida fuera estar perseguida por una docena de paparazzis...

Pero no las admiro.
¿Qué tiene de especial y de admirable ir toda mona a la gala de los Óscars? Hasta donde yo sé, las grandes firmas de ropa les ofrecen miles de modelitos para que vayan estupendas, se pasan la semana de antes sometiéndose a todo tipo de tratamientos de belleza, en sus casas cuentan con personal de servicio que se ocupa de todo (incluida su prole) para que ellas encuentren tiempo para que su "Personal Trainer" las ponga en forma...vamos, que así la que no va mona es que es muy pero que muy hortera.

¿Admirable? Admirable es mi amiga X, que teniendo a su marido en paro y con un bebé de un año encuentra tiempo para ir al gym todos los días y se pone todo lo mona que sus excursiones al C&A le permiten.
Admirable es mi amiga Y, que con 2 niños pequeños vive en una gran cuidad y no tiene a nadie que le eche una mano con los enanos y aún así siempre llega a su trabajo con el ojo pintado y con cara de haber dormido 10 horas aunque en realidad ha dormido 4 y a la que nunca oyes quejarse.
Admirable es cualquier mujer de este país, madre o no, que se levanta a las 6 de la mañana para dejar su casa limpia porque no cuenta con una asistenta a tiempo completo y su marido llega a las 10 de la noche y no la puede echar una mano.
Admirable es cualquier madre de familia numerosa, que ha decidido aparcar su carrera para ocuparse de sus hijos y que sabe que una vez que vuelen del nido, estará abocada a la más absoluta infelicidad porque la sociedad la considerará un ama de casa sin pretensiones.
Admirable es cualquier madre trabajadora que intenta, como puede, atender a sus hijos mientras su jefe la considera una "trabajadora a medias" porque una vez faltó a tal reunión porque tenía que ir a ver la función de Navidad de su hijo mediano.

Eso es lo que admiro...
Por eso me saca de quicio ver a la periodista de turno comentar con beligerancia que tal actriz hizo un esfuerzo "sobrehumano" por estar en la entrega de los Goya cuando al día siguiente tenía que estar en L.A para no sé qué cena...¡con el jet lag horrible que eso supone!

Uf, menudo estrés...AmosNoMeJodas.

domingo, 7 de marzo de 2010

Grandes inventos de la humanidad: la simpleza de los tíos

Mi más fiel lectora, esa que nunca escribe en el blog, pero me manda los comentarios a mi mail privado, lleva unos días manteniendo una peculiar relación con un sujeto…simple.

El espécimen, es un caso típico de MachoManMeDueleLaCaraDeSerTanGuapoYTengoUnMillónDeAmigasEnFaceboook. Pero muestra algunas características muy singulares (a mi amiga y a mí al menos nos lo parecen): no le gusta leer, no le gusta ir al cine, no le gusta hablar de política, le aburre quedar para tomar café…

Las únicas distracciones que se permite en su (simple) vida son el deporte y el sexo.
Ante semejante caso patológico, os podéis imaginar las opciones que le quedan a mi querida amiga…pocas. O ve el partido de fútbol del día o…
Pero lo curioso del asunto es que ella se esta divirtiendo mucho con esta situación (joder, si hasta yo me lo estoy pasando bien ¡y ni siquiera le conozco!).

El último día que hablamos del tema, intenté convencerla de que la simpleza en los tíos no es necesariamente mala.

Vale que yo no elegí a un tipo precisamente simple (me fui justamente al otro extremo de la barra medidora), pero puedo ver las ventajas que tiene.

- Si cada uno va a leer su propio libro…¿a ti qué más te da que él no lea nunca? Y no me vale lo de compartir títulos…Padre lee unos truños tales que lo máximo que nos hemos intercambiado ha sido un párrafo…
- ¿Tomar café? ¿Y a quién le importa eso? Ya quedarás para eso con tus amigas, ¿no?
- Ir al cine. Ídem. Además, con treintaytantos ya no necesitas ir al cine para que te meta mano.
- ¿Política? Me ofrezco voluntaria si en algún momento mi amiga necesita desahogarse con este tema. Pero si hasta hay parejas que ¡discuten por ella!

Total, que ya me estoy imaginando a mi amiga, usándole simplemente para el sexo y hablando de sus maravillosas dotes amatorias (…o no) con sus amigas mientras se toma un café y MachoMan se pasa la tarde corriendo como Forrest…

De verdad, no lo veo tan mal plan.

viernes, 5 de marzo de 2010

Tal como eres

Así es como yo te quiero...o intento quererte.
Tal y como eres.
Con tus fortalezas y tus defectos. Ésa es la grandeza del amor. Y lo difícil.

No te querría más porque fueras más guap@. Ni más alt@. Ni comieras mejor. Aunque no vayas a ser el primer@ de la clase (o sí). Te quiero tal y como eres.

Y eso lo he aprendido con la maravillosa/horrible experiencia de la maternidad. Y digo maravillosa por lo que todos entendéis. Y horrible, por muchas cosas que no voy a explicar ahora (ahhhhh, los que tengáis curiosidad, probad...malditos!).

Al final, me he dado cuenta de que sea como sea Criatura, con sus miserias (como las tienen Madre y Padre), yo le voy a querer igual.
Creo que eso lo puede entender cualquiera, haya o no haya probado la experiencia de tener un hijo.

Lo difícil viene cuando intento extrapolar esa sensación al resto de personas que quiero.
Y esa es también la grandeza del amor.
No esperar que cambie la otra persona.
No prejuzgar. Ni juzgar.
No crear expectativas.
No poseer.

Te quiero por lo que eres en lo más profundo. Porque poco a poco te voy conociendo más y más.
Porque aunque fueras más guap@, más alt@ o más gord@ seguirías siendo tú.
Y porque a veces eres adorable y otras te mataría.
Porque tú eres tú y yo soy yo.
Y eso es lo genial.
Tal como eres.

Qué mema estoy hoy, ¿no? ¡MalditasHormonassssssssssss, salid de mí!

martes, 2 de marzo de 2010

Traumas de mi adolescencia: el Gap Year que no tuve

Gap Year: año sabático que muchos estudiantes se toman generalmente antes o después de la universidad para viajar por el mundo en plan mochilero y conocer gente (entiéndase por esto último emborracharse, liarse con desconocidos, dormir en albergues de mala muerte con esos desconocidos y demás lindezas que me imagino ahora desde el papel de madre sufridora del año).

Durante los meses que viví en Londres, conocí a mucha gente con una formación muy parecida a la mía. Casi todos miembros de familias de clase media, universitarios y con trabajos mucho mejor remunerados que en España, of course! TODOS habían disfrutado y vivido su Gap Year.

La mayoría había estado trabajando duro varios veranos o durante años en turnos de noche para ahorrar el dinero suficiente que les permitiese lo que Bendita Abuela definiría como”menuda tontuna…es que los ingleses son muuu raros”. Porque no os creáis que estos jovenzuelos tienen una familia patrocinadora…no, no. Esta gente se busca la vida. Y esta “tontuna” creo que es muy común también en el resto de países de habla inglesa, EEUU, Australia, etc.

Lo que habría dado yo por hacer un viaje de esos…sin ataduras, sin familia, sin amigos…o con ellos! Me parece una experiencia única en la que seguro aprendes un montón de cosas, conoces a mucha gente y te organizas…con el dinero, con el tiempo…aprendes a sacarte las castañas del fuego en otro país, con otra cultura…Y sobre todo, paras un poco el ritmo, dispones de tiempo para pensar, y para decidir qué quieres estudiar, a qué quieres dedicarte en el futuro…sí, sí, ese tipo de decisiones que en España tomamos tan alegremente que con el paso de los años una se da cuenta de que es una frustrada laboralmente hablando. Porque no estudió lo que le hubiera gustado, porque no se paró un momento a pensar a qué quería dedicarse el resto de su vida.

Pero claro, para que esa costumbre se extendiese por España, lo primero que tendría que cambiar es precisamente eso: la opinión que las madres tenemos sobre este tipo de experiencias. La sobreprotección ahoga a nuestros hijos y, en ocasiones, les hace perderse muchas cosas. Y lo dice una que se ve venir a sí misma…
Que ya me estoy imaginando a un adolescente normal de este país decirle a su madre: "Mamá, verás, yo es que me voy a ir a viajar en plan hippy para conocer mundo" Y a la madre diciendo: "¿Hippy tú? Pero si no sabes hacer ni un huevo frito! Quítate esa tontuna que te ha metido en la cabeza tu amiga Vanessa, que tiene la cabeza llena de pájaros desde que su madre se lió con el chaval de la frutería y ponte a estudiar Empresariales, como tu prima Encarnita, que mira lo bien colocada que está en Hacienda”.

Pero hoy, escuchando una entrevista en la radio, alguien ha dicho una frase muy cierta: la maternidad es para los hijos, no para las madres…Eso es. Esa es la clave. Traer hijos a este mundo no es un deseo personal para que una se sienta realizada. No se trata de que tú, madre estupenda, te organices la vida alrededor del hijo para suplir tus carencias, sino que comprendas desde el minuto uno, que esa pequeña personita tiene su libertad individual para elegir el tipo de vida que quiere tener y cómo vivirla.

Así que prometo hablarle a Criatura, cuando llegue el momento, de esa “tontuna” rara que practican los adolescentes ingleses, a ver si se anima y se nos va de casa antes de llegar a los 30…

Y tú…¿te quedaste con ganas de Gap Year? ¿Entenderás que tus hijos quieran hacerlo?

(Por cierto...a lo mejor, si el gran filósofo humanista Willy Toledo hubiera hecho un viajecito de estos, tendría la cabeza mejor amueblada y dejaría de decir idioteces como que el pobre Orlando Zapata era un delincuente común y que en Cuba los presos políticos son todos terroristas...)

lunes, 1 de marzo de 2010

Traumas de mi infancia: los hijos únicos

Como llevo unos días con demasiada carga moral en mis temas, este fin de semana me he dedicado a leer cositas varias sobre la educación de los hijos.
Y mira tú por donde, en una de las revistas de bebé que me siguen llegando de forma gratuita (rellené tantos impresos de suscripciones gratis, que creo que me seguirán llegando hasta que Criatura tenga 18 años) he ido a dar con un tema bastante espinoso: los hijos únicos.

Los que me leéis de forma habitual, a estas alturas ya sabéis que la intención de Padre y mía es dar un hermanito a Criatura cuanto antes. Cosas de la naturaleza, por mucho que lo intentamos (Padre dirá que NO lo suficiente), se nos está dando regulín. Vamos, que no llega de momento.

Yo soy hija única. Y eso, entre otras cosas, es una de las razones por las que no quiero que Criatura lo sea.

Sobre nosotros hay muchos mitos: somos egoístas, mimados, no sabemos socializar, estamos acostumbrados a ser el centro de atención, no sabemos compartir...en fin. Mi opinión sincera es que básicamente depende de cómo te hayan educado tus padres, como casi siempre. En el artículo venían a decir esto mismo, que ya no pasaba nada por serlo, que era común, que además de mitos falsos teníamos puntos fuertes...

Pero es verdad que a mí NO me gusta ser hija única. Y eso que con la mayoría de mis primos mantengo una relación mucho más íntima y fluida que la que tienen muchos hermanos.

Aún así, recuerdo tener un trauma claro y patente, porque en la década de los 80 no era muy común ser hija única...yo siempre me preguntaba por qué todos mis amiguitos tenían hermanos con los que se peleaban y jugaban y yo no. Así que, lo siento por todos esos famosos hijos únicos que están encantados de serlo, pero yo hubiera sido más feliz (creo) teniendo una enorme familia.

De todas formas, y como ese hecho a estas alturas ya no lo puedo cambiar (a no ser que mi padre decidiera dejar a mi madre, liarse con una jovenzuela en edad de concebir y darme hermanos...¡y OJO, que cosas más raras se han visto!), además de lo que todos ya sabéis sobre los hijos únicos, os voy a comentar lo que yo creo que tenemos de bueno, ya que sé que alguno de mis lectores habituales no tiene previsto dar hermanos a sus Criaturas:

1. Somos más sociables que otros niños: Al final no nos ha quedado más remedio que buscarnos la vida para no morirnos de aburrimiento con nuestros padres...en seguida hacemos amigos allá donde vamos...
2. Mostramos una curiosidad innata sobre la vida de otras personas (no confundir con cotilleo...)
3. Tenemos más seguridad en nosotros mismos (esto ya lo decía la revista). Como estamos acostumbrados a tener toda la atención sobre nosotros, cualquier pequeño logro es alabado hasta la saciedad y eso hace que nos sintamos reforzados positivamente.
4. El vocabulario, la destreza en el lenguaje y la madurez la adquirimos más rápidamente que otros niños, porque estamos rodeados de adultos.

Pero la alegría que yo sentía durante las vacaciones de verano en casa de mis abuelos, cuando todas las habitaciones estaban llenas de gente y las cenas se tenían que hacer por turnos (¡pobre abuela!), no es comparable a ningún otro recuerdo de mi infancia.

Y la envidia que me da ver esas familias numerosas en las que las cenas de Navidad se tienen que hacer tipo buffet, porque no hay sitio para comer sentados a la mesa, me hace muchas veces desear ser una de esas valientes madres de 3 ó 4 niños que se han liado la manta a la cabeza y que demuestran ser día a día verdaderas superwoman (por mucho que les sobre algún kilito, no se compren ropa desde hace años y no tengan tiempo para maquillarse en la vida).

Al final, lo que importa en la vida es eso, cada día lo tengo más claro, la familia que creamos y con la que decidimos compartir nuestro tiempo, y sobre todo, nuestro amor.

Y por mucho que algunos de vosotros me digáis siempre que saco este tema, que idealizo mucho la relación entre hermanos y que algunos de los vuestros son para matarles y lo único que hacen es complicaros la vida, no me vais a hacer cambiar de opinión...¡Vamos, hombre! ¡A cabezota no me gana nadie! ¡Que soy hija única y siempre tenemos razón!