Este genial dibujo, con el que me siento muy identificada, es obra del genial ilustrador y artista Jordi Labanda.

miércoles, 28 de octubre de 2009

Conversaciones de sobremesa

Esta mañana he escuchado en la radio el siguiente comentario procedente de la columna de un periódico:

"Durante los primeros años de una relación, lo más destacable de irte a cenar con tu pareja es lo interesante de la conversación. Con el paso de los años, lo más destacable es el menú".

La cadena de reacciones que mi cerebro y mi cuerpo han experimentado al oir esto, ha sido la siguiente:

1. Jajaja, qué cachondo el tío éste.
2. Es verdad, recuerdo aquellas conversaciones geniales con Padre en tal o cual cena.
3. Mmmm, la última vez que fui a cenar con Padre, a lo máximo que llegamos fue a charlar sobre la deconstrucción de gazpacho.
4. Ah, no, también hablamos del puré de verduras de Criatura.
5. Ahora que lo pienso también charlamos sobre la textura y color de las cacas de Criatura.
6. Oh, Dios mío, mi matrimonio está acabado.

Total, que me he sumido en la más amarga de las tristezas. Y he pensado en aquellos meses de enamoramiento brutal en los que me quedaba extasiada con cualquier cosa que Padre (o los antecesores de Padre) contasen. Cuanto más progre, alternativo y filosófico, mejor.

Con el paso del tiempo, me he dado cuenta que da igual lo "raro" que fuese el tipo en cuestión. Al final TODOS se aburguesan. Y con TODOS habría acabado hablando de cosas más cotidianas. Y los que no...son eternos niños que yo no necesito para nada.

Total, que al final he decidido que no es tan malo hablar de cacas.

Y tú, ¿de qué hablas con tu pareja en las cenas?

martes, 27 de octubre de 2009

Reflexiones de una veinteañera

Uf, ya tengo 23. Los cumplí ayer. Me siento muy mayor.

Afortunadamente, si reviso mi historia más reciente, me doy cuenta de que he hecho muchas cosas interesantes. Eso hace que valga la pena tener las primeras arruguillas...
A saber:

- He vivido en otro país (vale que era europeo y que estaba a 3 horas de Madrid, pero cuenta igual).
- He salido con 2 chicos a la vez (¡y tengo que reconocer que fue muy divertido!).
- Me he emborrachado (no os daré detalles, pueden resultar demasiado desagradables).
- He probado drogas blandas.
- He suspendido casi todas las asignaturas de un curso (todas menos una, para ser exactos).
- He probado diferentes tratamientos de belleza contra la celulitis, las arrugas de expresión, la grasa localizada y los pelos asquerosos que salen en ciertas zonas de mi cuerpo (no os gastéis el dinero, no funcionan).
- He recortado mis primeras canas una y otra vez (vuelven a salir, os lo aseguro).
- He mantenido relaciones sexuales con más de un hombre y menos de 3 (al que acierte el número, le regalo un perrito piloto).
- He asistido a una boda hindú en la que la gente bailaba como en Bollywood.
- Me he cosido el bajo de un pantalón (mientras vivía en Londres y con las instrucciones telefónicas de Bendita Abuela, pero oye, quedaron estupendamente).
- He estado al borde del divorcio (las reconciliaciones merecen la pena, ¿eh?)
- Me he cabreado, he reído, he llorado y he sido feliz e infeliz a partes iguales.

Creo que estos logros hacen que merezca la pena cumplir 23, ¿no? Ya no hablo de formar una familia, tener amigos estupendos que te quieren y un trasto de Criatura que se pasa la vida gritando y moviéndose como la niña de El Exorcista!

Y si la celulitis invade tu abdomen...¡no te mires la tripa!

¡Viva la belleza interior!

Y tú...¿cuántos años tienes? ¿Cuántos has vivido?

lunes, 26 de octubre de 2009

Se busca ingeniero con hijos...

...Para hacer más fácil la vida de Madre.

Porque, seamos sinceros...quién se ocupa de facilitar la vida de Madre? NADIE.

¿Por qué nadie ha inventado una forma rápida y sencilla de:

- Dar las medicinas a los niños?
- Abrochar y desabrochar arneses de las sillas de paseo/coche?
- Alimentar a Criatura con múltiples cereales sin confundirse entre los que llevan Gluten, los que no, los de miel, los de arroz?

Pues eso.

Mi vida diaria comienza a las 7 de la mañana cambiándole la caca a Criatura, que como es muy activa y está descansada, no quiere quedarse quieta mientras le cambio el pañal, así que se pone de pie con el culo al aire y saluda a sus peluches. Tras forcejear con ella y conseguir entretenerla con algún muñeco que se mete en la boca o que, en el peor de los casos, restriega contra el pañal lleno de caca, le pongo el pañal limpio.
Después, con ella en brazos, preparo el biberón, que tiene que incluir cereales con y sin gluten, para que detecte si es alérgica. Como vivo en un minipiso en el que no cabe nada, tengo que sacar las bolsas de cereales de sus cajas, para que abulten menos. Y oh!, resulta que las bolsas son exactamente iguales. Me toca pintar con un rotulador indeleble cuáles son los que llevan gluten y los que no (seguro que alguna vez lo he hecho justamente al revés, menos mal que parece que Criatura no es celíaca). En el biberón de la mañana también incluyo las medicinas o vitaminas que le tocan en cada momento. Ésas que tienen colores intensos que si te caen en alguna prenda de ropa ya la puedes tirar.
Y lo tengo que meter en el bibe, porque a ver quién es la lisstaaaaaaaaaaaa que consigue medir 1,5 ml y dárselo a la bestia de la Criatura en una jeringuilla o en cuchara. IMPOSIBLE. Total, que se lo meto todo en el bibe. El pack completo.
Luego Padre le da el bibe mientras me arreglo y ya nos bajamos al garaje.
Coge a la niña, métela en su sillita especial. Átale las correas mientras se retuerce como un auténtico animalillo silvestre. Sal del coche. Pliega el carro. Mete el carro en el maletero. Métete tú. Arranca el coche. Vete a currar, pero antes párate en mitad de ningún sitio y deja a la niña con Benditos Abuelos.

Ale, ya te puedes ir tranquilamente a trabajar.

Ya estás suficientemente cansada como para irte a la cama de nuevo.

Y sólo son las 7:45 de la mañana. Menos mal que existe el bendito café.

Y tú...¿Conoces a algún ingeniero/inventor que sea padre y nos pueda echar una mano? Si es así...llámale. ¡Quizás podamos contratarle!

domingo, 25 de octubre de 2009

Niña, ¡aprende a hablar bien!

Lo confieso. Digo tacos. Muchos. Muchas veces al día.

Y me agobia pensar que, en breve, Criatura comenzará a entender lo que digo, y que si hablo mal, terminará repitiendo como un robot: "oño, uta, olla". Y le hará gracia, y se reirá y estará mal.

Así que intento ponerme como propósito hablar bien, moderar mi lenguaje.

Y eso me ha llevado a pensar por qué uso esas palabras horribles. No nací en un barrio marginal, mis padres no las usan habitualmente (he de admitir que mi padre sí lo hace, pero sólo cuando ve fútbol y cuando ve al líder político que no es de su partido), he sido educada en un colegio de monjas, mis amigas hablan bien. Quiero decir que no debería tener ninguna razón para usar esas palabras. Pero lo hago. ¿Por qué?

Pues no lo sé. Supongo que expresan mejor, con más claridad, lo que quiero decir en cada momento.

Por ejemplo, no es lo mismo decir "estoy harta", que decir "estoy hasta los cojones". Uno está harto cuando ve 5 minutos seguidos de anuncios en medio de su serie favorita. Sin embargo, está hasta los cojones cuando Criatura le despierta tooooodos los fines de semana, sin excepción, a las 6 de la mañana.

Una puede pensar que su jefe es "tonto e inepto" cuando se da cuenta de que sabe menos que ella (algo habitual, sin duda). Pero su jefe es un "hijo de puta" cuando le enmarrona 5 minutos antes de su hora de salida de lunes a viernes.

¿Qué decir cuando una se pilla el dedo con una puerta? ¿"Córcholis"? ¿"Cachis en la mar"? NO. Una dice simplemente: "¡Joder!" o "¡Me cago en todooooooooooo!". Y parece que no, pero el dedo duele un poco menos después de soltar el taco.

En fin, menos mal que mi madre no me lee. Me lavaría la boca con jabón. Lagarto. O mejor aún, cogería al puto Lagarto y me lo metería directamente en la boca.

Y tú...¿cuándo dices tacos?

sábado, 24 de octubre de 2009

La erótica de la escoba

Ayer vi en el telediario que compartir las tareas del hogar puede provocar un aumento del deseo.

Un psicólogo lo explicaba de la siguiente forma: cuando la pareja realiza de forma conjunta las tareas domésticas se crea entre ellos un ambiente de equipo que puede fomentar el buscar más adelante situaciones de intimidad que inviten al sexo.

Como diría una amiga...TOMA JEROMA, PASTILLAS DE GOMA.

Después de semejante noticia, hacían una encuesta callejera en la que todas las mujeres parecían estar de acuerdo con la idea mientras los hombres ponían cara de escépticos.

Total, que como hoy toca el día entero con Criatura y Padre, he decidido reflexionar sobre algo simple, que no requiera mucho dolor de cabeza. Esta idea me ha parecido perfecta (aclaro que Criatura me ha despertado a las 7 y media de la mañana, como todos los sábados).

He pensado qué ocurriría si algún día llegase a casa y me encontrase todo recogido, la lavadora puesta, el lavavajillas recogido, el grifo que lleva 3 meses sin filtro arreglado, las dos tablas del parquet que llevan 7 meses despegadas en su sitio, las bombillas repuestas, la ropa ordenada, los biberones limpios, la habitación recogida...

Sí, en ese caso seguramente me entraría tanta emoción que me quitaría la ropa de forma compulsiva y me echaría en sus brazos. Estaría dispuesta a pasar todo un mes haciendo el amor sin descanso.

Pero como eso no va a ocurrir, he llegado a la siguiente conclusión: Las parejas que comparten tareas follan más. Pero las que no, les demostramos que les queremos muchíiiiiiiisimo más. Porque si no, les mandaríamos con su madre mañana mismo.

Y vosotros, ¿qué? ¿Tenéis mucho sexo? ¿U os encargáis de las tareas del hogar a solas?

viernes, 23 de octubre de 2009

Cuestión de suerte

A quien corresponda:

Gracias por haber hecho que haya nacido en este país, en este continente y con esta familia.
Porque los que quieron están sanos.
Porque tengo amigos que me quieren y con los que puedo contar.
Porque tengo un trabajo bien pagado y llego a fin de mes sin agobios.
Porque vivo en una casa pequeña, pero cómoda y confortable.
Porque mi mayor problema por las mañanas es elegir entre toda mi ropa qué me apetece más ponerme.
Porque puedo viajar por el mundo y conocer otras culturas.
Porque muchas veces me siento querida.
Porque muchas veces quiero.

No, no estoy "en esos días". Simplemente me he dado cuenta de la suerte que tenemos algunos.

Ayer escuchaba en la radio el problema que tuvieron un grupo de jóvenes laicos en Marruecos por intentar organizar una miniquedada a través de Facebook para comerse un bocata en pleno Ramadán. Fueron tachados de impíos, enemigos del Islam y amenazados por la policía. Sus negocios peligran, sus caras han salido publicadas en los periódicos marroquíes y temen represalias. Son unos VALIENTES. Y me hicieron pensar en todas esas cosas y libertades que damos por supuestas los que tenemos la suerte de vivir aquí.

Puede que tengamos un gobierno desastroso, que lo tenemos. Pero aún así, no paramos de quejarnos. Por todo. Hay veces que parece que somos víctimas de una especie de complot contra nuestra persona.

NO. HOY NO.

Reivindico nuestro DEBER de dar las gracias. A quien sea. Llamémosle Dios, destino, casualidad...o SUERTE.

Y tú...¿tienes suerte en la vida? ¿O te lapidan por darle un abrazo a tu pareja en la calle, como ocurrió no hace mucho en Pakistán?

jueves, 22 de octubre de 2009

Madre por el mundo

Algunos ya sabéis que mi programa favorito es Madrileños por el Mundo. Y digo Madrileños, no Españoles, ni Callejeros ni leches fritas. El original es el que es. Y el resto son imitaciones más o menos cutres.

Pues bien. Madre se va por el mundo! Yupi! Es sólo temporal, nada de vivir en otro lugar (de momento), pero Madre tiene una necesidad viajera que no se pué aguantá.

Así que Padre, en un detalle encantador (es un gran organizador de GRANDES SORPRESAS) va a regalar a Madre un viaje con destino desconocido como regalo de cumpleaños.

Sí, próximamente es mi cumple. Cumplo 23. Gracias a todos por las felicitaciones.

Tengo la suerte de haber viajado bastante. De todos los destinos que he visitado, el que más me ha impresionado ha sido Japón. Es tan distinto a todo lo que conocemos y consideramos normal!!!! Es un sitio que sin embargo, no me atrae mucho para vivir. Uf, qué gente tan encorsetada a pesar de tener tan buena educación... Qué poco VIVEN!!!

Otro viaje que recuerdo con especial cariño es uno que hice a Argentina por motivos de trabajo y al que fui sola. Recorrí muchos lugares acompañada de compañeros de trabajo. Otros sola. Conocí a la hermana de un amigo de mi marido que me hizo pasar un día delicioso...fue genial. Me hizo tener una visión muy diferente de lo que yo consideraba viajar sola. Fue un descubrimiento. Otra ventaja adicional de visitar Argentina es que no importa lo fea, gorda o cutre que te sientas. Siempre encontrarás un argentino caritativo que te silbe o te piropee por la calle. Es genial.

En Turquía me sorprendió muchísimo la calidez de su gente, la amabilidad exagerada, lo serviciales que son...
En Nueva York aluciné con los miles de escenarios cinematográficos que reconocí y con la comida hiper sana que venden en todas partes explicándote las calorías que vas a ingerir.
En Guatemala descubrí la maravilla de la selva y los paisajes naturales que tan poco me atraen a mí, que soy "muy de asfalto".
En Roma comí genial pero salí decepcionadísima de la fama de guapos que tienen los italianos...Buag, qué cutres me parecieron todos! Con su pinta de ChuloPlayaBorderLineConMafiosoSiciliano...
Berlín me sorprendió agradablemente por ser una ciudad con mucha personalidad.
París...oh! No hay palabras para describir esa maravilla.

Bruselas, Londres, México, Santo Domingo...Hay tantos sitios por descubrir y tan poco tiempo para hacerlo...

De todos ellos, sin embargo, no sé si me apetecería vivir en alguno. Quizás NY. Pero me gusta tanto Madrid para disfrutarlo...

Y vosotros...¿cuál es el mejor viaje que habéis hecho? ¿Viviríais en alguno de ellos? ¿En cuál os podrían grabar para un capítulo de Personas por el Mundo?

miércoles, 21 de octubre de 2009

Trucos para dormir

En ocasiones...no puedo dormir.
Me despierto porque Criatura tose o grita o balbucea, o porque Padre respira demasiado fuerte...y no consigo volver a dormirme.

Y entonces hago algo que llevo perfeccionando desde hace muuuuuuuchos años. Me invento una historia, como si fuera un sueño, pero elijo todo, los personajes (obviamente siempre salgo yo), el escenario, los actores secundarios...

Durante mi adolescencia fantaseaba siempre con mi boda. Me imaginaba al príncipe azul de turno suplicando por mi amor. Elegía el vestido más precioso, entraba con una música espectacular...En fin, cuentos de hadas.

Ahora, con la madurez (¿?) elijo otro tipo de historietas. No, no os las voy a contar. A veces contienen imágenes sólo para adultos.

Lo bueno de este truco es que cuando te vuelve a pasar lo mismo al día siguiente, puedes continuar el SueñoFantásticoDeTuVida exactamente en el mismo sitio donde lo dejaste.

Otra ventaja es que puedes incluir todos los elementos esotéricos e imposibles que quieras. Y si en medio de la historia te viene el pensamiento de "esto no podría suceder", lo acallas pensando "¿Cómo que no? Para algo es MI historia y pasa lo que a MÍ me da la gana".

Os lo recomiendo para esas noches horribles de insomnio.

Y vosotros...¿qué truco usáis para dormir?

martes, 20 de octubre de 2009

Tiempo libre

He estado pensando en lo que supone tener tiempo libre.
Es un lujo mucho mejor que cenar en un restaurante caro, que unas vacaciones en las Maldivas, que un anillo de pedida con pedrusco...

Desde que Madre tuvo a Criatura ha aparcado un poco sus hobbies. Mmmm, qué maravilla esas mañanas de domingo metida en la cocina escuchando la radio mientras me inventaba algún plato nuevo o hacía muffins de chocolate...Esos fines de semana leyendo sin parar revistas femeninas a las que luego no hago ni caso en cuanto a maquillaje, tendencias y accesorios de las VIP.

Padre sin embargo, ha inaugurado un nuevo hobby.

Escucho a muchas otras Madres quejándose de lo mismo...Padres siguen haciendo deporte, van al gimnasio, siguen con sus clases de saxo, de guitarra, de lucha grecorromana, submarinismo...y nosotras dejamos aparcado todo por el hecho de ser mamás.

A partir de ahora, reivindico el derecho de las MadresYMás para ejercer sus hobbies. Da igual si se trata de estudiar inglés, horticultura o evolución genética del caracol. Empecemos a apuntarnos a todas las actividades que nos apetezcan y dejemos a las Criaturas con los Padres. Demos por hecho que necesitamos ese tiempo libre, de la misma forma que ellos lo hacen.

Probemos. A ver qué pasa.

lunes, 19 de octubre de 2009

It's a heartache...nothing but a heartache.

SOLA.

Hay ocasiones en las que una no entiende cómo ha llegado a un punto.
Qué cosas, qué condicionantes, qué causas han hecho que termine en la situación en la que está.
Mira alrededor y no se encuentra.
No se conoce, no se reconoce, ¿qué es peor?
No sabe quién es.

¿De verdad es esto lo que había soñado?

Y quiere escapar, salir corriendo, estar en cualquier otro sitio, llevando otra vida...

Uf.

Hace poco, conocí a alguien que en sus vacaciones se había ido a Tailandia a un monasterio budista a reflexionar. No se permitían libros, ni comida, ni ningún tipo de entretenimiento. En alquel momento, me pareció una estupidez...y además, un aburrimiento soberano.
Ahora, pienso que quizás, todos deberíamos pasar unos días en algún lugar así.

O quizás hoy me encuentro así porque se me ha jodido la tele de casa y sin esa dosis de cotidianeidad, me vuelvo un poco imbécil y tiendo a la depresión más absoluta.

Conclusión: de hoy no pasa ir al Corte Inglés a encargar una nueva tele.

Y vosotros...¿me entendéis?

domingo, 18 de octubre de 2009

Si yo fuera rico...

...seguiría disfrutando de mi plan perfecto de domingo perfecto?

Sí, tal y como lo hago ahora (siempre que Criatura me deja), pero aún mejor.

El plan perfecto consiste en levantarme, desayunar tranquilamente algo que me apetezca mucho, ponerme algo cómodo (véase unas mallas y una sudadera), ir caminando tranquilamente a comprar el periódico con tooooooodos sus suplementos (reconozco que me leo sólo los suplementos y el periódico me limito a ojearlo) y pasarme el día tumbada en el sofá rodeada de papeles.

Mi domingo actual se está desarrollando de acuerdo con el plan:
- Criatura está durmiendo tras pasarse todo el día de ayer haciendo lo mismo. La pobre se está recuperando a base de dormir de ese virus asqueroso que le ha atacado todos sus conductos.
- Padre realiza la misma actividad que Criatura.
- Madre ha madrugado, ha desayunado un café con leche, un pincho de tortilla que Bendita Abuela trajo el viernes y un yogur, mientras oía la radio.

Madre piensa en toda esa gente podrida de pasta que seguramente no sabe apreciar un pequeño placer tan delicioso como leerse el periódico un domingo.

Aunque si Madre fuera rica, ya tendría el periódico encima de la mesa, alguien le habría preparado el desayuno y no habría tenido que ponerse a lavar biberones, recoger la cocina y fregar el suelo...Pero esa es otra hitoria.

¿Y tú? ¿Cuál es tu domingo perfecto?

sábado, 17 de octubre de 2009

Las niñas ya no quieren ser princesas

Escucho en un programa de radio, a cuya presentadora no soporto, algo que me hace pensar en muchas de nosotras.
Hemos sido educadas en un papel de princesitas (yo misma llamo a la criatura "princesa"..."little princess" más concretamente) que ya no se lleva. Pero que está muy extendida en nuestra sociedad. Esto incluye tooooodos los prototipos que ya sabemos:
- Niña mona en busca de Marido perfecto.
- Niña mona que está buenísima y Marido perfecto que es atlético (me encanta esta palabra típica de las novelas románticas de nuestras abuelas), pero que no está tan bueno.
- Marido perfecto que gana mucho dinero y mantiene a Niña mona.
- Niña mona, a ser posible tonta.
- Si Niña mona no es tonta, que sea inteligente, pero, eso sí, que no gane más que Marido perfecto.
- Y etc, etc, etc.

Esto me lleva a darle vueltas a la especie de "obligación moral" que muchas nos imponemos.
Quiero estar perfecta siempre, delgada, sin canas, sin celulitis, con manicura impecable, mechas inmaculadas...Y por supuesto, le añadimos siempre la coletilla de "pero lo hago por mí, por verme bien". Uf, si reflexiono sobre este punto, me sale la vena sincera que me obliga a ser políticamente incorrecta.

PUES YO NO LO HAGO POR MÍ. Coño. Lo hago por el resto. Tal cual. A mí me importa tres narices verme con el pelo mal peinado, sin maquillar y en chándal. Eso sí, si he quedado con mis amigas para tomar café, me empeño en ponerme el último modelito que tengo en el armario sin estrenar, me echo ese iluminador anti-ojeras tan carísimo, me peino con mis PlanchasAchicharradorasDePelo hiper caras y salgo perfecta (o casi). Esa especie de competitividad cruel que mantenemos entre nosotras y para deslumbrar al resto de la humanidad no deja de ser una niñería.

Y ellos...esos Maridos Perfectos (o no), ¿salen de casa a comprar el periódico de los domingos tan puestos? ¿Tienen ellos arraigada esa costumbre tan estúpida de parecer siempre perfectos? ¿Se espera de ellos que, además de traer mucha pasta a casa, vayan siempre perfectamente afeitados, musculados, aseados, etc? Supongo que dependerá del caso. El mío desde luego NO. Y cuando empezó a hacerlo cierta vez, entendí que no lo hacía por él. Primer aviso.

De momento, y aprovechando que criatura duerme y Marido perfecto también...me voy a hacer la compra. En mallas, deportivas y sudadera. Y eso sí que lo hago por mí.

Y vosotras...¿queréis ser princesas?

viernes, 16 de octubre de 2009

Mi blog: Madre y más...

Por fin...parece que además de ser mami, me puedo dedicar a otras cosas...

Probemos a escribir, esa delicia que tengo aparcada desde hace ya demasiado tiempo...

La idea es que este espacio se convierta en un lugar de encuentro para personas, mujeres o no, madres o no...PERSONAS. Con cosas que decir, comentar y sobre todo, compartir.
Que quede claro que aparte de ser madres (o no) podemos tener opiniones e inquietudes sobre otros miles de temas, y que no por ello somos peores que otras MadresSacrificadasQueSóloHablanDeSusChurumbeles.

De momento, me conformo con saber cómo funciona este dichoso chisme llamado blog. A ver si mañana me encuentro a mí misma.


Tened en cuenta que llevo más de una semana con un bebé de 8 meses que está pasando el súper pack enfermil de enfermedades acabadas en -itis. Eso implica:

- Falta de sueño.
- Malestar general
- Cabreos continuos entre Madre y Padre de criatura, provocados por falta de sueño.
- Posible infección de Madre y Padre a consecuencia de virus de criatura.
- Vómitos, mocos flemas y demás fluidos asquerosos esparcidos por toda la casa y toda mi ropa.

Por no hablar del estado general de mi pobre bebé, que ya ha pasado por todas las fases posibles y que no sabe si llorar o gritar, y que cada vez que nos ve aparecer a cualquiera de los dos con una jeringuilla en la mano, nos dedica su más fiera mirada de odio.

Gracias a Dios es viernes, aunque no sé si es bueno o malo...Hay veces que descanso más viniendo a trabajar que quedándome en casa. No digo más.